Jai­me Iba­rra

Mé­di­co

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pinilla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Orlando Ama­dor Ro­sa­les

Cuan­do cum­plió sie­te años, el ba­rran­qui­lle­ro Jai­me An­drés Iba­rra Bur­gos em­pe­zó a sen­tir una cu­rio­si­dad por des­ci­frar los tér­mi­nos mé­di­cos que sus pa­dres, la gi­ne­có­lo­ga obs­te­tra Es- pe­ran­za Bur­gos y el mé­di­co in­ter­nis­ta y dia­be­tó­lo­go Jai­me Iba­rra, usa­ban a dia­rio. De es­te mo­do, ase­gu­ra que des­de tem­pra­na edad des­per­tó en él una fas­ci­na­ción por apren­der del fun­cio­na­mien­to del cuer­po hu­mano y por co­no­cer a fon­do la la­bor de sus pa­pás.

En el co­le­gio lo su­yo siem­pre fue­ron las cien­cias bá­si­cas: la fí­si­ca, la quí­mi­ca y la ma­te­má­ti­ca pu­ra. Pre­ci­sa­men­te fue esa pa­sión y de­di­ca­ción a es­tas asig­na­tu­ras lo que le per­mi­tió ob­te­ner un al­to pun­ta­je en las prue­bas Ic­fes, lo­gran­do ocu­par el pri­mer pues­to en un gru­po de mil per­so­nas es­co­gi­das alea­to­ria­men­te.

“Gra­cias a es­te re­sul­ta­do pu­de apli­car a la be­ca Me­jor Ic­fes de la Uni­ver­si­dad del Nor­te. Pa­ra mi sor­pre­sa cuan­do lle­gué a pre­sen­tar los pa­pe­les de es­ta ins­crip­ción me di­je­ron que la be­ca no apli­ca­ba en Me­di­ci­na, ya que el cos­to de la ma­trí­cu­la era muy al­to y con ese mon­to se po­dían cos­tear be­cas de otras ca­rre­ras. Sin em­bar­go, me di­je­ron que de­ja­ra los pa­pe­les y que lue­go me avi­sa­ban. Días des­pués me lla­ma­ron y me avi­sa­ron que en reunión con el de­cano me ha­bían apro­ba­do una be­ca del 50%. Fue una gran no­ti­cia”, afir­mó Jai­me.

Lleno de es­pe­ran­zas y mu­chas me- tas, ase­gu­ra que siem­pre vio en la pla­nea­ción y or­ga­ni­za­ción ade­cua­da del tiem­po la cla­ve pa­ra te­ner éxi­to en es­te nue­vo re­to pro­fe­sio­nal. Afir­ma que so­lía de­di­car­le dos ho­ras de es­tu­dio a ca­da te­ma vis­to en cla­se, pues su fi­lo­so­fía siem­pre fue “es­tu­diar mu­cho al prin­ci­pio de ca­da se­mes­tre pa­ra es­tar más tran­qui­lo en los exámenes fi­na­les”.

Cuan­do lle­gó el mo­men­to de lle­var a ca­bo su año de in­ter­na­do, to­mó la de­ci­sión de in­gre­sar a la­bo­rar ocho me­ses en el Hos­pi­tal Pa­blo To­bón Uri­be en Me­de­llín, dos me­ses en el Jack­son Me­mo­rial Hos­pi­tal de Miami, Es­ta­dos Uni­dos, y los úl­ti­mos dos me­ses en el Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

“Una de las ex­pe­rien­cias más gra­ti­fi­can­tes de mi ca­rre­ra fue sin du­da ha­ber si­do elegido en oc­tu­bre del año pa­sa­do co­mo el me­jor in­terno de la Uni­ver­si­dad del Nor­te por el Ins­ti­tu­to Cien­tí­fi­co Pfi­zer pa­ra Co­lom­bia, una or­ga­ni­za­ción que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción en los es­tu­dian­tes de me­di­ci­na del país. Tu­ve una ce­re­mo­nia de re­co­no­ci­mien­to en la Clí­ni­ca San­ta­fé de Bo­go­tá y, con otros 27 es­tu­dian­tes de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, fui­mos nom­bra­dos co­mo los me­jo­res mé­di­cos in­ter­nos de nues­tro año en Co­lom­bia”, aña­dió.

