Las se­ries de te­le­vi­sión: ¿las con­su­mo o me con­su­men?

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la

“Otro ca­pí­tu­lo más y me voy a dor­mir” ¿Te sue­na, ver­dad? Es lo mis­mo que de­ci­mos to­dos los que en al­gún mo­men­to nos hemos en­gan­cha­do con al­gu­na se­rie, en al­gu­nas de las más fa­mo­sas pla­ta­for­mas de con­te­ni­do di­gi­tal. Es muy fá­cil caer en la ten­ta­ción.

Cier­ta­men­te, la tec­no­lo­gía ha desa­rro­lla­do mu­chas ma­ra­vi­llas pa­ra man­te­ner­nos co­nec­ta­dos, pe­ro pa- ra­dó­ji­ca­men­te, es­to ha ido en de­tri­men­to de nues­tras co­mu­ni­ca­cio­nes per­so­na­les y del tiem­po que in­ver­ti­mos en nosotros.

Co­mo les he comentado en otras oca­sio­nes, es importante que man­ten­ga­mos un equi­li­brio en nues­tras vi­das. Es muy fá­cil ha­cer­lo con la ley del 80-20: el pri­mer por­cen­ta­je iría en nues­tra in­ver­sión per­so­nal, mien­tras que el res­to se­ría des­ti­na­do al pla­cer y di­ver­sión.

Pue­do con­tar­les, co­mo con­fe­sión per­so­nal, que du­ran­te un tiem­po es­tu­ve fuer­te­men­te en­gan­cha­do a las se­ries por sus­crip­ción. Mien­tras más las con­su­mía, más y más tiem­po valioso les de­di­ca­ba, has­ta que me di cuen­ta que es­ta con­duc­ta es­ta­ba afec­tan­do mi ener­gía dia­ria. Es­ta­ba más can­sa­do en el tra­ba­jo, de­bi­do a que me acos­ta­ba tar­de.

Se­gún un re­por­te pu­bli­ca­do en 2016 por Niel­sen, un adul­to pro­me­dio en Es­ta­dos Uni­dos pa­sa al me­nos 5 ho­ras al día, unas 35 ho­ras a la se­ma­na, vien­do te­le­vi­sión. Es­to in­creí­ble­men­te, bien po­dría ser el to­tal de un tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to.

Al dar­me cuen­ta del da­ño que ese mal há­bi­to me es­ta­ba oca­sio­nan­do, de­ci­dí crear uno nue­vo, en el que leer y des­can­sar fue­ran mi prio­ri­dad.

Co­mo co­men­té al co­mien­zo del ar­tícu­lo, es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des so­lo ha­cen que nues­tras co­mu­ni­ca­cio­nes per­so­na­les se va­yan de­bi­li­tan­do, ya que en vez de com­par­tir con nuestros ami­gos y se­res que­ri­dos, es­ta­mos em- bo­ba­dos fren­te a una pan­ta­lla. Cla­ro que pue­des com­par­tir con tu fa­mi­lia mien­tras ven al­gún par­ti­do de fút­bol o una bue­na pe­lí­cu­la oca­sio­nal­men­te, pe­ro en de­fi­ni­ti­va, no de­be ser la úni­ca alternativ­a.

No so­lo eso. El te­le­vi­sor tam­bién nos des­vía de nuestros ob­je­ti­vos ¿Có­mo va­mos a lo­grar nuestros pro­yec­tos per­so­na­les, si no les de­di­ca­mos lo que de­be­mos? Lo me­jor se­ría que li­mi­tá­ra­mos con­si­de­ra­ble­men­te el tiem­po que es­ta­mos vien­do se­ries o en nues­tras re­des so­cia­les, y lo in­vir­tié­ra­mos en al­go más pro­duc­ti­vo, co­mo nues­tras me­tas; el desa­rro­llo de nue­vas ha­bi­li­da­des; es­tu­diar; apren­der un nue­vo idio­ma; etc.

¿Re­cuer­das que cuan­do eras un ni­ño, tu ma­má te de­cía que no vie­ras tan­ta te­le­vi­sión? Pues sí, tu ma­dre te­nía ra­zón. El es­tar mu­chas ho­ras al día sen­ta­do ha­cien­do na­da pue­de de­te­rio­rar no so­lo tu es­ta­do fí­si­co, sino men­tal. En­tre las en­fer­me­da­des que se cuen­tan co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de ello es­tán el so­bre­pe­so, la dia­be­tes, hi­per­ten­sión, de­pre­sión e in­clu­so con­lle­va a un de­bi­li­ta­mien­to de las fun­cio­nes men­ta­les.

Lo me­jor que po­de­mos ha­cer en pro de nues­tra sa­lud es to­mar esas cin­co ho­ras al día, y di­vi­dir­las en di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que in­clu­yan no so­lo ru­ti­nas de ejer­ci­cios, sino tam­bién aque­llas que ali­men­tan nues­tro in­te­lec­to, co­mo la lec­tu­ra. Si no sa­bes por dón­de em­pe­zar a leer, te de­jo es­tas re­co­men­da­cio­nes. Re­cuer­da que el ce­re­bro tam­bién ne­ce­si­ta ejer­ci­tar­se.

Por úl­ti­mo, no ol­vi­des su­mar un pe­que­ño es­pa­cio de ese tiem­po pa­ra me­di­tar y co­no­cer­te más a ti mis­mo.

¡De­se­che­mos de nues­tra vi­da to­do há­bi­to que nos ha­ga da­ño! GC www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.