La fuen­te de la crea­ti­vi­dad

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Des­de el pri­mer mo­men­to en que to­ma­mos alien­to, vi­vi­mos ba­jo un pro­ce­so de do­mes­ti­ca­ción que nos va mol­dean­do du­ran­te la in­fan­cia. Si no so­mos cons­cien­tes de lo que su­ce­de, po­de­mos per­ma­ne­cer ador­me­ci­dos el res­to de nues­tra vi­da.

Du­ran­te es­ta fa­se de ad­qui­si­ción de creen­cias y ac­ti­tu­des, per­de­mos no so­lo la can­di­dez y fres­cu­ra que ca­rac­te­ri­za a los in­fan­tes, sino tam­bién nues­tro di­na­mis­mo. Esas ines­pe­ra­das ocu­rren­cias, que son el des­te­llo inigua­la­ble de la crea­ti­vi­dad in­na­ta, se van mar­chi­tan­do. De­ja­mos de so­ñar que al­gún día cre­ce­re­mos, pa­ra fi­nal­men­te con­ver­tir­nos en el adul­to que nun­ca pen­sa­mos ser.

Y yo pre­gun­to: ¿ dón­de de­ja­mos al ni­ño o ni­ña que so­ña­ba en gran­de? ¿ Por qué nos em­pe­ña­mos en de­jar­lo en­ce­rra­do en el baúl de los re­cuer­dos, cuan­do nun­ca se fue de nues­tro la­do?

El pe­que­ñi­to que ha­bi­ta en no­so­tros, co­mo cual­quier in­fan­te, es­tá ca­pa­ci­ta­do con gran­des ap­ti­tu­des. Una prue­ba irre­fu­ta­ble de que la do­mes­ti­ca­ción ha sur­ti­do su efec­to es que pro­ba­ble­men­te nos re­pro­che­mos: “no soy crea­ti­vo (a)”. Pe­ro, en reali­dad, to­dos los se­res humanos na­ci­mos pa­ra ser­lo, so­lo que la do­mes­ti­ca­ción ha blo­quea­do la crea­ti­vi­dad.

¿Has vis­to lo in­ge­nio­sos que pue­den lle­gar a ser los ni­ños? Tie­nen una ca­pa­ci­dad in­fi­ni­ta pa­ra in­ven­tar­se su pro­pio mun­do de fan­ta­sía, por lo que ter­mi­nan ha­cien­do las más te­rri­bles y gra­cio­sas tra­ve­su­ras.

To­dos he­mos si­do así, so­lo que, de adul­tos, mu­chos han com­pra­do la ab­sur­da idea de que no tie­nen el in­ge­nio su­fi­cien­te y han pre­fe­ri­do man­te­ner­se a sal­vo en su zo­na de con­fort, an­tes que ex­pe­ri­men­tar y crear co­sas nue­vas.

De­be­ría­mos atre­ver­nos y no pa­sar­lo por al­to. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Bath, que con­tó con 798 par­ti­ci­pan­tes, de­mos­tró que, aun­que to­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ser crea­ti­vos, las per­so­nas que son más abier­tas a po­ner­lo en prác­ti­ca son más per­mi­si­vas con los cam­bios, y más pro­pen­sas a re­tar­se a sí mis­mas.

Te­ner una ac­ti­tud mu­cho más cons­cien­te de nues­tro po­ten­cial crea­ti­vo nos pue­de ser de gran va­lor, no so­la­men­te pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos per­so­na­les, sino pa­ra cual­quier re­to que se nos cru­ce por el ca­mino. Ade­más, nos da­rá ma­yor dis­po­si­ción a ac­ce­der a los cam­bios y a de­mos­trar­nos de qué es­ta­mos he­chos.

Re­cien­te­men­te, Dun­can Ward­le, ex vi­ce­pre­si­den­te de In­no­va­ción y Crea­ti­vi­dad de The Walt Dis­ney Com­pany, di­jo en una en­tre­vis­ta: “Los ro­bots se­gu­ra­men­te me­jo­ra­rán nues­tras ha­bi­li­da­des y nues­tros sen­ti­dos, pe­ro no pue­den sen­tir nues­tras emo­cio­nes, ni igua­lar la crea­ti­vi­dad que ge­ne­ran esas emo­cio­nes”.

¡Cuán­ta ra­zón! Es evi­den­te que, pa­ra sa­lir ade­lan­te en el mun­do ac­tual, no bas­ta con apren­der ro­bó­ti­ca y otras es­pe­cia­li­da­des tec­no­ló­gi­cas, sino tam­bién es im­pres­cin­di­ble des­per­tar nues­tra con­cien­cia y desatar los nu­dos que atan a nues­tro ni­ño in­te­rior. ¡De­jé­mos­lo sa­lir y ve­re­mos có­mo la ima­gi­na­ción triun­fa! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.