La vi­sión em­pren­de­do­ra de Li­lia­na Meza

LA BA­RRAN­QUI­LLE­RA CUEN­TA CÓ­MO HA SI­DO SU TRAYECTORIA EN LA IN­DUS­TRIA DE LA BE­LLE­ZA Y LA MO­DA , Y DE QUÉ MA­NE­RA USA EL MA­QUI­LLA­JE PA­RA TRA­BA­JAR EN PRO DE LA AU­TO­ES­TI­MA Y DEL DESA­RRO­LLO DE LA MU­JER.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo y Sha­ron Ka­lil FO­TOS Or­lan­do Amador

Des­de su eta­pa es­co­lar, el em­pren­di­mien­to fue uno de los in­tere­ses de la ba­rran­qui­lle­ra Li­lia­na Meza. “Re­cuer­do que ven­dí de to­do y des­de jo­ven sen­tí pa­sión por el sec­tor de la be­lle­za y de la mo­da. Y es que mis pa­pás crea­ron una em­pre­sa fa­mi­liar de pro­duc­tos de be­lle­za en la co­ci­na de nues­tra ca­sa, en­ton­ces me crié en ese en­torno”, con­tó Meza.

Así pues, Li­lia­na, ha­ce más de 20 años, se unió la in­dus­tria de la be­lle­za y de la mo­da y creó las tien­das de ro­pa im­por­ta­da Zoom Sty­le by Li­lia­na Meza, aho­ra lla­ma­da Li­lia­na Meza. A la vez, es­ta em­pren­de­do­ra tra­ba­ja­ba con sus pa­dres en el la­bo­ra­to­rio de be­lle­za don­de es­tu­vo al fren­te de la ima­gen cor­po­ra­ti­va y de mer­ca­deo.

“Con mis pa­pás desa­rro­lla­mos mar­cas co­mo Ca­ro­li­na Cruz y, a ni­vel na­cio­nal, ca­tá­lo­gos de ven­tas di­rec­tas. Via­ja­ba mu­cho por mi ne­go­cio de las tien­das de ro­pa y apro­ve­cha­ba pa­ra ana­li­zar el mercado y qué opor­tu­ni­da­des ha­bía pa­ra desa­rro­llar pro­duc­tos. De es­ta ma­ne­ra, na­ció, en el 2012, mi tien­da B-mar­ket don­de co­mer­cia­li­za­mos ma­qui­lla­je, en­tre otros pro­duc­tos de be­lle­za”, anotó.

Es­ta em­pre­sa­ria tie­ne la no­ción de que pa­ra em­pe­zar a desa­rro­llar un pro­duc­to se de­be co­no­cer to­do so­bre su fun­cio­na­mien­to, por lo que de­ci­dió es­tu­diar ma­qui­lla­je.

“Ha­ce más de seis años creé un blog de be­lle­za y un ca­nal de You­tu­be. Tam­bién me cer­ti­fi­qué con va­rios pro­fe­sio­na­les en te­mas de ma­qui­lla­je, pues me di cuen­ta de que es­ta es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res”, co­men­tó la tam­bién ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas.

En es­ta eta­pa em­pre­sa­rial de­ci­dió unir­se con la pre­sen­ta­do­ra Ma­bel Car­ta­ge­na, a quien co­no­ce ha­ce casi 20 años. “So­mos muy ami­gas, nos co­no­ce­mos ha­ce mu­cho, en­ton­ces le di­je que hi­cié­ra­mos una lí­nea de la­bia­les con B-mar­ket y fue un éxi­to to­tal. Se fue­ron dan­do las co­sas y em­pe­za­mos a ha­cer la gi­ra Me­jor Jun­tas en la que dic­ta­mos ta­lle­res de au­to­ma­qui­lla­je”.

Es­te nue­vo rol en su vi­da lo de­fi­ne co­mo en­ri­que­ce­dor, pues, se­gún di­jo, en ca­da ta­ller lle­gan mu­je­res abu­sa­das, sin au­to­es­ti­ma o que es­tán pa­san­do por una en­fer­me­dad u otro mo­men­to di­fí­cil, y al fi­nal son em­po­de­ra­das con las téc­ni­cas de ma­qui­lla­je.

“Pa­ra Ma­bel y pa­ra mí es­to es lo que más nos apa­sio­na: ver có­mo buscan un mo­men­to pa­ra de­di­car­se a sí mis­mas, que ten­gan amor pro­pio, que pa­sen un ra­to ché­ve­re y sal­gan di­vi­nas”, con­tó.

