Sel­fies, del en­can­to a la per­tur­ba­ción

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

En ju­lio y agos­to vie­nen y van las no­ti­cias ve­ra­nie­gas del he­mis­fe­rio nor­te, y con ellas las con­tin­gen­cias vin­cu­la­das al tu­ris­mo. No he po­di­do sus­traer­me a una su­ce­sión de ti­tu­la­res re­fe­ri­dos a los sel­fies. O, pa­ra ser más exac­to, a los sel­fies lle­va­dos al ex­tre­mo de la irres­pon­sa­bi­li­dad.

Ha­ce unos días, dos tu­ris­tas fue­ron de­te­ni­das en Ro­ma por pe­lear­se an­te la fa­mo­sa Fon­ta­na di Tre­vi. ¿La cau­sa? Ha­cer­se una au­to­fo­to. Allí hu­bo em­pu­jo­nes y has­ta bo­fe­ta­das. An­te­rior­men­te, un jo­ven ma­dri­le­ño de 17 años se elec­tro­cu­tó al su­bir a la cu­bier­ta de un tren pa­ra ¡ha­cer­se un sel­fie! Y el ter­cer ejem­plo, aun­que hay mu­chos más, es el del mul­ti­mi­llo­na­rio chino Wang Jian, quien mu­rió re­cien­te­men­te al in­ten­tar lo mis­mo en un mu­ro en Fran­cia.

¿Por qué sur­gen aho­ra es­tos pro­ble­mas, al­re­de­dor de un fe­nó­meno que na­ció ro­dea­do de en­can­to, bue­nas ener­gías y dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca? La pre­gun­ta es per­ti­nen­te, por lo que sig­ni­fi­ca pa­ra la vi­da hu­ma­na y las nor­mas de con­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, al­gu­nos con­si­de­ran que siem­pre han exis­ti­do los te­me­ra­rios e im­pru­den­tes, mu­cho an­tes de que nues­tros ce­lu­la­res pu­die­ran gi­rar la cá­ma­ra.

Soy un de­fen­sor del sel­fie, por­que creo que apor­ta na­tu­ra­li­dad y fres­cu­ra a la fo­to­gra­fía. Es cier­to, no obs­tan­te, que pue­de es­ti­mu­lar el nar­ci­sis­mo y la su­per­fi­cia­li­dad, so­bre to­do en per­so­nas in­se­gu­ras, que lo apues­tan to­do a la ima­gen ex­te­rior. ¡Esa es una reali­dad en el de­ba­te so­bre el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías!

El 55% de los es­pe­cia­lis­tas de la Aca­de­mia Nor­te­ame­ri­ca­na de Ci­ru­gía Fa­cial Plás­ti­ca y Re­cons­truc­ti­va aten­dió el año pa­sa­do a pa­cien­tes que sim­ple­men­te desea­ban “ver­se me­jor” en los sel­fies. Así de cru­do: el sel­fie co­mo mo­ti­vo pa­ra in­ter­ve­nir qui­rúr­gi­ca­men­te el cuer­po. No ten­go na­da en contra de las ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas, siem­pre que nos ayu­den — mo­de­ra­da­men­te— a su­pe­rar pro­ble­mas que con­si­de­ra­mos im­por­tan­tes pa­ra sen­tir­nos me­jor con no­so­tros mis­mos. Ha­cer­lo pa­ra bus­car la au­to­fo­to “per­fec­ta”, sue­na bas­tan­te frí­vo­lo.

“Hay que de­jar la va­ni­dad a los que no tie­nen otra co­sa que ex­hi­bir”, afir­ma­ba Ho­no­ré de Bal­zac. La cla­ve pa­ra no su­cum­bir an­te el nar­ci­sis­mo es­tá en la edu­ca­ción en va­lo­res, pa­ra for­mar se­res hu­ma­nos emo­cio­nal­men­te equi- li­bra­dos, pe­ro a la vez cons­cien­tes del im­pac­to tec­no­ló­gi­co. Mien­tras tan­to, mu­cho sen­ti­do co­mún, pa­ra no mo­rir en el in­ten­to. “El sen­ti­do co­mún mo­de­ra”, co­mo di­ría la ac­triz y can­tan­te Mar­le­ne Die­trich. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.