Lla­ma­dos a la ex­ce­len­cia

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

La pri­sa es, ca­si siem­pre, una he­rra­mien­ta ami­ga de la im­pro­vi­sa­ción. Es­to es, cuan­do la gen­te no tie­ne tiem­po pa­ra pla­near, le to­ca re­sol­ver to­do a las ca­rre­ras, ha­cien­do rá­pi­do lo que de­bió pre­pa­rar con ma­yor an­ti­ci­pa­ción y con un po­co más de cui­da­do. Y la pri­sa tie­ne la des­ven­ta­ja del ol­vi­do, por­que en ese mis­mo co­rre-co­rre, las co­sas se van pa­san­do por al­to; es­pe­cial­men­te los de­ta­lles, que tien­den a que­dar­se pues la aten­ción só­lo cap­ta lo in­me­dia­to, lo que con­si­de­ra más im­por­tan­te o lo que tie­ne un avi­so de ur­gen­te. Lo otro se queda, se ol­vi­da. Se­gu­ro po­de­mos opi­nar que las co­sas sa­len bien. De he­cho, por­que sa­len bien, nos acos­tum­bra­mos al mé­to­do y así va­mos sa­can­do ade­lan­te to­do.

Sin em­bar­go, esa ló­gi­ca de lle­gar y cum­plir nos de­ja sin la po­si­bi­li­dad de la ex­ce­len­cia. Y la ex­ce­len­cia es la po­si­bi­li­dad no só­lo de ha­cer bien las co­sas, sino de ha­cer­las muy bien, real­men­te bien del to­do. Cuan­do uno prue­ba la ex­ce­len­cia no se con­for­ma con menos. Las­ti­mo­sa­men­te es­ta­mos acos­tum­bra­dos al menos, a lo po­qui­to que con­se­gui­mos, al “aun­que sea”. Y así va­mos lle­gan­do a me­tas cor­tas, re­pe­ti­das, que pu­die­ran has­ta ser in­fi­ni­ta­men­te me­no­res de aque­llas a las que es­ta­mos lla­ma­dos a lle­gar. La pri­sa que produce la im­pre­vi­sión, la im­pre­vi­sión que produce me­dio­cri­dad, la me­dio­cri­dad que nos de­ja ma­nia­ta­dos y nos cor­ta las alas. Aho­ra, ten cla­ro que la me­dio­cri­dad no es te­ner po­cos re­cur­sos sino usar de ma­ne­ra ta­ca­ña to­dos los que tie­nes.

Me due­le ver có­mo gen­te que pue­de al­can­zar mu­cho se queda sien­do chi­ca; se con­for­man con ser los re- yes de las per­so­nas de ba­ja es­ta­tu­ra, cuan­do pu­die­ran al­can­zar co­sas gran­des pa­ra ellos y los su­yos; gen­te que se acos­tum­bra a al­can­zar el pro­me­dio y des­apro­ve­cha to­das las ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des que tie­ne pa­ra ob­te­ner ni­ve­les de ma­yor ca­li­dad y per­fec­ción.

Por eso qui­sie­ra in­vi­tar­te a una cru­za­da con­tra esas con­duc­tas tan acep­ta­das, pe­ro tan da­ñi­nas co­mo la ley del me­nor es­fuer­zo, la del “aun­que sea”, la del “me­jor po­co que na­da”. Es­ta- mos he­chos pa­ra gran­des co­sas, pa­ra tra­gar­nos el mun­do, pa­ra ser gran­des de ver­dad y ne­ce­si­ta­mos es­tar con­ven­ci­dos de que lo bueno es po­si­ble, es al­can­za­ble, es pa­ra no­so­tros. De­je­mos de sa­car ex­cu­sas pa­ra ol­vi­dar­nos de lo­grar to­das las me­tas que pu­dié­ra­mos al­can­zar si nos con­cen­tra­mos en ello. Es el mo­men­to de co­no­cer to­das tus cua­li­da­des y acep­tar que es­tás lla­ma­do pa­ra al­can­zar los me­jo­res re­sul­ta­dos. No de­jes que las cir­cuns­tan­cias ne­ga­ti­vas de la vi­da te ha­gan creer que bas­ta con con­ten­tar­se con po­co. Tú es­tás lla­ma­do a vi­vir en la ple­ni­tud.

Ade­más, ten cla­ro que es ne­ce­sa­rio pla­near bien to­do y sa­ber que se pue­de ha­cer con len­ti­tud. No to­do tie­ne que es­tar cons­trui­do a la ve­lo­ci­dad exa­ge­ra­da del mun­do de hoy. Tie­nes que te­ner tiem­po pa­ra dis­fru­tar ca­da mo­men­to. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.