Ol­ga Be­rrio Ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca

La ba­rran­qui­lle­ra cuen­ta có­mo gran par­te de su vi­da se ha de­di­ca­do a ser­vir a Co­lom­bia y a Es­ta­dos Uni­dos. Fue con­de­co­ra­da co­mo Mu­jer Po­de­ro­sa de Amé­ri­ca gra­cias a su la­bor.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: @sha­rond­ka­lil FO­TOS Cor­te­sía

Ha­ce 49 años, Ol­ga Be­rrio Or­dó­ñez, jun­to con su es­po­so, En­ri­que Be­rrio Oje­da, to­mó la de­ci­sión de ex­plo­rar más allá de sus raí­ces en un país del que siem­pre es­cu­chó en su ni­ñez: Es­ta­dos Uni­dos.

“En Ba­rran­qui­lla, mi tie­rra na­tal, me de­di­ca­ba a mi ho­gar y a aten­der a mis tres hi­jos. Mi es­po­so era el que tra­ba­ja­ba co­mo ven­de­dor, co­mo se acos­tum­bra­ba en aque­lla épo­ca en la que la mu­jer de­pen­día del hom­bre, así que nun­ca tra­ba­jé”, con­tó Ol­ga, quien con cu­rio­si­dad e ilu­sión em­pren­dió su ca­mino con su fa­mi­lia.

El sue­ño ame­ri­cano sur­gió en la vi­da de Ol­ga al es­cu­char de su pa­dre his­to­rias so­bre es­te país, que él a su vez co­no­cía de bo­ca de tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes se hos­pe­da­ban en el Ho­tel El Pra­do, don­de tra­ba­ja­ba co­mo bar­man.

“Por la ma­ne­ra en la que mi pa­dre con­ta­ba esas his­to­rias y des­cri­bía la cul­tu­ra y per­so­na­li­dad de los ame­ri­ca­nos, pa­re­cía que, en ese en­ton­ces, ya hu­bie­ra co- no­ci­do el país. Es­cu­char esos co­men­ta­rios hi­zo que sin­tie­ra cu­rio­si­dad y amor por Es­ta­dos Uni­dos, tan­to así, que se con­vir­tió en un sue­ño que lo­gre ha­cer reali­dad”, di­jo.

Gra­cias al apo­yo de un ami­go de la fa­mi­lia, Ol­ga via­jó a New Jer­sey con re­si­den­cia ame­ri­ca­na. Se­gún con­tó, cuan­do lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos se de­cep­cio­nó al dar­se cuen­ta que no era co­mo lo ima­gi­na­ba: si­mi­lar a Co­lom­bia. “Fue to­do muy dis­tin­to, vi los edi­fi­cios os­cu­ros y sen­tí mu­cho frío. Era muy di­fe­ren­te a lo que pen­sé, así que con ma­le­ta en mano di­je ‘ma­ña­na a qué ho­ra sa­le el vue­lo de re­gre­so’ ”, di­jo en­tre ri­sas.

Co­mo res­pues­ta re­ci­bió co­men­ta­rios mo­ti­va­do­res so­bre lo que po­dría des­cu­brir con el pa­sar del tiem­po. Así pues, es­ta ba­rran­qui­lle­ra se adap­tó y se en­fren­tó al pri­mer tra­ba­jo de su vi­da: ser cos­tu­re­ra en una com­pa­ñía.

“Era una épo­ca en la que ha­bía mu­cho tra­ba­jo en­ton­ces po­día sa­lir de uno y en­trar a otro en­se­gui­da, es de­cir, me des­em­pa­ña­ba en va­rios lu­ga­res. En los pri­me­ros años fui em­pa­ca­do­ra de me­di­ci­nas en un la­bo­ra­to­rio”.

Lue­go de un tiem­po, en 1971, se ra­di­có en Mia­mi y la­bo­ró co­mo em­plea­da de aseo de avio­nes en Ae­ro­cón­dor, lo­gran­do gra­cias a su desem­pe­ño, su es­tan­cia en es­ta com­pa­ñía has­ta que ce­rró.

