Hay que agra­de­cer

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Nos acos­tum­bra­mos a to­do. A lo que nos gus­ta y aún a lo que no nos gus­ta. Ter­mi­na­mos acep­tan­do lo que pa­ra no­so­tros fue lo más in­có­mo­do que pu­di­mos te­ner. Ese es un gran me­ca­nis­mo de de­fen­sa cuan­do es­ta­mos an­te ad­ver­si­da­des y si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas, pero po­de­mos co­rrer el ries­go de de­jar que es­ta se con­vier­ta en una ma­ne­ra de ha­cer­nos in­di­fe­ren­tes an­te to­das las gran­des ex­pe­rien­cias que a dia­rio te­ne­mos. Hoy quie­ro in­vi­tar­te a vol­ver a to­mar con­cien­cia de to­das esas si­tua­cio­nes agra­da­bles y sa­tis­fac­to­rias que vi­ves a dia­rio, y a las que es­tás acos­tum­bra­do sin va­lo­rar­las. Por ejem­plo, la ru­ti­na ha­ce que no va­lo­re­mos a las per­so­nas que es­tán a nues­tro la­do, a los que nos aman y nos ayu­dan con sus vir­tu­des lle­nán­do­nos de ac­cio­nes que nos ha­cen cre­cer; es­tán tan pre­sen­tes en nues­tras vi­das que nos ol­vi­da­mos de com­pren­der to­do el apor­te que nos ha­cen y no les agra­de­ce­mos a ellas ni a la vi­da su pre­sen­cia en no­so­tros. Esas per­so­nas me­re­cen que le va­lo­re­mos y le ha­ga­mos sen­tir lo im­por­tan­te que son pa­ra no­so­tros, y a la vez, en­ten­der tam­bién que so­mos va­lo­ra­dos y ama­dos por ellos, y se­gu­ro eso nos ha­ce cre­cer en nues­tra au­to­es­ti­ma y nos ayu­da a te­ner la me­jor ac­ti­tud pa­ra en­fren­tar la vi­da.

Por otro la­do, hay “co­sas” que te­ne­mos y nos ha­cen agra­da­ble la vi­da, co­sas que mu­chas ve­ces no so­mos ca­pa­ces de va­lo­rar y que al no ha­cer­lo, ter­mi­na­mos cre­yen­do que to­do en nues­tra vi­da es ma­lo. Se­gu­ro tie­nes mu­chas más co­sas que te ayu­dan en la vi­da que aque­llas que te ha­cen in­fe­liz, es un buen mo­men­to pa­ra te­ner­las pre­sen­te y de­jar que ellas te em­pu­jen a sen­tir­te ca­da vez me­jor. Lo mis­mo po­dría­mos pen­sar de las ex­pe­rien­cias que a dia­rio te­ne­mos, mu­chas son real­men­te gra­ti­fi­can­tes y la ve­lo­ci­dad de la vi­da no nos per­mi­te go­zar­las a ple­ni­tud y sen­tir co­mo nos ca­ta­pul­tan a te­ner me­jo­res ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas. Con­si­de­ro que se ne­ce­si­ta vi­vir la vi­da con ma­yor aten­ción, sa­bien­do ha­cer pau­sas y tra­tan­do de no per­der el sen­ti­do de ca­da una de las si­tua­cio­nes que vi­vi­mos. Se tra­ta de vi­vir a pro­fun­di­dad y ser ca­pa­ces de no caer en esas di­ná­mi­cas su­per­fi­cia­les que nos lle­van a abu­rrir­nos y creer que la vi­da mis­ma no tie­ne sen­ti­do.

Una bue­na ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual nos co­nec­ta con la vi­da, no nos aís­la de ella. El tras­cen­der del Es­pí­ri­tu só­lo tie­ne sen­ti­do si nos de­vuel­ve a la ma­ra­ña his­tó­ri­ca de las relaciones dia­rias, con fuer­za, sig­ni­fi­ca­do, sen­ti­da y con la ca­pa­ci­dad de po­der ex­pli­car­las. Por eso con­si­de­ro que una de las prác­ti­cas es­pi­ri­tua­les más sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra la vi­da dia­ria es apren­der a agra­de­cer. Quien sa­be agra­de­cer to­do lo que tie­ne y vi­ve es ca­paz de des­cu­brir el va­lor de ca­da per­so­na y de ca­da si­tua­ción. A la vez, te­ne­mos tam­bién que en­ten­der las lec­cio­nes que las di­fi­cul­ta­des nos de­jan. Ha­cer una pau­sa, ce­rrar los ojos y agra­de­cer lo que te­ne­mos y so­mos nos ayu­da a es­tar me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra rea­li­zar nues­tro pro­yec­to de vi­da. Quien quie­re agra­de­cer es­tá dis­pues­to a en­con­trar to­do lo po­si­ti­vo que hay en su vi­da y a dis­fru­tar­lo de la me­jor ma­ne­ra. Se­gu­ro mu­chos cree­rán que lo me­jor de la ora­ción es pe­dir, pero ten­go la cer­te­za que no hay na­da me­jor que dar gra­cias por to­do lo que so­mos, ha­ce­mos y te­ne­mos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.