El po­der que nos une

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.ismae­lca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: ismae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

La muer­te de Char­les Az­na­vour me sor­pren­dió es­cri­bien­do es­ta columna. En­se­gui­da re­cor­dé ‘Ve­ne­cia sin ti’, una can­ción que re­tra­ta fiel­men­te su im­pac­to uni­ver­sal. Va­rias ge­ne­ra­cio­nes de la­ti­noa­me­ri­ca­nos dis­fru­ta­mos aque­llos éxi­tos. Apar­te de su ta­len­to co­mo in­tér­pre­te y com­po­si­tor, Az­na­vour triun­fó en nues­tros paí­ses con la de­li­ca­de­za de can­tar­nos en es­pa­ñol, al igual que hi­cie­ron Nat King Co­le, Ab­ba, Laura Pau­si­ni, Ra­fae­la Ca­rrá y mu­chos otros ar­tis­tas. To­dos en­ten­die­ron la fuer­za de nues­tro idio­ma en la ex­pan­sión de sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les.

No hay duda de que el es­pa­ñol, con más de 500 mi­llo­nes de ha­blan­tes, ex­pe­ri­men­ta una po­ten­te ex­pan­sión y es ex­pre­sión inequí­vo­ca de for­ta­le­za cul­tu­ral, don­de quie­ra que se di­ga un “ho­la, qué tal”. Hoy exis­ten pro­gra­mas de ra­dio has­ta en la le­ja­na Aus­tra­lia, pe­rió­di­cos his­pa­nos en Lon­dres o Du­bái y un enor­me mer­ca­do de me­dios en Es­ta­dos Uni­dos. In­clu­so, en Ja­mai­ca bus­can con­sa­grar el es­pa­ñol co­mo se­gun­da len­gua na­cio­nal pa­ra fa­ci­li­tar las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la re­gión. Y en Chi­na, el go­bierno aca­ba de in­cluir­lo en la en­se­ñan­za se­cun­da­ria en­tre las op­cio­nes de len­gua ex­tran­je­ra.

Sin em­bar­go, el es­pa­ñol tam­bién en- fren­ta gra­ves pe­li­gros. En el pro­pio Es­ta­dos Uni­dos, cier­to es­tig­ma se cier­ne so­bre nues­tro idio­ma, a par­tir del as­cen­so al po­der de Do­nald Trump. Una ben­di­ción co­mo el bi­lin­güis­mo po­dría em­pe­zar a ver­se co­mo un pro­ble­ma. Hay po­lí­ti­cos es­pe­cia­li­za­dos en crear pro­ble­mas, cuan­do su­pues­ta­men­te los ele­gi­mos pa­ra re­sol­ver­los. En Es­pa­ña, por ejem­plo, al­gu­nas re­gio­nes in­ten­tan sa­ta­ni­zar el es­pa­ñol a tra­vés de la im­po­si­ción de len­guas lo­ca­les en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo… y has­ta en los hos­pi­ta­les. Es evi­den­te que la so­lu­ción es­tá en la con­vi­ven­cia nor­ma­li­za­da, ¡y en la li­ber­tad de elec­ción!

En al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na exis­ten len­guas au­tóc­to­nas que me­re­cen la pro­tec­ción de los Es­ta­dos, pues cons­ti­tu­yen un po­de­ro­so bien de in­te­rés cul­tu­ral. To­das pue­den coha­bi­tar con el es­pa­ñol pa­ra se­guir for­jan­do ciu­da­da­nos del mun­do. Es evi­den­te que, si se go­bier­na en con­cien­cia, pen­san­do en el fu­tu­ro y en las trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y la­bo­ra­les que vi­vi­mos, no po­de­mos en­ce­rrar­nos en nues­tra ca­ra­co­la. Co­no­cer y ha­blar va­rias len­guas es una for­ta­le­za, y no una de­bi­li­dad.

En es­tos días, mien­tras ce­le­bra­mos el Mes de la He­ren­cia His­pa­na, el es­pa­ñol nos in­di­ca un ca­mino de his­to­ria, cul­tu­ra y tra­di­ción, pe­ro tam­bién de mo­der­ni­dad. Pon­ga­mos en pers­pec­ti­va lo que nos une, que es mu­cho y po­de­ro­so. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.