Per­so­nas tó­xi­cas

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

No­so­tros no po­de­mos cam­biar ni con­tro­lar a las otras per­so­nas. Na­die cam­bia a na­die. Ca­da uno es due­ño de su pro­pia vi­da, y de­ci­de có­mo ac­tuar y vi­vir. No po­de­mos ga­ran­ti­zar que los otros se com­por­ten bien o co­mo lo es­pe­ra­mos. Na­die pue­de de­ci­dir por no­so­tros con qué ac­ti­tud en­fren­ta­mos la vi­da.

Lo que sí po­de­mos con­tro­lar es có­mo nos com­por­ta­mos no­so­tros an­te los de­más. Eres due­ño de tu ma­ne­ra de ac­tuar y de res­pon­der an­te sus com­por­ta­mien­tos. Ber­nar­do Sta­ma­teas nos hi­zo re­fle­xio­nar en torno a las per­so­nas, a las que él lla­ma “tó­xi­cas”. Son per­so­nas ca­rac­te­ri­za­das, en­tre otras, por ser ego­cén­tri­cas, pe­si­mis­tas al ex­tre­mo, su­fren de vic­ti­mis­mo, envidiosas y amar­ga­das. Son per­so­nas que oca­sio­nan mu­chos pro­ble­mas y que ge­ne­ran am­bien­tes muy con­flic­ti­vos.

Exis­ten al­gu­nas per­so­nas así a nues­tro al­re­de­dor y aun­que no que­ra­mos es­ta­mos siem­pre en con­tac­to con ellas. Se­gu- ro a ellas no las po­de­mos cam­biar, ¿qué po­de­mos ha­cer? Te pro­pon­go al­gu­nas re­fle­xio­nes que no son fór­mu­las má­gi­cas, pe­ro que sí son una opor­tu­ni­dad pa­ra tra­tar de en­ten­der có­mo vi­vir con ellas:

1. Es ne­ce­sa­rio siem­pre res­pe­tar a es­tas per­so­nas y no creer que las po­de­mos cam­biar con ata­ques, gro­se­rías o ma­ni­pu­la­cio­nes. Así son, aun­que te­ne­mos que de­cir­le lo que pen­sa­mos y mos­trar­le có­mo per­ju­di­can sus com­por­ta­mien­tos, no po­de­mos tra­tar de cam­biar­los. Cho­car con ellos no es una ac­ti­tud re­co­men­da­ble, ya que se ator­ni­llan más en sus po­si­cio­nes. 2. Ser mo­de­los del com­por­ta­mien­to con­tra­rio al que ellas ex­pre­san. Ser so­li­da­rios, op­ti­mis­tas, res­pon­sa­bles emo­cio­na­les, ge­ne­ro­sos y muy ale­gres. Es­toy con­ven­ci­do que nues­tra ma­ne­ra de ser es la pa­la­bra más fuer­te que po­de­mos pro­nun­ciar a los que es­tán a nues­tro al­re­de­dor. Te­ne­mos que ac­tuar se­gún los va­lo­res que nos ca­rac­te­ri­zan, no por las re­com­pen­sas po­si­bles de al­can­zar sino por­que esos va­lo­res nos de­fi­nen. 3. Lo más im­por­tan­te es no de­jar­nos con­ta­giar por es­tas per­so­nas “tó­xi­cas”. Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de to­do el da­ño que cau­san esas ac­ti­tu­des y evi­tar que esos com­por­ta- mien­tos sean asu­mi­dos por no­so­tros. Do­lo­ro­sa­men­te mu­chas ve­ces ter­mi­na­mos asu­mien­do ac­ti­tu­des de aque­llas per­so­nas a las que cri­ti­ca­mos, y ter­mi­na­mos cau­san­do su mis­mo da­ño. 4. Des­de la ex­pe­rien­cia de fe cree­mos que es im­por­tan­te in­ter­ce­der an­te Dios por es­tas per­so­nas y pe­dir­les que con su po­der les ayu­de a vencer esas si­tua­cio­nes sa­lien­do ade­lan­te. Creo en el po­der tras­for­ma­dor de la ex­pe­rien­cia de Dios y por eso creo po­de­mos su­pli­car ben­di­cio­nes pa­ra es­tas per­so­nas de ma­ni­fes­ta­cio­nes “tó­xi­cas”. Ten cla­ro que no pue­des cam­biar­las a ellas pe­ro sí pue­des evi­tar que te con­ta­gien con esas ac­ti­tu­des que ter­mi­nan ha­cien­do mu­cho da­ño. Aho­ra, es im­por­tan­te que re­fle­xio­nes si tú tie­nes es­tos com­por­ta­mien­tos tó­xi­cos, por­que si es así se ha­ce ne­ce­sa­rio que des­de un buen pro­ce­so de in­terio­ri­za­ción, un en­ten­di­mien­to de las cau­sas de tus com­por­ta­mien­tos, una de­ci­sión de sa­lir ade­lan­te y la ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual te im­pul­sen a ser ca­da día me­jor ser her­mano. Evi­ta com­por­ta­mien­tos tó­xi­cos, no ge­ne­res con­flic­tos in­ne­ce­sa­rios a tu al­re­de­dor. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.