Isi­do­ro Haz­bún

Ad­mi­nis­tra­dor pú­bli­co y po­li­tó­lo­go

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: Sha­rond­ka­lil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Des­de pe­que­ño Isi­do­ro Haz­bún se ha re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra ca­ri­be gra­cias a su en­torno fa­mi­liar. Es­te jo­ven, de 29 años, ex­pli­ca que por la in­fluen­cia que re­ci­bió de su abue­la ‘La Agu­ja de Oro de Co­lom­bia’, Ama­lín de Haz­bún, en cuan­to a las ar­te­sa­nías y di­se­ños, y por los cons­tan­tes via­jes don­de pu­do apre­ciar la na­tu­ra­le­za, de­ci­dió aven­tu­rar­se a tra­ba­jar en pro de la con­ser­va­ción am­bien­tal.

“Es­tu­dié Bio­lo­gía y Zoo­lo­gía en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co de Vir­gi­nia du- ran­te un tiem­po por­que me in­tere­sa­ban mu­cho las es­pe­cies en­dé­mi­cas del Ca­ri­be co­lom­biano (…) lue­go me di cuen­ta que el te­ma de la con­ser­va­ción va más allá de es­tas y de la flo­ra, pues tie­ne que ver tam­bién so­bre có­mo el ser hu­mano tra­ta la tierra y a su vez se re­la­cio­na con el am­bien­te y el te­rri­to­rio, así que me cam­bié a la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca con es­pe­cia­li­za­ción en desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal”.

Por mu­chos años es­te ba­rran­qui­lle­ro en sus va­ca­cio­nes de ve­rano re­gre­sa­ba a Co­lom­bia con la in­ten­ción de ser vo­lun­ta­rio en el Mu­seo del Ca­ri­be. Es­ta eta­pa la re­cuer­da con mu­cho agradecimiento de­bi­do a que co­no­ció ele­men­tos cul­tu­ra­les que lo vol­vie­ron “más Ca­ri­be” y lo en­se­ña­ron a apre­ciar “lo nues­tro”.

Isi­do­ro, des­de su ado­les­cen­cia, tam­bién se enamo­ró de la mú­si­ca, por lo que em­pe­zó a can­tar en una or­ques­ta tro­pi­cal, lla­ma­da La Roc­ko­la, y to­car dis­tin­tos ins­tru­men­tos fol­cló­ri­cos.

“Yo que­ría de­di­car­me a la mú­si­ca, in­clu­so so­né en la ra­dio con un co­ver que hi­ce del te­ma Per­di­dos en la no­che, de Die­go To­rres, pe­ro al fi­nal se­guí por el ca­mino de la bio­lo­gía y de la la­bor so­cial”, di­jo.

Así pues, se de­di­có a ahon­dar más en es­ta área. “Tra­ba­jé en va­rias or­ga­ni­za­cio­nes, por ejem­plo, en So­bre­vi­ven­cia Cul­tu­ral, que pro­mue­ve los de­re­chos de la co­mu­ni­dad In­dí­ge­na de Gua­te­ma­la. Hi­ce una maes­tría en Cien­cias Po­lí­ti­cas en Har­vard, en­tre otros es­tu­dios”.

Agre­gó que una ca­rre­ra so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad bio­cul­tu­ral fue una bue­na mez­cla de sus in­tere­ses. “En­tien­do que los se­res hu­ma­nos so­mos par­te de la na­tu­ra­le­za y al tra­tar­la de una ma­ne­ra ade­cua­da nos irá me­jor a to­dos”.

Es­te jo­ven, que es­tá ra­di­ca­do en Was­hing­ton, al no­tar que mu­chas per­so­nas no tie­nen con­cien­cia del po­ten­cial ver­de que tie­ne el Ca­ri­be y Ba­rran­qui­lla, en es­pe­cial, se aden­tró de lleno en el ám­bi­to so­cial.

“La con­ser­va­ción am­bien­tal tam­bién va li­ga­da a mo­ti­var a la gen­te y cam­biar la ma­ne­ra en la que las per­so­nas in­ter­ac­túan con el te­rri­to­rio. Uno de los pun­tos fo­ca­les re­co­no­ci­do es el de los pue­blos in­dí­ge­nas y ét­ni­cos”, ase­gu­ró.

Des­de el 2015 Isi­do­ro la­bo­ra en

Ama­zon Con­ser­va­tion Team, una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que tie­ne gran­des pro­yec­tos en pro de dis­tin­tas po­bla­cio­nes co­lom­bia­nas.

“Tra­ba­ja­mos es­pe­cial­men­te con los pue­blos de la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta en te­má­ti­cas te­rri­to­ria­les: ex­pan­sión, es­ta­ble­ci­mien­to, crea­ción y sa­nea­mien­to de res­guar­dos in­dí­ge­nas”, ex­pli­có.

Isi­do­ro re­co­no­ció que lo que más dis­fru­ta en su la­bor es ser el puen­te pa­ra que es­tas co­mu­ni­da­des ét­ni­cas apren­dan, por ejem­plo, a ad­mi­nis­trar sus re­cur­sos de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble.

“Me gus­ta en­ta­blar ese diá­lo­go en­tre lo lo­cal y lo in­ter­na­cio­nal. Ir al cam­po a tra­ba­jar en el desa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des de ellos me fas­ci­na por­que tra­to de en­ten­der có­mo, por ejem­plo, los in­dí­ge­nas in­ter­ac­túan”, des­ta­có.

Se­gún es­te ex­per­to, el cui­da­do del me­dio am­bien­te de­be ser “sis­té­mi­co”. Así pues, to­das la en­ti­da­des, pa­ra él, de­be­rían in­cor­po­rar en su ADN la sos­te­ni­bi­li­dad y con­ser­va­ción.

“Des­de lue­go, el in­di­vi­duo tam­bién de­be te­ner un com­pro­mi­so: pue­de evi­tar co­mer car­ne ro­ja, com­prar ob­je­tos de cue­ro, e in­cen­ti­var las po­lí­ti­cas ver­des, etc. Co­lom­bia pue­de re­du­cir sus emi­sio­nes de car­bono, eli­mi­nan­do la de­fo­res­ta­ción y pro­te­gien­do los bos­ques”, di­jo.

Es­te ba­rran­qui­lle­ro sue­ña con tra­ba­jar en en­ti­da­des sub­na­cio­na­les en la con­ser­va­ción am­bien­tal.

Ade­más de tra­ba­jar en es­te cam­po, Isi­do­ro con­fie­sa aún sen­tir pa­sión por la mú­si­ca, a tal pun­to, que can­ta en par­ques de Was­hing­ton mú­si­ca fol­cló­ri­ca con un gru­po de co­lom­bia­nos. GC

Ama­zon Con­ser­va­tion Team.

Haz­bún se desem­pe­ña co­mo coor­di­na­dor de coo­pe­ra­ción en la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.