Je­sús ‘Chu­cho’ Tru­ji­llo Chef

Es de Cu­ru­ma­ní y li­de­ra dos res­tau­ran­tes en El Ro­da­de­ro y uno en San­ta Mar­ta. En los tres ofre­ce la En­sa­la­da de Chu­cho, una crea­ción iné­di­ta que le ha da­do re­nom­bre y que pre­sen­ta­rá en Sa­bor Ba­rran­qui­lla 2018.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

¿Al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do có­mo un po­li­cía se in­cor­po­ra a la vi­da civil y ter­mi­na sien­do chef? Je­sús Tru­ji­llo po­dría res­pon­der a la per­fec­ción es­te in­te­rro­gan­te, ya que lue­go de ser agen­te de la Po­li­cía in­cur­sio­nó en el ám­bi­to de la gas­tro­no­mía y lo­gró ser re­co­no­ci­do en la Re­gión Ca­ri­be por sus res­tau­ran­tes lla­ma­dos Don­de Chu­cho.

Tru­ji­llo re­me­mo­ra que de pe­que­ño siem­pre se vi­sio­nó sir­vién­do­le al país, pe­ro tam­bién sin­tió cier­to gus­to por la cu­li­na­ria, aun­que en ese en­ton­ces exis­tie­ra la creen­cia de que “los hom­bres no de­bían es­tar en la co­ci­na”.

Se­ña­la que su his­to­ria em­pe­zó a los 18 años, en Cu­ru­ma­ní, Ce­sar, jus­to cuan­do se vio obli­ga­do a aban­do­nar su pue­blo, de­bi­do a que en ese en­ton­ces el ELN rea­li­za­ba re­clu­ta­mien­tos de los hi­jos va­ro­nes de ca­da ho­gar. Men­cio­na que a cau­sa de es­ta si­tua­ción lle­gó a Bo­go­tá, don­de es­tu­dió y tra­ba­jó. Agre­ga que es­tan­do allí co­no­ció a un po­li­cía que lo en­tu­sias­mó a que pres­ta­ra el ser­vi­cio.

“Mi ami­go me ins­cri­bió y cuan­do me pre­sen­té hi­ce los exá­me­nes y sa­lí ap­to en to­do; así que hi­ce el cur­so de ca­ra­bi­ne­ro y du­ré seis me­ses. Des­pués fui a las mi­nas de es­me­ral­das a tra­ba­jar y, al ca­bo de tres me­ses, me tras­la­da­ron ha­cia San­ta Mar­ta y me pa­sa­ron pa­ra el F2”.

Su pa­sión al ser po­li­cía fi­na­li­zó al cum­plir un año y seis me­ses, pues al­can­zó a re­fle­xio­nar en to­do lo que im­pli­ca­ba lle­var el uni­for­me pues­to.

Lue­go de es­ta eta­pa in­cur­sio­nó en la ven­ta de cal­za­do y ro­pa, mercancía que fue su­mi­nis­tra­da por un ami­go. Más tar­de se tras­la­dó a Ba­rran­qui­lla don­de co­no­ció a un “tur­co” con el que for­ma­li­zó una so­cie­dad pa­ra dar cré­di­tos por li­bran­zas. Los aho­rros de es­te ne­go­cio fue­ron úti­les pa­ra ad­qui­rir pe­lí­cu­las en be­ta­max y co­mer­cia­li­zar­las en El Ro­da­de­ro. A los 25 años em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo con­duc­tor de la fa­mi­lia del chef ‘Pin­cho’ Pa­di­lla.

Más tar­de la­bo­ró co­mo je­fe de cos­tos en una dis­co­te­ca que es­ta­ba si­tua­da en el sec­tor de El Ro­da­de­ro. Cul­mi­na­do es­te ci­clo mon­tó en la ca­lle seis con ter­ce­ra, una ca­rre­ta de ma­de­ra con la que ini­ció Don­de Chu­cho, un pun­to es­ta­cio­na­rio en el que ven­día coc­tel de ca­ma­rón, os­tras y ca­ra­col. Rá­pi­da­men­te se tras­la­dó a un lo­cal de un ami­go, allí abrió e in­clu­yó una car­ta va­ria­da pa­ra com­pla­cer el paladar de su clien­te­la.

