Em­pren­der en tiem­pos de cam­bios

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Cala www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @cala Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Cala

Tras vi­si­tar Ban­gla­desh, un es­tu­dian­te es­pa­ñol de 20 años se ha pro­pues­to re­tar a las gran­des mar­cas mun­dia­les con su app Et­hi­cal Ti­me. Re­nom­bra­das com­pa­ñías pro­du­cen ro­pa en el país asiá­ti­co, a ba­jo cos­te y en con­di­cio­nes la­bo­ra­les po­lé­mi­cas, pe­ro Ig­na­si Ei­riz no se ame­dren­ta. Su ob­je­ti­vo es­tá cla­ro: crear mo­da res­pe­tuo­sa con los tra­ba­ja­do­res y con el me­dio am­bien­te.

El mun­do ac­tual es di­ná­mi­co y re­ta­dor por na­tu­ra­le­za, so­bre to­do si nos en­fren­ta­mos a lo ya es­ta­ble­ci­do. Y, co­mo lo úni­co se­gu­ro es el cam­bio, es­ta­mos obli­ga­dos a la má­xi­ma ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, es­pe­cial­men­te si de­ci­di­mos em­pren­der un nue­vo pro­yec­to. Pe­ro, ¿qué su­ce­de cuán­do, ade­más de em­pren­der, te­ne­mos que ha­cer­lo en un con­tex­to dis­tin­to al fa­mi­liar? Se po­ne a prue­ba nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra re­vi­sar y ac­tua­li­zar los pro­pó­si­tos, ade­cuar­los al con­tex­to y com­bi­nar­los con el cam­bio de cul­tu­ra que se ge­ne­ra, por ejem­plo, al emi­grar.

Si bien no se cuen­tan con da­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na, las es­ta­dís­ti­cas ge­ne­ra­les en ma­te­ria de em­pren­di­mien­to son alar­man­tes. Se­gún un es­tu­dio de For­bes, ocho de ca­da 10 ne­go­cios nue­vos no su­pe­ran los 18 me­ses de exis­ten­cia; es de­cir, su ta­sa de fra­ca­so es del 80%. Sin em­bar­go, el dato es re­ba­ti­do por ana­lis­tas del Bu­reau of La­bor Sta­tis­tics de Es­ta­dos Uni­dos. “Es­tos afir­man que el 20% de los pe­que­ños ne­go­cios no so­bre­vi­ve la ba­rre­ra del pri­mer año, y el 50% no so­bre­vi­ven los cin­co años; ¿me­jor que lo que di­ce For­bes, cier­to?; ¡ Sí! Pe­ro aún son nú­me­ros muy gra­ves”, ana­li­za el ex­per­to Luis Ra­mí­rez, de SCUDO Con­sul­ting.

Aun­que el cam­bio es inevi­ta­ble, el pro­ce­so no tie­ne por qué ser trau­má­ti­co. Co­mo emprendedor que soy ( ha­ce cin­co años fun­dé jun­to a mi ami­go Bruno To­rres la em­pre­sa Cala En­ter­pri­ses), crée­me que he vi­vi­do una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes con ba­lan­ce po­si­ti­vo, gra­cias a que he­mos sa­bi­do ro­dear­nos de los me­jo­res, for­mar­nos, pro­bar y en­sa­yar con ries­gos con­tro­la­dos. Hoy so­mos una em­pre­sa es­ta­ble, cu­yo pro­pó­si­to vi­vi­mos día a día ayu­dan­do a otras or­ga­ni­za­cio­nes a ser me­jo­res lu­ga­res de tra­ba­jo pa­ra sus co­la­bo­ra­do­res.

En la me­di­da en que sea­mos ca­pa­ces de pla­ni­fi­car y ca­pa­ci­tar­nos pa­ra es­truc­tu­rar una pro­pues­ta de va­lor cla­ra y aser­ti­va, así co­mo de pro­po­ner un mo­de­lo de ne­go­cio ren­ta­ble con pro­pó­si­tos cla­ros, ten­dre­mos ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de es­ca­par a la ci­ta­da es­ta­dís­ti­ca.

¡Fór­ma­te y sé fle­xi­ble pa­ra adap­tar­te a un en­torno cam­bian­te y así po­drás tran­si­tar con éxi­to el ca­mino del em­pren­di­mien­to! Es lo que in­ten­ta ha­cer el jo­ven Ig­na­si Ei­riz pa­ra ga­nar­se la vi­da y pro­vo­car que las co­sas cam­bien. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.