Sé fe­liz, esa es tu ta­rea

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Me en­cuen­tro a me­nu­do con per­so­nas amar­ga­das. Per­so­nas que su­fren por el triun­fo de otros, llo­ran por las opor­tu­ni­da­des que no han te­ni­do por­que no las han bus­ca­do, des­ti­lan hiel en ca­da co­men­ta­rio con­tra to­do aquel que es­té cer­ca; per­so­nas que ha­cen de una fies­ta un funeral con su ac­ti­tud des­truc­ti­va. Tris­te­men­te no son po­cas es­te ti­po de per­so­nas que no só­lo su­fren mu­cho, sino que ha­cen su­frir a las per­so­nas que es­tán a su la­do.

Una de las fuen­tes de amar­gu­ra más cons­tan­te en la vi­da del ser hu­mano es creer que la vi­da le de­be mu­chas co­sas. Es creer que la vi­da no ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te ge­ne­ro­sa con él y ge­ne­rar un in­ten­so re­sen­ti­mien­to con ella. Vi­vir de esa ma­ne­ra ge­ne­ra mu­cha frus­tra­ción y do­lor. Te­ne­mos que apren­der a vi­vir en gra­tui­dad. Es­to es, ser ca­pa­ces de go­zar ca­da una de las si­tua­cio­nes que la vi­da nos ha per­mi­ti­do vi­vir.

Re­cla­mar y mal­de­cir por nues­tro co­lor de piel, por nues­tra con­di­ción se­xual, por nues­tra si­tua­ción so­cial nos amar­ga y nos ha­ce su­frir in­ne­ce­sa­ria­men­te. So­mos se­res ca­pa­ces, con dig­ni­dad y con mu­chas po­si­bi­li­da­des. Ne­ce­si­ta­mos apren­der a acep­tar lo que so­mos y te­ne­mos y des­de allí a es­for­zar­nos por rea­li­zar nues­tros sue­ños. No se tra­ta de ser re­sig­na­do, pe­ro si de­jar de amar­gar­se por lo que no se pue­de cam­biar y nos iden­ti­fi­ca. Sé fe­liz sien­do tú mis­mo y acep­ta que no to­do es per­fec­to pe­ro que es per­fec­ti­ble, que pue­des sa­lir ade­lan­te y ser fe­liz.

En vez de pe­dir­le a la vi­da opor­tu­ni­da­des bús­ca­las con in­te­li­gen­cia y de­ci­sión, sa­bien­do que Dios te ha do­ta­do de ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des pa­ra que pue­das rea­li­zar­te de la me­jor ma­ne­ra. De­dí­ca­te a so­ñar siem­pre rom­pien­do to­do ti­po de li­mi­ta­cio­nes y sa­bien­do que siem­pre pue­des con­se­guir lo que quie­res; pla­near, tra­ba­jar per­sis­ten­te­men­te y eva­luar tus pro­yec­tos pa­ra al­can­zar­los, es­tas ac­ti­tu­des son ne­ce­sa­rias, tie­ne que con­jun­tar­se bien en una vi­da con ca­rác­ter y fir­me­za. La fuer­za que usas pa­ra que­jar­te, úsa­la pa­ra ha­cer de tu vi­da lo me­jor y lle­nar de ale­gría el co­ra­zón de aque­llos que es­tán a tu la­do.

No te me­re­ces las co­sas, ni tie­nes de­re­cho a to­do, tú te lo sa­bes ga­nar con to­das tus ca­pa­ci­da­des y la ayu­da, siem­pre fuer­te e ins­pi­ra­do­ra, del Es­pí­ri­tu San­to. Se­gu­ro has vi­vi­do mo­men­tos du­ros en la vi­da, pe­ro ellos tam­bién te han po­si­bi­li­ta­do cre­cer y ser una me­jor per­so­na. No de­jes que el re­cuer­do de esas si­tua­cio­nes te ha­ga vi­vir su­frien­do y llo­ran­do, sa­na las he­ri­das que te de­ja­ron y sue­ña con al­can­zar to­dos los ob­je­ti­vos que te has pro­pues­to. Es­to se­gu­ro que lo pue­des ha­cer y que pue­des vi­vir fe­liz con lo que eres y tie­nes. Cree y con­fía en la ben­di­ción que Dios ha de­rra­ma­do y si­gue de­rra­man­do so­bre ti.

To­ma hoy la de­ci­sión de re­con­ci­liar­te con tu pro­pia his­to­ria y ser agra­de­ci­do con to­do lo que has vi­vi­do. Que tus pa­la­bras, tus ac­ti­tu­des, tus ac­cio­nes es­tén mar­ca­das hoy por la ale­gría y el op­ti­mis­mo, que aque­llos que es­tán cer­ca sien­tan tu bue­na ener­gía, tus bue­nos de­seos y se ge­ne­re to­do un río de ins­pi­ra­ción y fe­li­ci­dad en tu co­ti­dia­ni­dad. No ol­vi­des que tu ta­rea es ser fe­liz. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.