Creo en el amor

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

La vi­da es com­ple­ja, tie­ne mu­chos ma­ti­ces. No ca­be en los es­que­mas sim­ples con los que acos­tum­bra­mos a juz­gar­la. No to­do ca­be en los es­que­mas bi­na­rios con los que nor­mal­men­te tra­ta­mos de en­ten­der­la. Hay reali­da­des que no son blan­cas ni ne­gras, y no exis­te una so­la for­ma de gris. No es ver­dad que la vi­da se di­vi­de en­tre ma­los y bue­nos. Es po­si­ble que mu­cha gen­te sea bue­na y ma­la al mis­mo tiem­po. Que mien­tras ha­blan de sublimes va­lo­res des­tru­yan her­ma­nos con sus ac­tua­cio­nes, o mien­tras co­me­ten los peo­res de­li­tos sean bue­nos hi­jos o bue­nos her­ma­nos. Ca­da ac­ción tie­ne que ser eva­lua­da éti­ca y le­gal­men­te, pe­ro eso im­pli­ca te­ner que ca­te­go­ri­zar al ser hu­mano y de­fi­nir­lo ab­so­lu­ta­men­te des­de esa con­cep­ción. Sos­pe­cho de to­dos los que se ca­te­go­ri­zan co­mo bue­nos y juz­gan con fie­re­za a to­dos los que con­si­de­ran ma­los. Creo más en aque­llos que in­ten­tan vi­vir des­de unos va­lo­res cons­truc­ti­vos, tra­tan- do de ser cohe­ren­tes y con­sis­ten­tes en ca­da una de sus ac­cio­nes, pe­ro tam­bién son cons­cien­tes de sus ten­ta­cio­nes, de sus po­si­bi­li­da­des de fa­llas y es­tán aten­tos a eso; és­tos nun­ca se sien­ten su­pe­rio­res a na­die y no quie­ren eli­mi­nar a nin­guno que pien­se dis­tin­to, aun­que son ca­pa­ces de ma­ni­fes­tar sus posiciones di­fe­ren­tes y con­tra­rias a es­tas.

El mun­do que las nue­vas tec­no­lo­gías han re­ve­la­do es tan com­ple­jo, caó­ti­co, ma­ti­za­do y, sin em­bar­go, ca­da vez ca­mi­na más ha­cia la po­la­ri­za­ción que no per­mi­te en­ten­der­lo sino que lo des­tro­za y lo mis­mo ha­ce con los se­res hu­ma­nos que lo ha­bi­tan y lo construyen. La xe­no­fo­bia –que Ade­la Cor­ti­na en­tien­de co­mo Apo­ro­fo­bia, es de­cir, fo­bia a los po­bres-, los fa­na­tis­mos re­li­gio­sos –de cual­quier ín­do­le-, las po­la­ri­za­cio­nes po­lí­ti­cas –que des­tru­yen fa­mi­lias, amis­ta­des y to­do ti­po de re­la­ción-, la ido­la­tría –se­guir cie­ga­men­te a se­res hu­ma­nos que, co­mo to­dos, tie­nen erro­res y afir­ma­cio­nes equi­vo­ca­das-, lo que más evi­den­cian es que nos da mie­do vi­vir el mun­do que se nos re­ve­la y qui­sié­ra­mos po­der ho­mo­ge­nei­zar­lo y te­ner­lo bien es­que­ma­ti­za­do en­tre los igua­les. La tra­ge­dia es que aquí siem­pre su­fren se­res hu­ma­nos con­cre­tos. Juz­gar ca­te­go­rías es fá­cil, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de per­so­nas con nom­bres y con his­to­rias ha­cia quie­nes te­ne­mos afec­to –her­ma­nos, so­bri­nos, pa­re­ja, ami­gos- la cues­tión es muy do­lo­ro­sa y ya no tan cla­ra co­mo la te­nía­mos. Ver có­mo los que ama­mos son des­trui­dos por es­tos jui­cios nos ha­cen ac­tuar de otra ma­ne­ra.

Es­tas si­tua­cio­nes me ha­cen ser ca­da vez más cris­tiano y apro­xi­mar­me a la reali­dad des­de el amor y la mi­se­ri­cor­dia. Ten­go cla­ro cuá­les son los va­lo­res que ri­gen mi vi­da y la apues­ta exis­ten­cial de Je­sús, y tra­to de vi­vir de acuer­do a ellos, pe­ro tra­to de en­ten­der a los de­más –so­bre to­do a los que pien­san dis­tin­to a mí - des­de el amor y la mi­se­ri­cor­dia. Pre­fie­ro siem­pre creer en el otro, po­si­bi­li­tar nue­vas opor­tu­ni­da­des, nun­ca pen­sar en eli­mi­nar al otro o creer que to­do el que pien­se o sien­ta dis­tin­to a mí es mi enemigo. Se tra­ta de en­ten­der que con­vi­vir va más allá de frías y abs­trac­tas ca­te­go­ri­za­cio­nes, y se da en el com­par­tir con se­res hu­ma­nos de ros­tro muy con­cre­tos. Soy de los que creo que ne­ce­si­ta­mos te­ner pa­la­bras, ca­ri­cias, ti­rar puen­tes con los que pien­san di­fe­ren­te a no­so­tros, bus­car diá­lo­gos, evi­tar con­flic­tos in­ne­ce­sa­rios, ne­gar­se a ex­pre­sio­nes y ac­cio­nes vio­len­tas. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.