Dia­na Jan­na, una em­ba­ja­do­ra de la mo­da la­ti­na

LA EM­PRE­SA­RIA BA­RRAN­QUI­LLE­RA COM­PAR­TE LA EX­PE­RIEN­CIA DE LI­DE­RAR HA­CE 13 AÑOS UNA DE LAS MAR­CAS DE MO­DA IN­FAN­TIL MÁS PRES­TI­GIO­SAS DEL PAÍS. ADE­MÁS, CUEN­TA CÓ­MO PER­CI­BE EL PA­NO­RA­MA DEL DI­SE­ÑO NA­CIO­NAL Y LA IM­POR­TAN­CIA DE SU FA­MI­LIA EN LA CON­SE­CU­CIÓN DE SUS

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Omar Alí

Dia­na Jan­na es mo­der­ni­dad, au­ten­ti­ci­dad y es­ti­lo pro­pio. Ase­gu­ra que su vi­da siem­pre ha es­ta­do ro­dea­da de mo­da, de es­tar al tan­to de las úl­ti­mas ten­den­cias de la in­dus­tria in­ter­na­cio­nal y de in­vo­lu­crar la Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas –ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que cur­só en la Uni­ver­si­dad del Nor­te– en la con­so­li­da­ción de sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les.

Se de­di­có a las em­pre­sas fa­mi­lia­res y años des­pués ad­qui­rie­ron jun­to con su es­po­so Sa­muel Tche­ras­si, la fran­qui­cia de EPK, una mar­ca de mo­da in­fan­til. Al po­co tiem­po, asu­mie­ron el re­to de di­se­ñar di­rec­ta­men­te en Co­lom­bia y li­de­rar sus pro­pias pro­duc­cio­nes. En la ac­tua­li­dad, tre­ce años des­pués de es­tar al fren­te de es­ta com­pa­ñía, es­ta pa­re­ja li­de­ra, co­mo equi­po, 75 pun­tos en to­do el país.

En el 2017, Dia­na fue ele­gi­da por la re­vis­ta Vo­gue Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo una de las cin­co mu­je­res me­jor ves­ti­das de Co­lom­bia. La re­co­no­ci­da ‘ bi­blia de la mo­da’ la con­si­de­ró co­mo una mu­jer con un “es­ti­lo con­tem­po­rá­neo, fe­me­nino, con un to­que muy per­so­nal y con una mez­cla en­tre el ori­gen li­ba­nés de su fa­mi­lia y sus raí­ces co­lom­bia­nas”. Ade­más, re­cien­te­men­te fue es­co­gi­da por la ca­sa de mo­das fran­ce­sa Louis Vuit­ton pa­ra ser la an­fi­trio­na de la pre­sen­ta­ción de al­gu­nas de sus pie­zas ex­clu­si­vas en Ba­rran­qui­lla.

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra nos abrió las puer­tas de su ca­sa pa­ra con­tar­nos de­ta­lles de sus pro­yec­tos ac­tua­les, su fa­ce­ta co­mo em­pre­sa­ria y su rol co­mo ma­dre y es­po­sa.

¿Al­gu­na vez se ima­gi­nó co­nP quis­tar to­dos es­tos logros? R Ha si­do una gran ex­pe­rien­cia. Es­ta­mos co­men­zan­do en es­te mun­do de di­se­ñar nues­tras pro­pias co­lec­cio­nes: des­de la ins­pi­ra­ción crea­ti­va has­ta que es­tán col­ga­das en las tien­das. Me en­can­ta ver las dis­tin­tas eta­pas por las que atra­vie­sa una pren­da. Sien­to que es una gran sa­tis­fac­ción ver a ni­ños ves­ti­dos con nues­tro se­llo en la em­pre­sa. Re­cuer­do que es­te gran pro­yec­to de mo­da in­fan­til na­ció en Bo­go­tá, por­que pen­sa­mos que te­nía­mos que co­men­zar por la ca­pi­tal pa­ra des­pués lle­gar a otras ciu­da­des. Des­pués, abri­mos en Ba­rran­qui­lla por­que siem­pre qui­se te­ner una pi­lo­to en mi ciu­dad, don­de tam­bién es­tán nues­tras ofi­ci­nas y bo­de­gas.

¿Có­mo per­ci­be el pa­no­ra­ma del P di­se­ño in­fan­til en el país? R Yo via­jo dos ve­ces al año pa­ra

ver cuál es la ten­den­cia en los es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les de la mo­da en adul­tos y ni­ños. Por lo ge­ne­ral las ten­den­cias in­clu­yen a am­bas po­bla­cio­nes. En Co­lom­bia, se pue­den ves­tir a los ni­ños de 0 a 3 años de una for­ma in­fan­til con en­ca­je y cue­llo li­berty. Pe­ro des­de los 4 a los 12 años la mo­da cam­bia por com­ple­to. Por ejem­plo, las ni­ñas es­tán op­tan­do por leg­gins con ani­mal print, fal­das do­ra­das o de cue­ro e in­clu­so las pli­sa­das.