Ma­ni­fies­ta que siem­pre fue muy en­tre­ga­do a sus res­pon­sa­bi­li­da­des y que en ese com­pro­mi­so con su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal tam­bién tu­vo que sa­cri­fi­car “al­gu­nos es­pa­cios con fa­mi­lia, ami­gos e in­clu­so el de­por­te”.

“Sin em­bar­go, sien­to que al fi­nal to­do va­lió la pe­na. A prin­ci­pios de ju­lio, en nues­tra ce­re­mo­nia de gra­dua­ción,

re­ci­bí la me­da­lla de pla­ta, un re­co­no­ci­mien­to que se le otor­ga al es­tu­dian­te con el me­jor pro­me­dio de to­da la ca­rre­ra. En ese mo­men­to sen­tí que ha­bía lo­gra­do uno de mis pro­pó­si­tos más gran­des, por­que ese fue mi ob­je­ti­vo des­de mi pri­mer día de clases. Re­cuer­do ha­ber ano­ta­do en un pa­pel que mi meta se­ría lo­grar un pro­me­dio de 4.5 y así fue”, ex­pli­có.

Afir­ma que gran par­te de es­tos lo­gros se de­bió a la ma­ne­ra en la que pu­do “tra­ba­jar y tra­zar­se pro­pó­si­tos a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo”. Di­ce que apren­dió a asi­mi­lar los fra­ca­sos y tra­tar de con­ver­tir­los en ra­zo­nes pa­ra “exi­gir­se aún más”.

“Así co­mo yo he ido lo­gran­do mis me­tas, sien­to que to­dos los jó­ve­nes pue­den ha­cer­lo y al­can­zar el éxi­to en la uni­ver­si­dad. Ca­da per­so­na de­be pen­sar pri­me­ro en cuál es su meta per­so­nal, de­ter­mi­nar cuá­les son sus prio­ri­da­des y vi­sua­li­zar has­ta dón­de se quie­re lle­gar. Hay que te­ner un pro­pó­si­to, ano­tar­lo y em­pe­zar a ges­tio­nar las ac­cio­nes pa­ra lle­gar a es­te. Tam­bién es im­por­tan­te des­ta­car que cum­plir los lo­gros va más allá de una me­da­lla, se tra­ta de una satisfacción per­so­nal”, afir­mó.

Jai­me es­ta­ble­ce que se sien­te “su­pre­ma­men­te agra­de­ci­do” por el apo­yo que ha re­ci­bi­do de su fa­mi­lia, ami­gos y no­via. Aho­ra es­tá con­cen­tra­do en su es­pe­cia­li­za­ción, pues agre­ga que quie­re de­di­car­se a la car­dio­lo­gía.

“To­da­vía no es­toy se­gu­ro si me de­di­ca­ré a los ni­ños o a los adul­tos. Pe­ro si hay al­go que es cier­to es que en Ba­rran­qui­lla no hay un cen­tro pa­ra aten­der a los ni­ños en es­te te­ma y per­so­nal­men­te co­noz­co so­la­men­te a un car­dió­lo­go pe­dia­tra ra­di­ca­do aquí. Co­mo mi uni­ver­si­dad y mi ciu­dad me han ayu­da­do a for­mar­me, yo aho­ra quie­ro tra­ba­jar por la ca­li­dad de vi­da de los ba­rran­qui­lle­ros des­de la me­di­ci­na. Siem­pre me ha gus­ta­do in­ves­ti­gar las in­no­va­cio­nes que hay fue­ra de la ciu­dad y del país pa­ra po­der traer­las aquí”, con­clu­yó. GC

EL ÉXI­TO... “Cum­plir los lo­gros va más allá de una me­da­lla, se tra­ta de una satisfacción per­so­nal”.

UN MEN­SA­JE... “Me sien­to agra­de­ci­do con mi fa­mi­lia por siem­pre apo­yar­me en mis pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les”.

El mé­di­co Jai­me Iba­rra ase­gu­ra que gran par­te de sus lo­gros son el re­sul­ta­do de ha­ber­se tra­za­do “una se­rie de pro­pó­si­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.