Pá­ja­ros de ve­rano

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Al ver la pe­lí­cu­la Pá­ja­ros de ve­rano, que tie­ne la di­rec­ción de Cris­ti­na Ga­lle­go y Ci­ro Gue­rra, tu­ve el dé­jà vu de los re­la­tos que es­cu­ché y las si­tua­cio­nes que vi­ví en la bo­nan­za ma­rim­be­ra a fi­na­les de los años 70, cuan­do era ape­nas un ni­ño en la ciu­dad de San­ta Mar­ta. Me emo­cio­né con to­da la his­to­ria del con­flic­to de la fa­mi­lia li­de­ra­da por Ra­pa­yet Abu­chai­be y Úr­su­la Pus­hai­na, con los ri­tos, con los pa­la­bre­ros, con la va­lo­ra­ción de la fa­mi­lia, con la com­pren­sión de la muer­te, con la mi­ra­da ma­triar­cal de la so­cie­dad, pe­ro so­bre to­do que­dé gol­pea­do in­te­rior­men­te por vol­ver a cons­ta­tar en es­te re­la­to el po­der de la co­di­cia, de la am­bi­ción hu­ma­na que des­tru­ye a las fa­mi­lias y se lle­va por de­lan­te las cos­tum­bres cul­tu­ra­les de los wa­yuu.

Pa­re­ce­ría que no hay va­lor hu­mano que re­sis­ta el po­der del di­ne­ro. El te­ner y el po­der en­tran en lo pro­fun­do del ser hu­mano y lo inspiran a ex­plo­tar su ca­pa­ci­dad des­truc­to­ra. No hay na­da que se re­sis­ta, ni fa­mi­lia, ni ami­gos, ni leal­ta­des, ni ex­pe­rien­cias re­li­gio­sas. Na­da. Te­ner di­ne­ro pa­re­ce lo más im­por­tan­te que le pue­de pa­sar al ser hu­mano. La ava­ri­cia se lle­va cual­quier co­sa por de­lan­te, co­mo un tsu­na­mi que arra­sa con to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so.

El gol­pe emo­cio­nal me lle­vó a ator­ni­llar­me aún más en mi op­ción fun­da­men­tal de vi­da: vi­vir a la ma­ne­ra de Jesús de Na­za­ret. Sí, ese es el in­ten­to dia­rio, tra­tar de vi­vir mi co­ti­dia­ni­dad des­de las op­cio­nes fun­da­men­ta­les ex­pre­sa­das por los re­la­tos teo­ló­gi­cos del car­pin­te­ro, el hi­jo de Ma­ría. El va­cío del co­ra­zón hu­mano no se lle­na, aun­que pa­re­cie­ra que sí con di­ne­ro. Pue­des te­ner to­das las pro­pie­da­des que quie­ras, las ci­fras más al­tas en tu cuen­ta ban­ca­ria, vi­vir a la mo­da y es­tar va­cío por den­tro. Tu va­cío in­te­rior no se lle­na con oro, se lle­na con va­lo­res su­pe­rio­res. Se lle­na con amor, con ser­vi­cio y con so­li­da­ri­dad. En la apues­ta exis­ten­cial de Jesús de Na­za­ret só­lo hay felicidad ple­na si se apren­de a pro-exis­tir.

Re­cuer­do la afir­ma­ción del pro­fe­sor Car­los Bra­vo, cuan­do de­cía que el re­la­to de la To­rre de Ba­bel nos ase­gu­ra que siem­pre que el hom­bre se jun­ta en torno a un va­lor in­fe­rior a sí mis­mo –co­mo es el di­ne­ro- ter­mi­na des­tru­yén­do­se y des­tru­yen­do a to­dos los que es­tén cer­ca. Allí tenemos que re­fle­xio­nar en torno a cuá­les son los va­lo­res que ri­gen nues­tra vi­da, ¿qué pa­pel cum­ple el di­ne­ro, la mo­da y el po­der en ella? Se­gu­ro to­dos ne­ce­si­ta­mos te­ner lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir y rea­li­zar­nos co­mo per­so­na, pe­ro no po­de­mos de­jar que ese sea el va­lor ab­so­lu­to que rija nues­tra exis­ten­cia. En­tien­do que eso es muy di­fí­cil en una so­cie­dad que ha he­cho del con­su­mo su dios y que cree que quien no com­pra no exis­te.

Pá­ja­ros de ve­rano, des­de su mi­ra­da fe­me­ni­na, es una opor­tu­ni­dad pa­ra que nos de­mos cuen­ta que acon­te­ce­mos co­mo víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios en las ba­ta­llas exis­ten­cia­les, so­bre to­do cuan­do de­ja­mos que la vio­len­cia sea la úni­ca ma­ne­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas. Y a la vez re­sul­ta ser tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra en­ten­der que a ve­ces co­mo “ali­ju­nas” no somos ca­pa­ces de com­pren­der que no to­do es­tá de­fi­ni­do por nues­tros pro­pios va­lo­res. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.