“Po­co a po­co fui cre­cien­do. Co­men­za­mos con un lo­cal pe­que­ño, pe­ro des­pués nos fui­mos ex­pan­dien­do. En el ca­mino to­ma­mos otros lo­ca­les: dos en El Ro­da­de­ro y uno en el Par­que de los No­vios”, ex­pre­sa.

El pla­to in­sig­nia de sus res­tau­ran­tes es la En­sa­la­da de Chu­cho, una crea­ción pa­ten­ta­da que con­tie­ne camarones, ra­ya ahu­ma­da, pul­po, ca­la­ma­res y ver­du­ras, y na­ció en el gé­ne­sis de

su ne­go­cio, jus­to en la ca­rre­ta de ma­de­ra. Re­co­no­ce que pa­ra ob­te­ner el pro­duc­to fi­nal de es­ta re­cu­rrió a la prue­ba y error, eta­pa en la que in­ter­vi­nie­ron mu­chas per­so­nas al de­gus­tar­lo.

“Ca­be des­ta­car que cuan­do ini­cié con la ca­rre­ta lo hi­ce con 12 li­bras de ca­ma­rón y la de­man­da em­pe­zó a au­men­tar, hoy ya com­pro to­ne­la­das. So­bre el per­so­nal de mis res­tau­ran­tes, en los que ofrez­co co­mi­da de mar, cuen­to con 92 em­plea­dos dis­tri­bui­dos en los tres pun­tos. Tam­bién cuen­to con 10 ma­dres ca­be­zas de ho­gar del sec­tor de Gai­ra, que son las en­car­ga­das de ma­ni­pu­lar el ca­ma­rón y las ver­du­ras”.

Tru­ji­llo re­cal­ca que pa­ra ini­ciar un ne­go­cio es vi­tal tra­zar­se una me­ta y nun­ca des­viar­se del ca­mino. Tam­bién afir­ma que es im­por­tan­te te­ner fe en Dios, agra­de­cer en to­do mo- men­to y siem­pre ser per­se­ve­ran­te.

Por otro la­do, da a co­no­cer que vi­ve en la Per­la de Amé­ri­ca, ciu­dad que lo aco­gió co­mo hi­jo adop­ti­vo y le per­mi­tió co­no­cer ha­ce 23 años al amor de su vi­da: Emy Zú­ñi­ga, con la que ha cre­ci­do es­pi­ri­tual y per­so­nal­men­te.

EN SA­BOR BA­RRAN­QUI­LLA. En es­ta nue­va edi­ción, que se ce­le­bra­rá del 23 al 26 de agos­to y es­ta­rá de­di­ca­da a la gas­tro­no­mía del de­par­ta­men­to del Mag­da­le­na, Je­sús Tru­ji­llo se pre­sen­ta­rá por pri­me­ra vez co­mo chef invitado com­par­tien­do su afa­ma­da re­ce­ta: la En­sa­la­da de Chu­cho.

Ma­ni­fies­ta que es­ta fe­ria se con­fi­gu­ra co­mo un es­pa­cio de “gran­des li­gas”, que da pro­ta­go­nis­mo a los sa­bo­res del Ca­ri­be co­lom­biano y mues­tra a Ba­rran­qui­lla co­mo una gran pla­za en gas­tro­no­mía. GC

Je­sús Tru­ji­llo ma­ni­fies­ta que ver ma­te­ria­li­za­do su sue­ño de crear res­tau­ran­tes fue po­si­ble gra­cias a su per­se­ve­ran­cia.

Chu­cho lu­ce son­rien­te con su de­lan­tal de Sa­bor Ba­rran­qui­lla 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.