Jo­sé Fe­li­pe Fuen­ma­yor Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas

El ba­rran­qui­lle­ro cuen­ta có­mo a tra­vés de la Fun­da­ción BKT y otros em­pren­di­mien­tos le otor­ga a jó­ve­nes atlan­ti­cen­ses de es­ca­sos re­cur­sos la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sharon Ka­lil Ins­ta­gram: @sha­rond­ka­lil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Jo­sé Fe­li­pe Fuen­ma­yor tie­ne co­mo fi­lo­so­fía de vi­da ser­vir a los de­más. Es­te ba­rran­qui­lle­ro, de 32 años, mien­tras cre­cía es­tu­vo ex­pues­to al éxi­to y al fra­ca­so al ser de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to, la­bor que, se­gún men­cio­nó, im­pac­tó en su cre­ci­mien­to per­so­nal.

“Ju­gué tenis des­de los 7 años y gra­cias a es­for­zar­me to­dos los días lo­gré una de las me­tas que te­nía: ga­nar una be­ca de­por­ti­va pa­ra es­tu­diar ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en La Uni­ver­si­dad Pur­due en Es­ta­dos Uni­dos”, con­tó.

De es­ta ma­ne­ra, en su for­ma­ción co­mo in­di­vi­duo y pro­fe­sio­nal Jo­sé Fe­li­pe desa­rro­lló un es­que­ma que con­sis­te en di­vi­dir sus in­gre­sos. “Vi­vo con el 70%, to­mo un 10% pa­ra ayu­dar a al­gu­na cau­sa be­né­fi­ca, el otro 10% es pa­ra in­ver­tir en ne­go­cios y el res­tan­te pa­ra aho­rrar”, di­jo.

Así pues, Fuen­ma­yor gra­cias a su in­te­rés por re­tri­buir “las ben­di­cio­nes” que han lle­ga­do a su vi­da de­ci­dió, des- de el 2014, ser par­te de la Fun­da­ción BKT que se de­di­ca a otor­gar­le be­cas de pre­gra­do a jó­ve­nes atlan­ti­cen­ses de es­ca­sos re­cur­sos.

“La mi­sión de la or­ga­ni­za­ción es dis­mi­nuir la bre­cha en­tre la edu­ca­ción su­pe­rior y los jó­ve­nes que no ac­ce­den a es­ta por di­ne­ro. Has­ta el mo­men­to he­mos be­ca­do a cin­co es­tu­dian­tes que ya es­tán por gra­duar­se”, con­tó es­te em­pre­sa­rio.

BKT tam­bién se en­car­ga de brin­dar­le a los jó­ve­nes se­lec­cio­na­dos la opor­tu­ni­dad pa­ra que se vin­cu­len con el sec­tor la­bo­ral mien­tras es­tu­dian. “Cin­co per­so­nas con­for­ma­mos la jun­ta di­rec­ti­va de la fun­da­ción. To­dos nos mo­ve­mos en dis­tin­tos sec­to­res la­bo­ra­les por lo que tra­ta­mos de ubi­car a los es­tu­dian­tes en el mer­ca­do pa­ra que ten­gan una ex­pe­rien­cia la­bo­ral”, agre­gó Fuen­ma­yor.

En cuan­to a la elec­ción de los be­ne­fi­cia­rios, Jo­sé Fe­li­pe co­men­tó que su equi­po eva­lúa a los in­tere­sa­dos a tra­vés de sus ser­vi­cios pú­bli­cos, pa­ra ga­ran­ti- zar el es­tra­to en el que es­tán; sus no­tas es­co­la­res y pun­ta­jes del ICFES.

“Lue­go de se­lec­cio­nar a los fi­na­lis­tas se ha­ce una en­tre­vis­ta per­so­nal y una vi­si­ta do­mi­ci­lia­ria pa­ra co­no­cer a la fa­mi­lia del jo­ven. De­pen­dien­do de los re­cur­sos que ten­ga­mos dis­po­ni­ble otor­ga­mos el nú­me­ro de be­cas”, ex­pli­có.

Es­ta fun­da­ción tie­ne con­ve­nios con ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das lo­ca­les co­mo la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta CUC, Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be y

con la Cor­po­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Em­pre­sa­rial de Sa­la­man­ca.

Por otro la­do, Jo­sé Fe­li­pe tam­bién em­pren­de con su es­po­sa, Cris­ti­na Ce­lia, en un ne­go­cio de brow­nies lla­ma­do Cristy’s Brow­nie, que ya cuen­ta con tres se­des en Ba­rran­qui­lla. “Mi me­ta es que to­dos apo­yen a la fun­da­ción, así que con la idea de te­ner apo­yo des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, im­ple­men­ta­mos que, por ejem­plo, ca­da brow­nie que se ven­da sir­va de ayu­da pa­ra be­car a un jo­ven”.

Jo­sé Fe­li­pe se con­si­de­ra un asi­duo lec­tor y un apa­sio­na­do por el cre­ci­mien­to per­so­nal, es por eso que en la ac­tua­li­dad tam­bién se es­tá en­car­gan­do de ca­pa­ci­tar a per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes a tra­vés de la ora­to­ria.

“Ha­ce tres años em­pe­cé a asis­tir a char­las y a leer so­bre es­tas te­má­ti­cas. Aho­ra ten­go la in­ten­ción de brin­dar­le to­do mi co­no­ci­mien­to al mun­do”.

En sus con­fe­ren­cias in­vi­ta a los asis­ten­tes a que si­gan su fi­lo­so­fía de vi­vir so­lo con el 70% de sus in­gre­sos, a que ma­ne­jen su tiem­po, se co­mu­ni­quen y com­por­ten ade­cua­da­men­te con los de­más y desa­rro­llen sus me­tas.

“A uno en el mer­ca­do no le pa­gan por las ho­ras que tra­ba­je sino por el va­lor agre­ga­do que brin­de. El cre­ci­mien­to per­so­nal no es más que me­jo­rar­se uno co­mo per­so­na pa­ra ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en la em­pre­sa en la que se la­bo­ra”, co­men­tó es­te ba­rran­qui­lle­ro que se con­si­de­ra co­mo una per­so­na dis­ci­pli­na­da, ami­ga­ble y ex­tro­ver­ti­da.

En cuan­to a su rol fa­mi­liar, Jo­sé Fe­li­pe tam­bién se preo­cu­pa por com­par­tir mu­chos mo­men­tos con su hi­jo Pe­dro, y su es­po­sa a quie­nes con­si­de­ra co­mo los pi­la­res de su vi­da.

“Soy muy per­sis­ten­te y de­di­ca­do con mis pro­yec­tos. A ve­ces me pa­so un po­co, pe­ro ahí es­tá mi es­po­sa pa­ra ayu­dar­me, por eso pien­so que for­ma­mos un gran equi­po. Con­si­de­ro que ella es más ate­rri­za­da y yo soy más apa­sio­na­do con las ideas y pro­yec­tos”.

Aho­ra al­gu­nos de sus sue­ños son con­ver­tir­se en un ora­dor in­flu­yen­te “pa­ra se­guir sir­vien­do a los de­más” y lo­grar be­car anual­men­te a mu­chos más jó­ve­nes. GC

“Que­re­mos dis­mi­nuir la bre­cha en­tre la edu­ca­ción su­pe­rior y los jó­ve­nes que no pue­den ac­ce­der a es­ta”.

“A uno en el mer­ca­do no le pa­gan por las ho­ras que tra­ba­je sino por el va­lor agre­ga­do que brin­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.