Jai­me Mó­vil Bri­to Po­li­tó­lo­go.

Es de Rioha­cha, La Gua­ji­ra, y es el crea­dor de dos em­pre­sas: una de­di­ca­da a la par­te di­gi­tal y otra en­ca­mi­na­da a la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca. En la ac­tua­li­dad ga­nó una de las ca­te­go­rías de los pre­mios The Na­po­li­tan Vic­tory Awards.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ma­te­ria­li­zar los sue­ños pro­fe­sio­na­les qui­zá sea uno de los pri­me­ros pro­pó­si­tos que al­gu­nos jó­ve­nes tie­nen en men­te. De he­cho fue el de Jai­me Mó­vil Bri­to, quien ha­ce seis años se mar­chó de su tie­rra na­tal Rioha­cha, La Gua­ji­ra, pa­ra lle­gar a Ba­rran­qui­lla y gra­duar­se en 2016 co­mo po­li­tó­lo­go.

Ade­más, asis­tir en 2013 a una Cum­bre de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca en Car­ta­ge­na, le per­mi­tió en­ten­der cuál era su ver­da­de­ra vo­ca­ción.

“En la con­fe­ren­cia que­dé co­nec­ta­do. Cuan­do ter­mi­nó me sen­tí mo­ti­va­do a crear mi pri­me­ra em­pre­sa de­di­ca­da a los te­mas di­gi­ta­les in­te­gra­les, y aun­que mis com­pa­ñe­ros me di­je­ron en su mo­men­to que es­ta­ba lo­co por­que no me ha­bía gra­dua­do, di el pa­so con de­ter­mi­na­ción. Hoy cuen­to con dos em­pre­sas que ini­cié do­cu­men­tán­do­me, es­tu­dian­do y le­yen­do tex­tos de es­tra­te­gas co­mo J.J Ren­dón (...) La se­gun­da em­pre­sa es de con­sul­to­ría po­lí­ti­ca”.

Re­ve­la que em­pe­zó en la pri­me­ra ha­cien­do una ges­tión en las re­des so­cia­les de ba­res, res­tau­ran­tes y can­tan­tes. Lue­go lo fu­sio­nó con mar­ke­ting po­lí­ti­co, lo que re­sul­tó sien­do con­sul­to­ría di­gi­tal po­lí­ti­ca. Des­pués de un tiem­po es­tu­dió una maes­tría en Mar­ke­ting Po­lí­ti­co y se­cu­la­ri­zó lo di­gi­tal de lo po­lí­ti­co, ob­te­nien­do dos em­pre­sas con equi­pos di­fe­ren­tes: una di­gi­tal que des­li­ga lo po­lí­ti­co, lla­ma­da Crea­ti­ve, y otra que es ne­ta­men­te de po­lí­ti­ca: Mó­vil Consultores Po­lí­ti­cos.

Mó­vil, que tie­ne 25 años, se­ña­la que en lo di­gi­tal cuen­ta con un equi­po con­for­ma­do por sie­te per­so­nas en­tre in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res, y en lo po­lí­ti­co va­ría el nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les. No obs­tan­te, de plan­ta cuen­ta con 10. Ex­pli­ca que en el tra­ba­jo de lo di­gi­tal rea­li­zan ase­so­rías de re­des so­cia­les, in­fun­dien­do la idea de que es­tas son el ca­nal idó­neo pa­ra lle­gar a po­ten­cia­les clien­tes mos­trán­do­les, co­nec­tán­do­los, ven­dién­do­les y trans­mi­tién­do­les un men­sa­je es­pe­cí­fi­co.

“En el tema de las re­des so­cia­les es in­dis­pen­sa­ble que ten­gan un ma­ne­jo pro­fe­sio­nal, pues en la ac­tua­li­dad hay una ten­den­cia del ‘so­bri­ni­ti má­na­ger’, que bá­si­ca­men­te con­sis­te en de­le­gar al pri­mo, hi­jo o so­brino pa­ra que las ma­ne­jen, y no se dan cuen­ta que es­tas co­bran re­le­van­cia al cons­truir una ima­gen y una mar­ca”.

