Ac­ti­tu­des an­te las di­fi­cul­ta­des

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

To­dos los días es­ta­mos en­fren­ta­dos a si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. No es ex­tra­ño que las co­sas no sal­gan co­mo las he­mos pla­nea­do y nos vea­mos evo­ca­dos a con­flic­tos y pro­ble­mas que nos za­ran­dean y nos cues­tio­nan en lo más ín­ti­mo. Te­ne­mos que te­ner cla­ro que nues­tra con­di­ción hu­ma­na su­po­ne si­tua­cio­nes de ese ti­po. ¿Qué ha­cer fren­te a esas si­tua­cio­nes? Ob­vio que no hay una fór­mu­la pa­ra es­to, pe­ro pue­do plan­tear­te al­gu­nas re­fle­xio­nes des­de lo que a mí me ha fun­cio­na­do:

1- HAY QUE ACEP­TAR QUE ES­TÁN Y QUE NO PO­DE­MOS NEGARLAS. Ha­cer­nos los dis­traí­dos y no mi­rar pa­ra don­de es­tán los pro­ble­mas no es una ver­da­de­ra so­lu­ción. Te­ne­mos que acep­tar que esa si­tua­ción está ahí. Quie­ras o no esas si­tua­cio­nes es­tán y las tie­nes que vi­vir.

2- EN­CON­TRAR LAS CAU­SAS DE LA SI­TUA­CIÓN. Hay que ana­li­zar bien que es lo que ha oca­sio­na­do esa si­tua­ción. ¿Qué com­por­ta­mien­tos nues­tros ge­ne­ra­ron ese pro­ble­ma? ¿Es­tán en nues­tras ma­nos las so­lu­cio­nes de ese pro­ble­ma? Pa­ra es­to se ne­ce­si­ta una mi­ra­da lo más ob­je­ti­va po­si­ble. No ol­vi­de­mos que la vi­da no es tan li­neal co­mo qui­sié­ra­mos y mu­chas ve­ces son cau­sas que se in­ter­re­la­cio­nan y ha­cen to­do muy com­ple­jo.

3- NO DESESPERARSE. Lo peor que nos pue­de pa­sar es de­ses­pe­rar­nos an­te una si­tua­ción ad­ver­sa, ya que el so­bre­sal­to emo­cio­nal no nos per­mi­te ni pen­sar ni ac­tuar de ma­ne­ra ade­cua­da. Quien pier­de el con­trol emo­cio­nal, nor­mal­men­te, suel­ta el ti­món y ter­mi­na es­tre­lla­do con una si­tua­ción más gra­ve que la que te­nía.

4- NO PER­DER LA ES­PE­RAN­ZA. Hay que es­tar con­ven­ci­do in­te­rior­men­te de que sal­dre­mos ade­lan­te pa­se lo que pa­se. Los cre­yen­tes so­mos po­si­ti­vos, op­ti­mis­tas y cree­mos que Dios nos da­rá la res­pues­ta a to­das esas du­ras si­tua­cio­nes que es­ta­mos vi­vien­do. Se­gu­ro hay pá­ja­ros de mal agüe­ro o em­ba­ja­do­res de la derrota que que­rrán con­ven­cer­te que no hay na­da que ha­cer pe­ro tú siem­pre tie­nes que ser op­ti­mis­ta, to­do tie­ne so­lu­ción.

5- SIEM­PRE HAY AMI­GOS QUE AYU­DAN. To­dos te­ne­mos a nues­tro la­do gen- te so­li­da­ria que nos quie­re ayu­dar. Esos mo­men­tos de di­fi­cul­tad son pro­pi­cios pa­ra sa­ber quié­nes son los bue­nos ami­gos. Con­tar con ellos es una ben­di­ción. Es­cu­cha lo que quie­ren de­cir­te y de­ja que ayu­den, su bue­na in­ten­ción ali­via.

6- AC­TUAR ADE­CUA­DA­MEN­TE. Las so­lu­cio­nes no sólo se pien­san sino que ade­más se ac­túan. Te­ne­mos que te­ner com­por­ta­mien­tos que so­lu­cio­nen el pro­ble­ma. No nos po­de­mos que­dar en con­tem­plar­lo o llo­rar las ad­ver­si­da­des, hay que to­mar de­ci­sio­nes y eje­cu­tar­las. “Si un ejér­ci­to acam­pa con­tra mí, mi co­ra­zón no tiem­bla; si me de­cla­ran la gue­rra, me sien­to tran­qui­lo. Una co­sa pi­do al Se­ñor, eso bus­ca­ré: ha- bi­tar en la ca­sa del Se­ñor por los días de mi vi­da; go­zar de la dul­zu­ra del Se­ñor, con­tem­plan­do su tem­plo. Él me pro­te­ge­rá en su tien­da el día del peligro; me es­con­de­rá en lo es­con­di­do de su mo­ra­da, me al­za­rá so­bre la ro­ca; y así le­van­ta­ré la ca­be­za so­bre el enemi­go que me cer­ca; en su tien­da sa­cri­fi­ca­ré sa­cri­fi­cios de acla­ma­ción: can­ta­ré y to­ca­ré pa­ra el Se­ñor”. (Sal­mo 27) No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas, pe­ro siem­pre se en­cuen­tra el ca­mino. Tie­nes que es­tar fir­me y lu­char pa­ra ha­cer­lo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.