Cinco mi­llen­nials y su la­bor en las ca­lles

ES­TAS JÓ­VE­NES LI­DE­RAN ‘ABRAZANDO AL­MAS’, UN PRO­YEC­TO SO­CIAL CON EL QUE BUS­CAN ME­JO­RAR LA CA­LI­DAD DE VI­DA Y REVINDICAR A LOS HA­BI­TAN­TES DE CA­LLE DE LA CIU­DAD.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8- 9

SON GEN­TE CA­RI­BE ...

Isi­do­ro Haz­bún Jac­que­li­ne Bar­ce­ló Billy Lei­va Alexander Sáenz Ma­rian­ge­lla De Bia­se y nues­tro co­la­bo­ra­dor el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

“Lle­ga­mos con el pro­pó­si­to de abra­zar sus al­mas sin sa­ber que abra­za­rían la nues­tra aún más fuer­te”. Mo­ti­va­das con es­te le­ma, la pro­fe­sio­nal en Go­bierno y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les Dia­na Ri­quer, la in­ge­nie­ra in­dus­trial Ma­ría Ca­mi­la Eche­verry, la eco­no­mis­ta Mar­yo­ris Sán­chez, la es­tu- dian­te de Co­mu­ni­ca­ción So­cial Va­le­ria Na­ran­jo y la abo­ga­da Ma­ría Ca­mi­la Vis­bal de­ci­die­ron crear ‘Abrazando al­mas’, un pro­yec­to en el que vie­ron la opor­tu­ni­dad de ha­cer real una de sus me­tas más gran­des: “ser­vir a los de­más”.

“Nos co­no­ci­mos gra­cias a un vo­lun­ta­ria­do al que fui­mos con­vo­ca­das por una ami­ga que te­ne­mos en co­mún

y que vi­ve en Bo­go­tá. Ella qui­so te­ner se­des en va­rias ciu­da­des de es­ta ini­cia­ti­va so­cial, pe­ro por la dis­tan­cia no fue po­si­ble con­cre­tar es­ta la­bor. En un prin­ci­pio, la idea de tra­ba­jar por los ha­bi­tan­tes de la ca­lle fue de ella, pe­ro cuan­do to­do se aca­bó no­so­tras que­da­mos con las ga­nas de se­guir tra­ba­jan­do por ellos. Co­mo ya nos co­no­cía­mos, y te­nía­mos las ga­nas y las ideas, de­ci­di­mos crear es­ta nue­va ini­cia­ti­va”, afir­mó Mar­yo­ris.

Así pues, Dia­na ase­gu­ra que to­das coin­ci­die­ron en con­ti­nuar ayu­dan­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a es­ta po­bla­ción, pues vie­ron que “las ac­ti­vi­da­des des­ti­na­das pa­ra su bie­nes­tar eran po­cas”. Agre­ga que a dia­rio es­tas per­so­nas se ven for­za­das a ser víc­ti­mas de “la dis­cri­mi­na­ción y rechazo de la so­cie­dad” por las con­di­cio­nes en las que vi­ven, su as­pec­to fí­si­co y su hi­gie­ne.

“Sa­be­mos que es­tán des­am­pa­ra­dos des­de cual­quier pun­to de vis­ta. Por eso es ne­ce­sa­rio crear con­cien­cia del enor­me va­lor que tie­nen co­mo per­so­nas, mos­trar al mun­do que pe­se a los pro­ble­mas y tris­te­zas, son se­res hu­ma­nos con sue­ños, pro­yec­tos, me­tas y ale­grías”, agre­gó.

Pa­ra lo­grar ma­te­ria­li­zar el pro­yec­to, se tra­za­ron un re­gla­men­to, asu­mie­ron es­te nue­vo re­to co­mo un com­pro­mi­so y se pu­sie­ron a la ta­rea de con­tri­buir des­de sus dis­tin­tas pro­fe­sio­nes al desa­rro­llo y éxi­to de la la­bor.

De acuer­do con Ma­ría Ca­mi­la Eche­verry, de­ci­die­ron des­pués or­ga­ni­zar un pri­mer even­to en la Pla­za de San Ni­co­lás, en el cen­tro de Ba­rran­qui­lla, un es­pa­cio con al­ta pre­sen­cia de ha­bi­tan­tes de ca­lle. Ma­ni­fies­ta que allí han po­di­do “co­nec­tar­se con las per­so­nas”, pues siem­pre es­tán aten­tos a ca­da una de las ac­ti­vi­da­des. Ade­más, agre­ga que tra­ba­jar por una po­bla­ción en con­cre­to les ha per­mi­ti­do ge­ne­rar tam­bién “un im­pac­to po­si­ti­vo más gran­de”.

