Candy Ras­mijn Em­pre­sa­ria

Es de Ma­gan­gué, Bo­lí­var, pero con­si­de­ra a Ba­rran­qui­lla co­mo su se­gun­do ho­gar. Des­de 1991 vi­ve en Aru­ba, país don­de fun­dó su em­pre­sa de mar­ke­ting y creó una fun­da­ción en la que em­po­de­ra a mu­je­res.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Suhai­la Al­der

Com­par­tir un ins­tan­te al la­do del ne­ce­si­ta­do y ayu­dar­lo a su­plir al­gu­nas de sus ca­ren­cias es pa­ra la ma­gan­gue­le­ña Candy Ras­mijn una de las la­bo­res más im­por­tan­tes que rea­li­za sin es­pe­rar re­tri­bu­ción a cam­bio.

Pa­ra ella, crear una me­jor sociedad es su com­pro­mi­so dia­rio, pues es la for­ma que tie­ne pa­ra dar­le gra­cias a Dios por ca­da una de las opor­tu­ni­da­des que le ha brin­da­do a lo lar­go de su vi­da. La la­bor ase­gu­ra rea­li­zar­la en Aru­ba, a tra­vés de pro­yec­tos que lidera des­de su com­pa­ñía Con­nect y su fun­da­ción Wo­mens Em­po­wer Net­work.

So­bre Con­nect di­ce que es una em­pre­sa de­di­ca­da a brin­dar ser­vi­cio in­ter­na­cio­nal de es­tra­te­gias de Bran­ding di­rec­cio­na­das a di­fe­ren­tes compañías, des­de la mar­ca cor­po­ra­ti­va, per­so­nal y de des­tino o país. Tam­bién se en­car­ga de dar en­tre­na­mien­tos y con­fe­ren­cias de mar­ca per­so­nal e ima­gen cor­po­ra­ti­va a or­ga­ni­za­cio­nes y clien­tes in­di­vi­dua­les. En cuan­to a Wo­mens Em­po­wer Net­work, se­ña­la que su la­bor es­tá con­cen­tra­da en em­po­de­rar a la mu­jer des­de la par­te per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

“Es­to lo ha­ce­mos a tra­vés de di­fe­ren­tes en­cuen­tros, con­fe­ren­cias y ac­ti­vi­da­des. Ofre­ce­mos material de­pen­dien­do de la ne­ce­si­dad y del ni­vel aca­dé­mi­co de ca­da par­ti­ci­pan­te. Ade­más, tra­ba­ja­mos con di­fe­ren­tes fundaciones brin­dan­do apo­yo en pro­yec­tos de mu­je­res; lu­cha­mos por la igual­dad de gé­ne­ro, y tra­ba­ja­mos pa­ra con­tra­rres­tar el abu­so se­xual y ver­bal en la mu­jer”.

La mu­jer, pa­ra ella, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en to­das las áreas de la sociedad. De he­cho, re­sal­ta que con­tar con una vi­ce­pre­si­den­te mu­jer en Co­lom­bia le abre un es­pa­cio a nues­tro gé­ne­ro, que por años ha si­do víc­ti­ma del ma­chis­mo. Hoy ve con bue­nos ojos es­ta opor­tu­ni­dad, pues cree que no es­ta­mos le­jos de que en cual­quier mo­men­to las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de es­ta na­ción sean pa­ra una mu­jer, así co­mo ha su­ce­di­do en otros lu­ga­res.

Ras­mijn, quien ha­bla es­pa­ñol, pa­pia­men­to, in­glés y ho­lan­dés, y cuen­ta con 17 años de ex­pe­rien­cia en mar­ca

cor­po­ra­ti­va, mer­ca­deo y relaciones pú­bli­cas, lle­gó a Aru­ba en 1991 pa­ra que­dar­se y con­so­li­dar su par­te pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Cre­ció al la­do de una ma­dre soltera y de su abue­la, a quie­nes siem­pre vio co­mo mu­je­res lu­cha­do­ras.