En cuan­to a su tra­ba­jo jun­to a Ma­bel, Li­lia­na men­cio­nó que las dos se com­ple­men­tan y se apo­yan en los pro­yec­tos, pues tie­nen pre­sen­te que “a la ci­ma no se lle­ga so­lo”.

Des­de lue­go, es­ta ba­rran­qui­lle­ra reconoce que aun­que en el em­pren­di­mien­to hay mo­men­tos ma­los y bue­nos lo im­por­tan­te es no des­fa­lle­cer. “Cuan­do me pro­pon­go al­go lo ha­go de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, ca­pa­ci­tán­do­me en to­do lo que em­pren­da. Hay ve­ces que las ven­tas no van co­mo un es­pe­ra o re­ci­be crí­ti­cas y uno se des­mo­ti­va pero lo más im­por­tan­te es creer en uno mis­mo y sa­ber que siem­pre ha­brá más co­sas bue­nas que ma­las”, di­jo.

Agre­gó que cuan­do los pro­yec­tos se eje­cu­tan con pa­sión, amor y ho­nes­ti­dad se lo­gran. “Me da mu­cha emo­ción cuan­do lle­go a un lu­gar y veo a al­guien con la ro­pa de mi mar­ca o cuan­do me escriben en las re­des so­cia­les co­sas lin­das”, di­jo.

En cuan­to a la in­dus­tria de la be­lle­za, Li­lia­na ase­gu­ró que en Co­lom­bia hay un boom, por lo que ha “que­ri­do ir más allá de lo su­per­fi­cial” y en­fo­car­se en que las per­so­nas dis­fru­ten de mo­men­tos agra­da­bles de­di­cán­do­se a sí mis­mas.

Ade­más, bus­ca que las mu­je­res en­tien­dan que to­das son de “car­ne y hue­so” y que tie­nen pro­ble­mas y vir­tu­des.

Por otra par­te, Li­lia­na en to­dos sus pro­yec­tos apues­ta por ex­pre­sar su per­so­na­li­dad y esen­cia. “Mi ro­pa y mi mar­ca es muy yo, pues no ha­ría na­da que no me pon­dría. Ha­go pren­das muy fe­me­ni­nas y con cla­se. Mi idea es que las mu­je­res se vean lin­das pero sin ser vul­ga­res. Me en­can­tan los co­lo­res, los es­tam­pa­dos, dar­le vi­da a la ro­pa pa­ra que ins­pi­re fe­li­ci­dad y fres­cu­ra”.

Es­ta mul­ti­fa­cé­ti­ca mu­jer tam­bién se desen­vuel­ve co­mo in­fluen­cia­do­ra a tra­vés de sus re­des so­cia­les, una la­bor en la que se en­fren­ta con el re­to de re­co­men­dar pro­duc­tos sin per­der su cre­di­bi­li­dad.

“No me gus­ta re­co­men­dar na­da que no ha­ya usa­do en mí, por­que de­be­mos ser res­pon­sa­bles de lo que de­ci­mos. Veo que mu­chos in­fluen­cia­do­ras dan con­se­jos sin co­no­cer los te­mas y en eso se de­be ser muy cui­da­do­so”.

En cuan­to a su rol fa­mi­liar, re­sal­tó que tie­ne co­mo prio­ri­dad a sus dos hi­jos y a su es­po­so. “Con mi es­po­so so­mos un equi­po, su apo­yo es fun­da­men­tal. Cuan­do no es­toy él es­tá pen­dien­te de to­do”.

Aho­ra Li­lia­na, quien dis­fru­ta pa­sar tiem­po en su ho­gar, leer y ha­cer ejer­ci­cio, tra­ba­ja en el lan­za­mien­to de su mar­ca de ma­qui­lla­je. GC

“Con mi es­po­so so­mos un equi­po, su apo­yo es fun­da­men­tal. Cuan­do no es­toy él es­tá pen­dien­te de to­do”.

“Ha­go pren­das muy fe­me­ni­nas y con cla­se. Mi idea es que las mu­je­res se vean lin­das, pero sin ser vul­ga­res ”

La em­pre­sa­ria, ha­ce más de 20 años, abrió sus pri­me­ras tien­das de ro­pa que re­ci­bie­ron el nom­bre de Zoom Sty­le by Li­lia­na Meza.

La ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas Li­lia­na Meza po­sa pa­ra la re­vis­ta Gente Ca­ri­be en la co­mo­di­dad de su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.