Sa­ber vi­vir

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Ave­ces cree­mos que la in­te­li­gen­cia tie­ne úni­ca­men­te que ver con la in­for­ma­ción que te­ne­mos en la ca­be­za o las co­sas que so­mos ca­pa­ces de re­cor­dar; o con las ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas que po­de­mos re­sol­ver; o con la ra­pi­dez que te­ne­mos pa­ra cons­truir un ar­gu­men­to. To­das esas son mues­tras de unos ti­pos de in­te­li­gen­cias es­pe­cí­fi­cas. Ya nos en­se­ña­ron que pue­de ha­ber, co­mo mí­ni­mo, sie­te ti­pos de in­te­li­gen­cias hu­ma­nas, que van des­de el ar­te has­ta las ma­te­má­ti­cas, des­de la ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar has­ta la de co­mu­ni­car­nos bien con los de­más. Sin em­bar­go yo qui­sie­ra re­fe­rir­me hoy a la in­te­li­gen­cia, que creo, es la más im­por­tan­te de to­das, a la que los an­ti­guos he­breos lla­ma­ban la “hok­ma”, que es la sa­bi­du­ría del vi­vir.

La pre­gun­ta que nos de­be cues­tio­nar hoy es ¿de qué nos va­le que sea­mos ma­te­má­ti­cos bri­llan­tes o pro­mi­nen­tes ar­tis­tas, gran­des ora­do­res y ge­nios de al­gún de­por­te, si nues­tra vi­da en otras di­men­sio­nes es­tá vuel­ta na­da? Si sen­ti­mos que te­ne­mos un caos exis­ten­cial y que no hay triun­fo que val­ga, que en aque­llo que so­mos bue­nos no al­can­za­mos a sen­tir­nos fe­li­ces, en­ton­ces ¿qué sen­ti­do tie­ne po­seer to­do el co­no­ci­mien­to del mun­do? Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que la vi­da no se pue­de vi­vir en una so­la di­men­sión, ni ago­tar­se en una ta­rea.

Hay que apren­der a vi­vir in­te­gra­dos; sa­bien­do que to­do lo que nos pa­sa es im­por­tan­te y me­re­ce nues­tro res­pe­to. En­ten­dien­do, tam­bién, que lo que es­ta­mos vi­vien­do en me­dio de otras cir­cuns­tan­cias me­re­ce nues­tra aten­ción, así que si vi­ves ob­se­sio­na­do con el tra­ba­jo y con triun­far en él, ten cla­ro que tam­bién tie­nes una fa­mi­lia, que tam­bién hay vi­da fue­ra del ám­bi­to la­bo­ral y que por más que ga­nes allá, lo de acá va a pe­sar­te si no lo cui­das y lo atien­des, si no le das va­lor y lo tra­tas con em­pe­ño. Apren­der a vi­vir es ne­ce­sa­rio. Ser ca­pa­ces de dar­le a to­das las di­men­sio­nes de nues­tra vi­da la im­por­tan­cia que real­men­te me­re­cen, to­mar con­cien­cia de que ne­ce­si­ta­mos equi­li­brar la exis­ten­cia, que ne­ce­si­ta­mos dar­le a lo que so­mos el va­lor com­ple­to que tie­ne, no úni­ca­men­te a aque­llo que bri­lla, por­que lo que bri­lla sin lo que lo so­por­ta ter­mi­na des­trui­do y sin va­lor, eso es apren­der a vi­vir.

Es una reali­dad que mu­chas de las per­so­nas que triun­fan en me­dios em­pre­sa­ria­les o aca­dé­mi­cos, son pro­pen­sos a des­cui­dar el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des so­cia­les, por­que en­fo­can su ho­ri­zon­te ha­cia una di­men­sión es­pe­cí­fi­ca que les ha­ce per­der el fo­co de las cir­cuns­tan­cias que los ro­dean. Si­go pen­san­do en si se pue­de ser fe­liz li­mi­tan­do la vi­da a una di­men­sión, si tie­ne al­gún sen­ti­do vi­vir po­nien­do la aten­ción en in­te­li­gen­cias cog­ni­ti­vas que en ex­ce­so y con un mal ma­ne­jo, nos aca­ban con­vir­tien­do en ro­bots, al ser­vi­cio del sa­ber por sa­ber, sin dar­le im­por­tan­cia al con­tac­to fí­si­co con las per­so­nas que ama­mos y que nos aman. Por es­to es ne­ce­sa­rio que bus­que­mos una for­ma­ción in­te­gral, en la que nos pre­pa­re­mos no so­lo pa­ra dar ra­zón de cues­tio­nes téc­ni­cas, sino tam­bién de una cues­tión fun­da­men­tal, de un sa­ber esen­cial, del sa­ber vi­vir. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.