Wi­lli Os­pino

Via­je­ro

Gente Caribe - - Índice - TEXTO Sha­ron Ka­lil @sha­rond­ka­lil FOTOS Archivo par­ti­cu­lar.

Si de via­jar se tra­ta, uno de los co­no­ce­do­res y aman­tes de ex­plo­rar nue­vos ho­ri­zon­tes es Wi­lli Os­pino Ca­ba­lle­ro, de 36 años, quien to­mó en 2015 la de­ci­sión de re­co­rrer La­ti­noa­mé­ri­ca des­pués de de­cep­cio­nar­se de los al­ti­ba­jos eco­nó­mi­cos de su tra­ba­jo.

Es­te barranquil­lero de co­ra­zón, na­ci­do en Ve­ne­zue­la, le dio un gi­ro a su vi­da pa­ra en­fo­car­se en lo que ha ama­do “des­de siem­pre”: vi­si­bi­li­zar a las per­so­nas a tra­vés del pe­rio­dis­mo.

“Un día pen­sé —voy a apa­gar to­das las lu­ces y me voy a via­jar— pues una de mis ma­yo­res mo­ti­va­cio­nes era lo­grar lo que ha­go aho­ra: co­no­cer lu­ga­res, per­so­nas, co­mi­da y di­fun­dir to­do so­bre otros paí­ses a tra­vés de mi pá­gi­na www.wi­llios­pino.com”, con­tó.

Wi­lli hi­zo va­rios cur­sos de in­glés, ser­vi­cio al clien­te, re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Ade­más es­tu­dió lo­cu­ción pa­ra ra­dio y te­le­vi­sión en la Aca­de­mia de ar­te y cul­tu­ra del Ca­ri­be y, por un tiem­po, publicidad.

“To­da mi for­ma­ción es­tu­vo re­la­cio­na­da con la co­mu­ni­ca­ción aun­que no pu­de es­tu­diar en sí la ca­rre­ra ya que los pre­cios de los se­mes­tres eran muy ele­va­dos en las uni­ver­si­da­des pri­va­das”, di­jo.

Wi­lli, que pien­sa que via­jar es “la me­jor de­fi­ni­ción de vi­vir”, dis­fru­ta re­co­rrer lu­ga­res des­co­no­ci­dos en so­le­dad pues“la aven­tu­ra se in­ten­si­fi­ca y se pue­de cum­plir con la ra­zón que in­cen­ti­vó el via­je”, por el con­tra­rio, con otras per­so­nas pue­de li­mi­tar­se o dar pa­so a que ocu­rra al­gún pro­ble­ma.

Re­cor­dó, por ejem­plo, que en el pri­mer des­tino de la aven­tu­ra que em­pren­dió des­de enero del 2016, Ecua­dor, fue acom­pa­ña­do de una ami­ga con la que “no hu­bo una gran con­vi­ven­cia” por lo que al fi­nal ter­mi­na­ron se­pa­ra­dos.

“Des­pués de eso to­do fue in­creí­ble ya que co­no­cí a mu­chas per­so­nas que me ayu­da­ron. Al pa­re­cer la gen­te pien­sa que si es­tás acom­pa­ña­do ya tie­nes la ayu­da de tu gru­po”, re­cor­dó.

Por eso, le re­co­men­dó a las per­so­nas que quie­ran re­co­rrer el mun­do “de­fi­nir con quién lo quie­ren ha­cer y cuál es el pro­pó­si­to del via­je pues hay mu­chas di­fe­ren­cias en­tre ha­cer­lo so­lo y acom­pa­ña­do de la pa­re­ja o la fa­mi­lia”.

De Ecua­dor re­sal­tó la be­lle­za del cen­tro his­tó­ri­co de Qui­to, don­de du­ró cua­tro días. Lue­go se aven­tu­ró a Gua­ya­quil don­de co­no­ció las pla­yas y se im­pre­sio­nó por los mag­ni­fi­cos atar­de­ce­res y la gas­tro­no­mía.

Su si­guien­te des­tino fue Perú, lu­gar en el que se de­jó “atra­par” por la ciu­dad de Li­ma don­de vi­vió por cin­co me­ses.

“Me pu­de que­dar en Li­ma por­que has­ta tra­ba­jo me ofre­cie­ron (...) co­no­cí

un pe­rio­dis­ta que le gus­tó mu­cho mi la­bor y mi per­fil. Ese es un lu­gar muy bueno pa­ra vi­vir pues es­tu­ve siem­pre en paz”, di­jo.

Re­sal­tó que en es­ta ciu­dad du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas des­cu­brió mu­chos man­ja­res tra­di­cio­na­les del país. “Me ena­mo­ré de la co­mi­da y fal­tó mu­cho por pro­bar”.

Por otra par­te, des­pués de la Ciu­dad amu­ra­lla­da y las pla­yas de Car­ta­ge­na, su “lu­gar en la vi­da” es Cus­co al ser una ciu­dad “que te abra­za y con­tem­pla mu­cha his­to­ria y na­tu­ra­le­za”.

“Ini­cial­men­te el via­je no es­ta­ba en­ca­mi­na­do a al­go tu­rís­ti­co pe­ro es im­po­si­ble que no sea así pues el ca­mino fue gran­dio­so en­ton­ces te pier­des y ha­ces lo que to­dos ha­cen, to­mar­te fotos(ri­sas)”.

Lue­go, Wi­lli pa­só su cum­plea­ños su­bien­do a Ma­chu Pic­chu, una ex­pe­rien­cia que pa­ra él re­pre­sen­ta una de sus más gran­des aven­tu­ras.

“Pa­sé una tar­de in­creí­ble su­bien­do y su­dan­do en una mon­ta­ña de tres mil me­tros (...) fui so­lo y me lle­vé unos glo­bos pa­ra ha­cer una fo­to de cum­plea­ños. En ese lu­gar co­no­cí a un mon­tón de chi- le­nos y ar­gen­ti­nos que me ce­le­bra­ron el cum­plea­ños”, re­cor­dó.

De Ma­chu Pic­chu via­jó a Bra­sil en agos­to del 2016 pa­ra go­zar de las Olim­pia­das y co­no­cer más de la cul­tu­ra de es­te país su­ra­me­ri­cano.

“Tra­ba­jé en un res­tau­ran­te en Cus­co e hi­ce un vo­lun­ta­ria­do en un hos­tal pa­ra re­unir di­ne­ro y via­jar a es­te país. Via­je cin­co días por tie­rra, me lo pro­pu­se y lle­gué a Río de Ja­nei­ro jus­to pa­ra la inau­gu­ra­ción de las jus­tas. Que­dé muy sor­pren­di­do por el com­por­ta­mien­to de to­das las per­so­nas y de la ciu­dad que es­tá di­se­ña­da pa­ra re­ci­bir a mu­chos tu­ris­tas”.

Wi­lli se que­dó a vi­vir en Bra­sil por va­rias ra­zo­nes: una fa­mi­lia de ami­gos que lo han “con­quis­ta­do”, una pa­re­ja sen­ti­men­tal y la “vi­bra po­si­ti­va del país que tra­ba­ja por su­pe­rar la de­sigual­dad, ra­cis­mo y otras di­fe­ren­cias”.

Aun­que Wi­lli dis­fru­ta vi­si­tar si­tios tu­rís­ti­cos, lo que más lo mo­ti­va es ex­pe­ri­men­tar la co­ti­dia­ni­dad de las po­bla­cio­nes y di­fun­dir­la al mun­do a tra­vés de su pro­yec­to web, que pró­xi­ma­men­te tam­bién es­ta­rá en un pro­gra­ma de ra­dio. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.