Mien­tras tan­to, su es­po­so tra­ba­jó co­mo con­duc­tor en va­rias em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses has­ta fun­dar su pro­pia com­pa­ñía de ca­mio­nes. “En­ri­que y yo so­mos per­so­nas muy tra­ba­ja­do­ras que no he­mos te­ni­do lí­mi­te de des­can­so”, agre­gó es­ta mu­jer que con el pa­sar de los años se dio cuen­ta que su gran pa­sión era la po­lí­ti­ca.

De es­ta ma­ne­ra, em­pe­zó a ha­cer ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co, in­fluen­cia­da por su in­te­rés de ayu­dar a otros. “Le ha­blo a los vo­tan­tes, pon­go car­te­les, vi­si­to casas y

es­toy con ellos en las reunio­nes. Por mi amor pa­trió­ti­co me de­di­qué de lleno a la po­lí­ti­ca pa­ra pen­sar en el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos y de Co­lom­bia”.

Ese amor pa­trió­ti­co de Ol­ga Be­rrio hi­zo que es­tu­vie­ra ac­ti­va en las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les del ac­tual go­bierno de Co­lom­bia y de Es­ta­dos Uni­dos. “De­bi­do a mi la­bor es­tu­ve en la to­ma de po­se­sión de Do­nald Trump y de Iván Du­que, en la ce­le­bra­ción del pri­mer año de man­da­to de Trump y de­más ce­re­mo­nias ofi­cia­les”.

Gra­cias a su tra­ba­jo, Ol­ga Be­rrio fue con­de­co­ra­da co­mo Mu­jer Po­de­ro­sa de Amé­ri­ca el pa­sa­do sá­ba­do por los pre­mios Ecua­dor Mi­tad del Mun­do en el Ma­nuel Ar­ti­me Thea­ter, ubi­ca­do en Mia­mi. “Me ale­gré mu­chí­si­mo cuan­do me lla­ma­ron pa­ra avi­sar­me de es­te re­co­no­ci­mien­to. De in­me­dia­to pen­sé en mis hi­jos, en Co­lom­bia y Ba­rran­qui­lla por­que con es­te ti­po de re­co­no­ci­mien­tos de­mos­tra­mos que no­so­tros tam­bién po­de­mos ha­cer pa­tria por fue­ra y que so­mos per­so­nas de­cen­tes que res­pe­ta­mos las le­yes”, di­jo.

El men­cio­na­do galardón fue otor­ga­do a Ol­ga por ayu­dar a la co­mu­ni­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na en el con­da­do de Mia­mi- Da­de a tra­vés de su ac­ti­vis­mo. “Co­lom­bia es mi ma­dre, la tie­rra que me vio na­cer. Yo la amo con mi vi­da. Ba­rran­qui­lla es mi te­rru­ño y Es­ta­dos Uni­dos es mi ma­dras­tra bue­na. Si me po­nen las ban­de­ras de es­tos paí­ses las vuel­vo una por­que los amo con in­ten­si­dad”, di­jo

Por otra par­te, Ol­ga, quien se con­si­de­ra una mu­jer au­tén­ti­ca y ser­vi­cial, pro­cu­ra re­en­con­trar­se con sus raí­ces cos­te­ñas dos ve­ces al año. “A mis sie­te hi­jos, a mis nie­tos y bis­nie­tos les he en­se­ña­do esa cul­tu­ra así que, por ejem­plo, en un par­ti­do de Co­lom­bia to­dos se emo­cio­nan por­que se sien­ten ba­rran­qui­lle­ros”.

Apar­te de ese amor pa­trió­ti­co, otro le­ga­do que quie­re de­jar a su fa­mi­lia es la po­lí­ti­ca, que se­gún con­tó va por buen ca­mino pues to­dos han par­ti­ci­pa­do en cam­pa­ñas y siem­pre han ejer­ci­do su de­re­cho al vo­to.

“Soy una mu­jer fuer­te que tie­ne mu­cho que dar a Es­ta­dos Uni­dos y a Co­lom­bia, voy a se­guir ac­ti­va pa­ra el bie­nes­tar de to­do”, con­clu­yó. GC

“Si me po­nen las ban­de­ras de Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos las vuel­vo una so­la”.

“En­ri­que y yo so­mos per­so­nas muy tra­ba­ja­do­ras que no he­mos te­ni­do lí­mi­te de des­can­so”. UN PENSAMIENTO SO­BRE SU ES­PO­SO

Ol­ga Be­rrio es­tá ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos des­de 1969.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.