¿Cuál es la pre­gun­ta?

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal

Ha­ce po­co es­cu­cha­ba a un gru­po de per­so­nas dis­cu­tien­do qué tan fe­li­ces eran unos y otros. Se pre­gun­ta­ban si eran o no fe­li­ces. Ana­li­zan­do un po­co es­ta pre­gun­ta, me que­dé con cier­ta du­da pro­fun­da y cier­ta in­tri­ga. ¿Es aca­so esa la pre­gun­ta? Creo que no, la fe­li­ci­dad no es un es­ta­do elec­ti­vo o su­ge­ri­do pa­ra el ser humano, la fe­li­ci­dad es un pro­ce­so adap­ta­ti­vo del ser humano, así co­mo es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer la di­ges­tión, nues­tro ce­re­bro es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra pro­du­cir oxi­to­ci­na, que es la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad, y por lo tan­to es­ta­mos di­se­ña­dos adap­ta­ti­va­men­te pa­ra pro­du­cir­la en es­ta­dos de fe­li­ci­dad.

En­ton­ces apa­re­ce la si­guien­te pre­gun­ta: ¿qué es fe­li­ci­dad?, des­de mi ori­lla, que es la neu­ro­cien­cia y la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, la fe­li­ci­dad es un es­ta­do de bie­nes­tar y de po­si­bi­li­dad adap­ta­ti­va, en el cual se po­ten­cia­li­za la co­nec­ti­vi­dad efec­ti­va de las neu­ro­nas.

Es­to sig­ni­fi­ca que es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra ser fe­li­ces y que es pre­ci­sa­men­te en es­te es­ta­do en el que nos tor­na­mos más pro­duc­ti­vos, go­za­mos de me­jor sa­lud y te­ne­mos ma­yor cla­ri­dad de pen­sa­mien­to.

La pre­gun­ta no es si so­mos o no fe­li­ces, la pre­gun­ta es: ¿qué de­be­mos o qué po­de­mos ha­cer pa­ra ser fe­li­ces?

An­te to­do, com­pren­der y acep­tar que la fe­li­ci­dad no es un mo­men­to de ab­so­lu­ta ale­gría, la fe­li­ci­dad des­de la cien­cia es un es­ta­do co­mo la vi­gi­lia, co­mo el sue­ño y co­mo la di­ges­tión, pro­ce­sos bio­ló­gi­cos que son ne­ce­sa­rios pa­ra el buen vi­vir. Ne­ce­sa­rios pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar de los se­res hu­ma­nos, y ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie.

Así co­mo no po­de­mos vi­vir sin el sue­ño re­pa­ra­dor o sin to­mar agua, no po­de­mos vi­vir sin fe­li­ci­dad. Si es­ta­mos en el es­ta­do con­tra­rio, que es la des­di­cha, la tris­te­za pro­fun­da y el es­trés, pro­du­ci­re­mos cor­ti­sol que es la hor­mo­na de la in­fla­ma­ción ce­lu­lar, por en­de, la en­fer­me­dad.

¿ Có­mo po­de­mos ser más fe­li­ces? Pro­du­cien­do oxi­to­ci­na. ¿Có­mo? En­fo­can­do nues­tra aten­ción en las co­sas que sí te­ne­mos en nues­tras vi­das, mi­ran­do y agra­de­cien­do por aque­llos que nos acom­pa­ñan, re­co­no­cien­do nues­tras pro­pias im­per­fec­cio­nes co­mo par­te de nues­tra exis­ten­cia y de nues­tros ca­mi­nos, com­pro­me­tién­do­nos en ac­cio­nes pro so­cia­les y ha­cien­do ac­tos de ge­ne­ro­si­dad.

La fe­li­ci­dad me­re­ce ser res­pe­ta­da co­mo una ne­ce­si­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra la sa­na su­per­vi­ven­cia del ser humano y pa­ra la con­ti­nui­dad de la es­pe­cie. No es ca­sua­li­dad que el na­ci­mien­to de un ser ini­cia con una des­car­ga fuer­te de oxi­to­ci­na. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.