“Hoy soy lo que soy gra­cias al sa­cri­fi­cio que hi­cie­ron mi ma­dre y mi abue­la. Ade­más, en el ca­mino fui en­con­tran­do a mu­chas per­so­nas que ter­mi­na­ron sien­do mis men­to­res, de mo­do que creo en la im­por­tan­cia del altruismo y tra­to de po­ner­lo en prác­ti­ca”, ex­pre­sa Candy, que di­ce no te­mer­le a la com­pe­ten­cia, pues le pa­re­ce que es ne­ce­sa­ria pa­ra sa­lir­se de su zo­na de con­fort y asu­mir nue­vos re­tos.

Ade­más de ser em­pren­de­do­ra, mamá y es­po­sa, ha re­ci­bi­do nom­bra­mien­tos co­mo em­ba­ja­do­ra de Car­men Stef­fens (mar­ca de cal­za­do, ac­ce­so­rios y ma­rro­qui­ne­ría bra­si­le­ña), em­ba­ja­do­ra del Aru­ba Fas­hion Week y em­ba­ja­do­ra de la mu­jer ma­gan­gue­le­ña, es­te úl­ti­mo asig­na­do por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Ma­gan­gué, Bo­lí­var, gra­cias a que hoy se des­ta­ca en el ex­te­rior.

Su tra­ba­jo per­so­nal y en los ne­go­cios la lle­vó a ser re­co­no­ci­da co­mo la ima­gen de la is­la que re­pre­sen­ta a la mu­jer la­ti­na. Adi­cio­nal a lo an­te­rior, tam­bién la hi­zo me­re­ce­do­ra del tí­tu­lo de miem­bro de por vi­da de la Aso­cia­ción Mun­dial de Mu­je­res de Ne­go­cios.

Su sue­ño es de­jar su mar­ca per­so­nal en el co­ra­zón de los clien­tes y de las per­so- nas que for­man par­te de su en­torno. Por otro la­do, sus­ten­ta que va­le la pe­na apos­tar­le a los cam­bios, so­bre to­do cuan­do es­tán afian­za­dos en las ideas de em­pe­zar a res­pe­tar los de­re­chos de los de­más, a acep­tar que to­dos so­mos dis­tin­tos y a re­cu­pe­rar los valores in­cul­ca­dos en el seno del ho­gar.

Ase­gu­ra amar a Ba­rran­qui­lla y ver­la co­mo su se­gun­da ca­sa, ade­más de con­si­de­rar­la co­mo una ciu­dad que le apun­ta al desa­rro­llo y co­mo una de las pla­ta­for­mas atrac­ti­vas pa­ra em­pren­der gran­des ne­go­cios.

Es­ti­ma que en el pre­sen­te el mun­do del mar­ke­ting se mueve de for­ma di­gi­tal. Aña­de que “las compañías per­si­guen el ob­je­ti­vo de ha­cer cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias pa­ra ge­ne­rar ven­tas y en reali­dad la cla­ve pa­ra que fun­cio­nen es­tá en desa­rro­llar una bue­na es­tra­te­gia de bran­ding. (...) En una em­pre­sa lo pri­me­ro que hay que crear es la mar­ca y lue­go el mar­ke­ting nos brin­da la for­ma de ven­der­la. Un pun­to im­por­tan­te es en­tre­nar a los em­plea­dos pa­ra que se­pan la im­por­tan­cia de la mar­ca per­so­nal y cor­po­ra­ti­va”.

Pun­tua­li­za en que va en con­tra de las cam­pa­ñas que en­ga­ñan al con­su­mi­dor, por­que al fi­nal afec­tan la ima­gen de la com­pa­ñía, pues de­bi­do a la era di­gi­tal, el con­su­mi­dor de hoy pue­de dar su opinión al res­pec­to y afectar la cre­di­bi­li­dad de la mar­ca. GC

“La mu­jer jue­ga un pa­pel vi­tal en la sociedad. Hoy día ve­mos a mu­chas asu­mien­do gran­des car­gos”. “Lo pri­me­ro que de­be ha­cer una em­pre­sa es crear la mar­ca y lue­go re­cu­rrir al ‘mar­ke­ting’ ”.

Sen­tir pa­sión por la mo­da le ha da­do a Candy Ras­mijn la opor­tu­ni­dad de ser em­ba­ja­do­ra de una mar­ca de cal­za­do y del Aru­ba Fas­hión Week.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.