Ni un mi­nu­to per­di­do

Gente Caribe - - Índice - POR Ismael Ca­la

¿Te ator­men­tan las no­ti­fi­ca­cio­nes? Cin­cuen­ta men­sa­jes sin leer en la ban­de­ja de en­tra­da del co­rreo cor­po­ra­ti­vo, on­ce tex­tos de What­sApp sin res­pon­der, dos mil li­kes en Ins­ta­gram, sin tiem­po si­quie­ra pa­ra re­vi­sar quié­nes tu­vie­ron tal gen­ti­le­za. To­das pa­re­cen ser cues­tio­nes ur­gen­tes; las pla­ta­for­mas nos apre­mian ‘ en ro­jo’ pa­ra que in­ter­ac­tue­mos cons­tan­te­men­te. Co­mo he co­men­ta­do en otras oca­sio­nes, las nue­vas tec­no­lo­gías cons­ti­tu­yen una ben­di­ción so­cial. Y aun­que los be­ne­fi­cios se im­po­nen cla­ra­men­te a los per­jui­cios, la edu­ca­ción ex­po­nen­cial re­sul­ta im­pres­cin­di­ble si desea­mos fa­vo­re­cer un uso res­pon­sa­ble.

Por ejem­plo, en nues­tros lu­ga­res de tra­ba­jo, a ve­ces no sa­be­mos li­diar con el tiem­po, un se­rio obs­tácu­lo, sin du­das, pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa y el bie­nes­tar de je­fes y em­plea­dos.

Se­gún Eric Gar­ton, coau­tor del li­bro Ti­me, Ta­lent, Energy, los gran­des eje­cu­ti­vos re­ci­ben 200 co­rreos elec­tró­ni­cos al día. Es­ta teo­ría sub­ra­ya que un di­rec­ti­vo me­dio de­di­ca unas ocho ho­ras se­ma­na­les (una jor­na­da la­bo­ral com­ple­ta) a en­viar, leer y con­tes­tar emails, mu­chos de los cua­les ni si­quie­ra de­be­rían ha­ber­le lle­ga­do.

Otra in­ves­ti­ga­ción de Tho­mas W. Jack­son, re­co­no­ci­do pro­fe­sor de In­for­ma­ción y Ges­tión del Co­no­ci­mien­to, lle­ga a una alar­man­te con­clu­sión: el 25% de los cos­tes la­bo­ra­les de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas se de­rro­cha en una ma­la ges­tión del co­rreo elec­tró­ni­co por par­te de em­plea­dos y di­rec­ti­vos. Es de­cir, uno de ca­da cua­tro dó­la­res in­ver­ti­dos “se van di­rec­ta­men­te a abrir y ce­rrar emails”.

Re­sul­ta evi­den­te que la sa­tu­ra­ción del co­rreo elec­tró­ni­co es­tá afec­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad. Por ello, ca­da vez más ex­per­tos apues­tan por com­bi­nar el email con prác­ti­cas su­pues­ta­men­te vie­jas –co­mo la tor­men­ta de ideas– y con op­cio­nes nue­vas –co­mo las pla­ta­for­mas co­la­bo­ra­ti­vas en lí­nea–.

Un ge­nio co­mo Sé­ne­ca ex­pli­ca­ba con ab­so­lu­ta cla­ri­dad: “no es que ten­ga­mos po­co tiem­po, sino que per­de­mos mu­cho”.

Es­ta­ble­cer nues­tras pro­pias es­tra­te­gias es pura cues­tión de su­per­vi­ven­cia en el vo­lá­til mun­do en que vi­vi­mos. Es­te lla­ma­do no es so­lo pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes, sino tam­bién pa­ra ca­da uno de no­so­tros, per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te ha­blan­do. ¿ A cuán­tas per­so­nas po­ne­mos en co­pia en un email, in­ne­ce­sa­ria­men­te? ¿ Cuán­tas de­ci­sio­nes se po­drían adop­tar en me­dia ho­ra de de­ba­te, en vez de es­cri­bir, leer y res­pon­der vein­te in­efi­ca­ces men­sa­jes? Es ho­ra de eva­luar el tiem­po de­di­ca­do a ca­da cues­tión, y las me­jo­res so­lu­cio­nes di­gi­ta­les y analó­gi­cas en ca­da ca­so. Por­que qui­zás, de tan­to aten­der no­ti­fi­ca­cio­nes ur­gen­tes, es­ta­mos más dor­mi­dos que nun­ca. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.