Gio­van­ni So­lano Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas

Pa­ra el barranquillero Gio­van­ni So­lano asu­mir el re­to de crear su pro­pio ne­go­cio fue una de­ci­sión que le “cam­bió la vi­da”. En la ac­tua­li­dad li­de­ra un pro­yec­to en el que ofre­ce piz­zas con ma­sa ma­du­ra­da en Bo­go­tá.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Han­sel Vás­quez y archivo par­ti­cu­lar

Aun­que Gio­van­ni So­lano siem­pre se ha con­si­de­ra­do una per­so­na “con es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y dis­pues­to a in­no­var”, con­fie­sa que ha­ce unos años veía “nu­bla­dos sus pro­pó­si­tos pro­fe­sio­na­les”. Lue­go de es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y una es­pe­cia­li­za­ción en Ge­ren­cia de Em­pre­sas Co­mer­cia­les en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, in­gre­só a tra­ba­jar en el área de mar­ke­ting de una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal. Allí asegura que cre­ció pro­fe­sio­nal­men­te, era exi­to­so pe­ro sin­tió que, lue­go de diez años de es­tar vin­cu­la­do a es­ta or­ga­ni­za­ción, ya no sen­tía pa­sión por lo que ha­cía.

“Po­co a po­co me fui dan­do cuen­ta de que ha­bía una opor­tu­ni­dad afue­ra de una em­pre­sa, una opor­tu­ni­dad en la vi­da real. Cuan­do uno tra­ba­ja co­mo em­plea­do vi­ve co­mo en una bur­bu­ja de cris­tal que uno de­ci­de des­pués rom­per pa­ra lle­gar a esa vi­da real. Cuan­do se es­tá afue­ra uno se re­ta a sí mis­mo y esa fue una de las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes que me lle­vó a em­pren­der”, ex­pli­có So­lano.

Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió aso­ciar­se con dos ami­gos, Ma­rio Fi­gue­roa y Ca­mi­lo Ber­mú­dez, pa­ra crear jun­tos su pro­pio pro­yec­to de em­pren­di­mien­to. In­ves­ti­ga­ron el mer­ca­do de la gas­tro­no­mía en el país y lle­ga­ron a la con­clu­sión de que en Co­lom­bia “el 90% de la po­bla­ción con­su­me piz­zas con ma­sas pre­pa­ra­das al ins­tan­te y so­lo el 10% con­su­me ma­sa ma­du­ra­da, la au­tén­ti­ca re­ce­ta ita­lia­na”. Es por ello que de­ci­die­ron crear La Ve­ra Piz­za, en Bo­go­tá, un pro­yec­to que ofre­ce una piz­za con ma­sa ma­du­ra­da que re­quie­re de 72 ho­ras de pre­pa­ra­ción, que es ser­vi­da do­bla­da y que tie­ne un mo­de­lo de low cost ( ba­jo cos­to).

Pe­se a que no sa­bían del fun­cio­na­mien­to de una co­ci­na, se pu­sie­ron a la ta­rea de in­ves­ti­gar con per­so­nas ex­per­tas en el te­ma y en­fren­tar­se “al mie­do de crear un pro­yec­to des­de ce­ro”.

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Las ga­nas de ga­nar de­ben ser siem­pre más gran­des al mie­do de per­der”.

Crea­ron la em­pre­sa en oc­tu­bre de 2015 y asegura que des­de ese mo­men­to em­pe­zó una vi­da de “ale­grías, ilu­sio­nes, pér­di­das y fra­ca­sos, de días que no son mo­nó­to­nos y en los que no se sa­be qué va a ocu­rrir”.

“Re­cien­te­men­te es­tu­ve en Ba­rran­qui­lla dic­tan­do unas con­fe­ren­cias en la Uni­ver­si­dad del Nor­te ti­tu­la­das Des­pier­ta tu es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Allí les ex­pli­qué a mu­chos jó­ve­nes que el prin­ci­pal re­to del em­pren­de­dor siem­pre se­rá no ven­der. La pri­me­ra prue­ba de fue­go es sa­car una mar­ca al mer­ca­do y no te­ner di­ne­ro pa­ra pa­gar las cuen­tas. Pe­ro hay que rein­ven­tar­se, ha­cer to­do di­fe­ren­te a la com­pe­ten­cia, bus­car un equi­li­brio y pe­dir ayu­da de per­so­nas es­pe­cia­li­za­das. Co­mo em­pren­de­dor, hay que pa­gar un cos­to de apren­di­za­je”, agre­gó el barranquillero.

Así tam­bién, Gio­van­ni pun­tua­li­za que el pri­mer prin­ci­pio de una men­te em­pren­de­do­ra siem­pre se­rá la so­li­da­ri­dad. Ma­ni­fies­ta que se de­be ser so­li­da­rio con “la co­mu­ni­dad, con el país y al ayu­dar a otros que quie­ran se­guir tu mis­mo ca­mino”, pues de es­ta ma­ne­ra se po­drá lle­var la ex­pe­rien­cia a per­so­nas que ne­ce­si­ten de una mo­ti­va­ción pa­ra em­pe­zar sus pro­pios pro­yec­tos.

Del mis­mo mo­do, re­co­mien­da a to­das las per­so­nas que deseen em­pren­der que “siem­pre de­be ha­ber una idea que de­be ser eje­cu­ta­da con ra­pi­dez” y nun­ca ol­vi­dar “apro­ve­char el tiem­po li­bre pa­ra apren­der nue­vos co­no­ci­mien­tos”.

“Los jó­ve­nes y es­tu­dian­tes tie­nen que leer, au­to­ca­pa­ci­tar­se y sa­ber de to­do pa­ra po­der en un fu­tu­ro con­for­mar equi­pos que tra­ba­jen in­ter­dis­ci­pli­na­da­men­te pa­ra cum­plir un ob­je­ti­vo. Hay al­go que yo siem­pre di­go y es que las ga­nas de ga­nar de­ben ser más gran­des a los mie­dos de per­der. Si tie­nes mie­do, tie­nes que ven­cer­lo. Pa­ra ello se ne­ce­si­ta siem­pre de un plan, ya sea estratégico, de mar­ke­ting o di­gi­tal”, es­ta­ble­ció.

Así pues, es­te barranquillero re­cal­ca tam­bién la im­por­tan­cia de la hu­mil­dad pa­ra un em­pren­de­dor, pues se tra­ta de “acep­tar que no se sa­be na­da y que es esen­cial pe­dir ayu­da”.

Pró­xi­ma­men­te, Gio­van­ni es­pe­ra po­der ex­pan­dir su ne­go­cio en la ca­pi­tal y traer es­te em­pren­di­mien­to a Ba­rran­qui­lla.

“Mi mi­sión, más allá de tra­ba­jar por di­ne­ro, siem­pre ha si­do con­tri­buir a la so­cie­dad, ge­ne­rar sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes con mi pro­duc­to y com­par­tir mi men­sa­je con otras per­so­nas”, re­afir­mó So­lano. GC

Pa­ra es­te barranquillero la hu­mil­dad es uno de los pi­la­res que de­ben ca­rac­te­ri­zar a un buen em­pren­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.