¿Con­si­de­ra que la mo­da ta­mP bién es una de­ci­sión de ni­ños? R Cuan­do el ni­ño tie­ne 6 años ya sa­be que se quie­re po­ner. En mi épo­ca, re­cuer­do que nos ves­tían has­ta los 12 años con el ves­ti­do de la­zo y los za­pa­tos for­ma­les. Hoy día, las ni­ñas de es­ta edad ya sa­ben si les gus­ta ser más chic, re­la­ja­da o ur­ba­na. Ya tie­nen cri­te­rio a la ho­ra de ele­gir una pren­da.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra us­ted ser P ele­gi­da co­mo una de las mu­je­res me­jor ves­ti­das del país? R Es un re­co­no­ci­mien­to que uno acep­ta con ale­gría y de la me­jor ma­ne­ra. Creo que fue un re­sul­ta­do de una va­li­da­ción de mi es­ti­lo y de las ex­pe­rien­cias que he vi­vi­do. En mi vi­da he tra­ta­do de man­te­ner siem­pre una con­ti­nui­dad en mi gus­to por la mo­da y soy muy rá­pi­da a la ho­ra de ele­gir las pren­das que me gus­tan. Me sien­to muy agra­de­ci­da.

¿Có­mo di­vi­de el tiem­po enP tre sus pro­yec­tos la­bo­ra­les y su hogar? R Siem­pre he pen­sa­do que to­do ra­di­ca en una bue­na or­ga­ni­za­ción del tiem­po. Ten­go la ven­ta­ja de que Sa­muel y yo tra­ba­ja­mos jun­tos, él tie­ne su área y yo la mía. Son dos mun­dos di­fe­ren­tes, pe­ro nos res­pe­ta­mos mu­cho y con­fia­mos en el otro. Es ri­co tra­ba­jar con el es­po­so por­que no com­pe­ti­mos, ca­da quien tie­ne sus pro­pias me­tas. Ade­más, ten­go la di­cha de ser ma­dre de tres hi­jos va­ro­nes que son una luz pa­ra mí. Cuan­do hay via­jes, pro­cu­ra­mos via­jar siem­pre to­dos jun­tos. Nos gus­ta es­tar siem­pre los cin­co.

¿Qué opi­na del desa­rro­llo de P los di­se­ña­do­res na­cio­na­les en la ac­tua­li­dad? R A mí me en­can­ta el di­se­ño na­cio­nal. Soy cu­ña­da de Sil­via Tche­ras­si y, par­ti­cu­lar­men­te, ad­mi­ro mu­cho su tra­ba­jo. Cuan­do co­no­cí a Sa­muel, ella te­nía un lo­cal sú­per pe­que­ño en el que ha­cía sus pri­me­ras ca­mi­se­tas. Su evo­lu­ción es ex­tra­or­di­na­ria e ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Con res­pec­to a otros di­se­ña­do­res, pien­so que hay mu­cho ta­len­to. Me lla­ma la aten­ción la ma­ne­ra có­mo han lo­gra­do des­ta­car la ri­que­za ar­te­sa­nal del país.

¿Cuál es pa­ra us­ted la im­po­rP tan­cia del buen ves­tir? R Más que el buen ves­tir, con­si­de­ro que se tra­ta de sen­tir­se uno có­mo­do con lo que uno es. Hay que sen­tir­se sa­tis­fe­cho con la esen­cia per­so­nal. No hay que ves­tir pren­das de lu­jo pa­ra que uno se pue­da sen­tir bien. Pien­so que es im­por­tan­te po­der des­cu­brir la iden­ti­dad per­so­nal.

Pa­ra us­ted, ¿cuál es la cla­ve del P éxi­to? R La per­se­ve­ran­cia. In­sis­tir y no ren­dir­se. Ese es el le­ma en nues­tra fa­mi­lia. Se­guir ade­lan­te por­que siem­pre va ha­ber épo­cas di­fí­ci­les, pe­ro siem­pre es­ta­mos en­fo­ca­dos en lo que que­re­mos y en nues­tros pro­yec­tos la­bo­ra­les. GC

“Me lla­ma la aten­ción la ma­ne­ra có­mo se ha lo­gra­do des­ta­car la ri­que­za ar­te­sa­nal del país”.

“Más allá del buen ves­tir, se tra­ta de sen­tir­se bien con uno mis­mo”.

Dia­na po­só pa­ra el len­te de Gen­te Ca­ri­be en la co­mo­di­dad de su ca­sa, en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.