Ivon­ne Saieh, en­dul­za la vi­da sin azú­car a tra­vés de 'La Ca­ji­ta'

La ba­rran­qui­lle­ra, que se pre­pa­ró fue­ra del país en ali­men­ta­ción pa­ra aque­llos que no pue­den con­su­mir azú­car, ha­ce pos­tres 100% se­gu­ros y con­fia­bles pa­ra per­so­nas con dia­be­tes.

Gente Caribe - - Publirreportaje -

El amor de una ma­dre es ca­paz de to­do pa­ra ha­cer fe­liz a sus hi­jos. Así lo de­mues­tra Ivon­ne Saieh, una mu­jer que ini­ció en el mun­do de la re­pos­te­ría sin azú­car des­de que a su hi­jo ma­yor lo diag­nos­ti­ca­ron con dia­be­tes ti­po 1.

“Yo co­men­cé en es­to por ne­ce­si­dad, David so­lo te­nía 4 años y yo no me po­día per­mi­tir que él tu­vie­ra una ni­ñez frus­tra­do y tris­te, fue allí don­de em­pe­cé a in­ves­ti­gar, por­que lo pri­me­ro que le prohi­bie­ron fue el con­su­mo de azú­car du­dó en cam­biar el rum­bo de su vi­da pro­fe­sio­nal pa­ra de­di­car­se a sa­car­le son­ri­sas a su pe­que­ño con ca­da una de sus pre­pa­ra­cio­nes.

Una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de la tam­bién es­pe­cia­lis­ta en Ar­tes Plás­ti­cas era la pu­bli­ci­dad que se le da a es­te ti­po de pro­duc­tos, fue por eso que de­ci­dió po­ner­se en la ta­rea de leer y pro­bar más de una vez has­ta lo­grar la re­ce­ta per­fec­ta con una va­rie­dad de ar­ticu­los ex­clu­si­vos, al­gu­nos traí­dos del ex­te­rior.

“Cuan­do yo le da­ba a mi hi­jo ali­men­tos que eran su­pues­ta­men­te sa­lu­da­bles, pre­sen­ta­da ele­va­cio­nes sú­bi­tas de los ni­ve­les de azú­car. En­ton­ces, qui­se rea­li­zar al­go que fue­ra se­gu­ro pa­ra él y aun­que me to­mó bas­tan­te tiem­po, lo lo­gré. An­tes de dar­le a pro­bar un pos­tre le to­ma­ba la glu­co­sa en san­gre y dos ho­ras des­pués vol­vía y se la me­dia pa­ra sa­ber si es­ta­ba

Es­te pro­ce­so de en­sa­yo y error le per- mi­tió ob­te­ner un pro­duc­to a la me­di­da de cual­quier pos­tre con­ven­cio­nal, fue así co­mo des­pués de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos aho­ra cuen­ta con una lis­ta de ali­men­tos no so­lo pa­ra aque­llos que no pue­den con­su­mir azú­car, sino pa­ra esas per­so­nas que no to­le­ran, el glu­ten, la le­che, el hue­vo o la man­te­qui­lla.

“Quie­nes me im­pul­sa­ron a ofre­cer los pro­duc­tos al pú­bli­co fue­ron mi es­po­so y mi hi­jo, lue­go de que las re­ce­tas es or­gu­llo­sa con una son­ri­sa.

Así fue có­mo sur­gió La Ca­ji­ta, una mi­cro­em­pre­sa que brin­da ale­gría a per­so­nas que re­quie­ren una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y que po­co a po­co se está dan­do a co­no­cer en el mer­ca­do.

“To­do ha si­do un voz a voz, por las re­co­men­da­cio­nes de mis clien­tes pu­de lle­gar al pro­gra­ma 'Fe­líz Día' de Te­le­ca­ri­be y a 'Hoy es el día' con Da­nie­la Do­na­do pa­ra

La per­fec­ción ha­ce par­te de la vi­da de es­ta her­mo­sa ba­rran­qui­lle­ra con as­cen­den­cia ára­be, esa es la ver­da­de­ra ra­zón por la que no se ha que­da­do so­lo con el sa­ber co­ci­nar sino que se ha pre­pa­ra­do en Es­ta­dos Uni­dos so­bre la ali­men­ta­ción pa­ra per­so­nas con dia­be­tes.

“Les doy cer­te­za que es­tos pro­duc­tos son se­gu­ros y he­chos 100% con res­pon­sa­bi­li­dad, in­clu­so, aque­llos que tie­nen dia­be­tes ti­po 1, les en­tre­go la in­for­ma­ción pa­ra que de acuer­do a su re­que­ri­mien­to per­so­nal se­pan cuan­ta in­su­li­na apli­car­se de­pen­dien­do de la por­ción que van ase­gu­ra la ex­per­ta, que ha enamo­ra­do día tras día con sus pos­tres tan­to a sus hi­jos co­mo a mi­les de per­so­nas co­no­ci­das y no co­no­ci­das que su­fren de esa pa­to­lo­gía o a quie­nes les gus­ta co­mer sano.

Hoy Ivon­ne Saieh se sien­te la mu­jer más fe­liz del mun­do cuan­do re­ci­be un buen co­men­ta­rio de sus clien­tes.

“Eso no tie­ne pre­cio, es­ta es la ra­zón de ser de la Ca­ji­ta, yo pe­pa­ro los pos­tres con mu­cho amor, así co­mo si fue­ra

El se­cre­to de Saieh es la res­pon­sa­bi­li­dad y el amor que le po­ne a ca­da una de sus pre­pa­ra­cio­nes. Es una mu­jer que ama in­ven­tar re­ce­tas en sus tiem­pos li­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.