“En un prin­ci­pio nues­tras vi­si­tas con­sis­tían en re­par­tir, con la ayu­da de vo­lun­ta­rios, me­rien­das in­te­gra­das por un sán­du­che, una ga­seo­sa y una ga­lle­ta. Con el pa­so de los días nos fui­mos dan­do cuen­ta que no po­día­mos que­dar­nos en so­lo eso y que ne­ce­si­tá­ba­mos un im­pac­to ma­yor. Or­ga­ni­za­mos des­pués una re­co­lec­ta de ro­pa que tu­vo mu­cho éxi­to. Lue­go, de­ci­di­mos in­cluir al­muer­zos, arroz con po­llo, es­pe­cí­fi­ca­men­te, que es una co­mi­da con un com­po­nen­te nu­tri­cio­nal más al­to. Así he­mos ido crean­do un cro­no­gra­ma en el que in­clui­mos bri­ga­das de sa­lud, jor­na­das de hi­gie­ne y be­lle­za y ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Se tra­ta de ha­cer­los par­te de es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da”, aña­dió Mar­yo­ris.

En el mar­co de es­tas jor­na­das y vi­si­tas, es­tas cinco jó­ve­nes crea­ron “el píc­nic”, un es­pa­cio en el que las or­ga­ni­za­do­ras y de­más vo­lun­ta­rios apro­ve­chan pa­ra sen­tar­se so­bre man­te­les con los ha­bi­tan­tes de ca­lle pa­ra dia­lo­gar so­bre “sus his­to­rias de vi­da, preo­cu­pa­cio­nes y an­he­los”.

“A pe­sar de que en la ca­lle pre­do­mi­na la ley del más fuer­te y del más vi­vo, me lla­ma mu­cho la aten­ción la solidaridad y em­pa­tía de es­tas per­so­nas. Aun­que es una po­bla­ción que no siem­pre tie­ne cer­ca un pla­to de co­mi­da, ellos siem­pre es­tán pen­san­do en el otro y en mu­chas oca­sio­nes se abs­tie­nen de re­pe­tir un pla­to pa­ra que otros com­pa­ñe­ros co­man. Lo ma­ra­vi­llo­so de to­do es que al fi­nal del día, lo que ellos más agra­de­cen no es un al­muer­zo, sino el ha­ber si­do es­cu­cha­dos y ha­ber­les da­do la im­por­tan­cia que me­re­cen co­mo per­so­nas”, con­tó Ma­ría Ca­mi­la Vis­bal.

Pa­ra Dia­na, las dos ba­rre­ras que se in­ter­po­nen en su ca­mino pa­ra crear im­pac­tos po­si­ti­vos ca­da vez más gran­des en es­tas per­so­nas son la dro­ga­dic­ción y el al­coho­lis­mo. “Que­re­mos dar­les he­rra­mien­tas de em­pren­di­mien­to pa­ra que pue­dan sa­car su fu­tu­ro ade­lan­te, pe­ro sa­be­mos que pa­ra una per­so­na que es­té ba­jo es­tos efec­tos es muy di­fí­cil com­pren­der. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que es­tas adic­cio­nes se de­ri­van de la fal­ta de afec­to y las pro­ble­má­ti­cas en el en­torno fa­mi­liar. Lo que que­re­mos ha­cer es su­plir es­tas ne­ce­si­da­des y de­mos­trar que esas sus­tan­cias no son la so­lu­ción”, agre­gó.

En la ac­tua­li­dad, es­tas cinco jó­ve­nes no so­lo han lo­gra­do tra­ba­jar por el bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes de ca­lle, tam­bién han for­ta­le­ci­do su re­la­ción de amis­tad.

“Nos he­mos he­cho muy cer­ca­nas y es­to ha­ce par­te del pro­yec­to de vi­da de ca­da una. Que­re­mos revindicar a es­tas per­so­nas en la so­cie­dad y abra­zar lo que ellos son co­mo per­so­nas, pe­ro tam­bién de­jar cla­ro que los jó­ve­nes es­ta­mos en pro­ce­so de cons­truir nues­tras vi­das y ge­ne­rar un cam­bio. So­mos el fu­tu­ro y te­ne­mos es­pe­ran­za, que­re­mos plan­tar se­mi­llas de ser­vi­cio y po­der de­rri­bar pre­jui­cios”, con­clu­yó Va­le­ria. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.