En cuan­to a la de con­sul­to­ría po­lí­ti­ca, se­ña­la que ha ase­so­ra­do a can­di­da­tos de Co­lom­bia, Pe­rú, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, y a dis­tin­tos po­lí­ti­cos que ocu­pan car­gos pú­bli­cos. Así que, en es­te cam­po —en sus pa­la­bras— rea­li­za jun­to a su equi­po, un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo en el que plas­man una ges­tión aco­pla­da a los for­ma­tos que las re­des exi­gen, ade­más del di­se­ño de mar­ca, el bran­ding, la in­ves­ti­ga­ción elec­to­ral y la cons­truc­ción de lí­de­res al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía.

Jai­me des­ta­ca que la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca ha­ce par­te de sus pa­sio­nes, por­que le per­mi­te mez­clar otro de sus gus­tos: el aje­drez. Di­ce que ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal le da las he­rra­mien­tas pa­ra pen­sar de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca. Por otro la­do,

afir­ma que ha com­pro­ba­do el po­der que tie­nen las pa­la­bras pa­ra per­sua­dir, y a en­ten­der que un men­sa­je idó­neo es un gran mo­vi­li­za­dor.

“Hay po­lí­ti­cos que no en­tien­den que so­mos se­res emo­cio­na­les y gran par­te de la desafec­ción que hay es por­que no han en­ten­di­do so­bre la psi­co­lo­gía del pú­bli­co. No en­tien­den que ha cam­bia­do la for­ma de co­mu­ni­ca­ción y que los for­ma­tos di­gi­ta­les hoy exi­gen otra for­ma de ver la po­lí­ti­ca. Que un al­cal­de ten­ga un buen por­cen­ta­je de fa­vo­ra­bi­li­dad, por ejem­plo, no so­lo de­pen­de de las obras, tam­bién del tra­ba­jo de co­mu­ni­ca­ción que desa­rro­lle”.

Men­cio­na que en la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca mu­chas per­so­nas no le apues­tan a una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, lo que, se­gún él, es in­dis­pen­sa­ble po­ner en prác­ti­ca y fu­sio­nar­lo con una es­tra­te­gia que en­tien­da las ne­ce­si­da­des de la gen­te.

Así las co­sas, re­sal­ta que el man­da­ta­rio de un mu­ni­ci­pio, ciu­dad, re­gión o país de­be te­ner de­ter­mi­na­ción, vo­ca­ción por lo pú­bli­co y con­tar con una es­tra­te­gia de­fi­ni­da.

UN PRE­MIO. Ha­ce un año Jai­me Mó­vil co­no­ció so­bre The Na­po­li­tan Vic­tory Awards, pre­mios di­ri­gi­dos a los ase­so­res y co­mu­ni­ca­do­res po­lí­ti­cos de ha­bla his­pa­na. Es­te año par­ti­ci­pó y lo­gró ga­nar una de las tres ca­te­go­rías a las que fue no­mi­na­do.

“Den­tro de los re­qui­si­tos que exi­gen es­tá pre­sen­tar cam­pa­ñas exi­to­sas, o una his­to­ria de vi­da de­di­ca­da al ser­vi­cio so­cial o a la con­sul­to­ría. En­ton­ces al gra­duar­me de la maes­tría pu­de tra­ba­jar en una cam­pa­ña pre­si­den­cial en Mé­xi­co, ase­so­ran­do el Par­ti­do Ver­de de Ta­bas­co, lo que me sir­vió pa­ra pos­tu­lar­me. Más tar­de me lle­vé la sor­pre­sa de que con mi so­li­ci­tud me ha­bían pos­tu­la­do en las ca­te­go­rías Con­sul­tor Di­gi­tal del Año, Con­sul­tor Re­ve­la­ción del Año y en Youth Lea­ders­hip Award; y ga­né la úl­ti­ma”.

Ase­gu­ra que el pre­mio fue mo­ti­vo de ale­gría, pues “por pri­me­ra vez un gua­ji­ro re­ci­be es­te ga­lar­dón de gran im­por­tan­cia”. Tam­bién sem­bró en él la mo­ti­va­ción de con­ti­nuar en la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca y lle­var el men­sa­je de que sí se pue­den cum­plir los sue­ños. GC

UNA CON­VIC­CIÓN... “Yo no le de­jo na­da a la suer­te. Ca­da día tra­ba­jo pa­ra te­ner las co­sas cla­ras en mi futuro”.

Jai­me Mó­vil ase­gu­ra que ha­ce seis años en­con­tró su vo­ca­ción en la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca y ca­da día se apa­sio­na más.

Mó­vil cree que las nuevas ge­ne­ra­cio­nes pue­den cam­biar el futuro de su de­par­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.