Ma­bel Mo­reno y su men­sa­je de em­po­de­ra­mien­to en la ac­tua­ción

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Ga­briel Már­quez Ar­chan­gel @ar­chan­gelp­ho­tos­tu­dio

LA AC­TRIZ AFIR­MA QUE ME­DIAN­TE SU AR­TE BUS­CA IN­VI­TAR A LAS MU­JE­RES A TO­MAR AC­CIO­NES EN CON­TRA DE LA VIO­LEN­CIA DE GÉ­NE­RO. ADE­MÁS, CON­FIE­SA QUE CON­SI­DE­RA A BA­RRAN­QUI­LLA CO­MO LA CIU­DAD DON­DE SE SIEN­TE “CÓ­MO­DA Y PRO­TE­GI­DA”.

Me­dian­te la ac­tua­ción, Ma­bel Mo­reno ase­gu­ra que ha in­ter­pre­ta­do ro­les que buscan re­afir­mar “el va­lor de la mu­jer en sus fa­mi­lias”. Ade­más, com­par­tió de­ta­lles de sus pro­yec­tos ac­tua­les y del ca­ri­ño que le guar­da a Ba­rran­qui­lla, la ciu­dad de su fa­mi­lia ma­ter­na.

Con­tar his­to­rias ha si­do du­ran­te años una de las pa­sio­nes de Ma­bel Mo­reno. Ya sea fren­te a una cá­ma­ra de vi­deo o en una obra de tea­tro, es­ta ac­triz afir­ma que siem­pre es­tá dis­pues­ta a rein­ven­tar­se en nue­vos ro­les y fa­ce­tas. Na­ció en Bo­go­tá, pe­ro des­de muy pe­que­ña se sien­te co­mo una ba­rran­qui­lle­ra, de he­cho va­rios por­ta­les di­gi­ta­les ase­gu­ran que es oriun­da de es­ta ciu­dad. Su fa­mi­lia ma­ter­na es de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co y, por en­de, la con­si­de­ra una tie­rra que “vi­ve la ale­gría en ca­da rin­cón”.

Lle­va la ac­tua­ción en las ve­nas. Es por ello que des­de muy jo­ven de­ci­dió con­ver­tir es­te gus­to en su pro­yec­to de vi­da. Es­tu­dió en la Uta Ha­gen’s Ac­ting Class en HB Stu­dios (Es­ta­dos Uni­dos) y ha par­ti­ci­pa­do en una se­rie de ta­lle­res y gru­pos tea­tra­les en Co­lom­bia que la han ayu­da­do a for­mar­se in­te­gral­men­te. Su ta­len­to y ca­ris­ma la han lle­va­do a par­ti­ci­par en pro­duc­cio­nes co­mo La rei­na del flow, Gar­zón y Che­pe For­tu­na. En la ac­tua­li­dad, en­car­na a María del Pi­lar Gar­cés en La ley del co­ra­zón 2, una abo­ga­da de fa­mi­lia que ma­ne­ja, en­tre otras si­tua­cio­nes, los ca­sos de vio­len­cia fa­mi­liar y de gé­ne­ro. Así co­mo en es­te pa­pel, Ma­bel es­tá com­pro­me­ti­da en co­mu­ni­car un men­sa­je de res­pe­to y re­cha­zo a cual­quier ti­po de agre­sión me­dian­te la ac­tua­ción. Per­se­ve­ran­te y dis­ci­pli­na­da, así es es­ta ba­rran­qui­lle­ra de co­ra­zón.

¿Re­cuer­da có­mo co­men­zó su P gus­to por la ac­tua­ción? R Des­de pe­que­ña yo siem­pre su­pe que que­ría ac­tuar, siem­pre lo su­pe. Yo creo que el res­pon­sa­ble es mi pa­dre, por­que a él le en­can­ta­ba lle­var­me mu­cho a ci­ne y ese era el en­tre­te­ni­mien­to de no­so­tros. Fue en ese tiem­po en el que me em­pe­cé a enamo­rar de es­te ofi­cio.

¿Cuál es el as­pec­to que más le P sa­tis­fa­ce de su tra­yec­to­ria la­bo­ral? R Sien­to que en to­das las pro­duc­cio­nes en las que he es­ta­do siem­pre he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de en­car­nar per­so­na­jes dis­tin­tos, nun­ca me han

en­ca­si­lla­do y de eso siem­pre me he sen­ti­do muy or­gu­llo­sa y con­ten­ta, por­que no me abu­rro. No me gus­ta­ría ha­cer el mis­mo per­so­na­je mil ve­ces. He po­di­do ser mon­ja, abo­ga­da e in­clu­so des­de la mu­jer más em­po­de­ra­da has­ta la más su­mi­sa.

¿Cuá­les son las pro­duc­cio­nes P que más re­cuer­da con ca­ri­ño? R Yo creo que to­das las pro­duc­cio­nes me han de­ja­do al­go, to­das me han en­se­ña­do lec­cio­nes. Le guardo mu­cho ca­ri­ño a las que han si­do un éxi­to co­mo Su­sa­na y Elvira, La rei­na del flow, La ley del co­ra­zón, Dio­me­des y La ma­dre Lau­ra. No po­dría men­cio­nar so­lo una, por­que ca­da una tie­ne su re­ga­li­to.

¿El tea­tro tam­bién P ha ocu­pa­do un lu­gar im­por­tan­te en su ca­rre­ra? R Cla­ro. Es­tu­ve cin­co años tra­ba­jan­do con La Ga­ta Tea­tro, unas pues­tas en es­ce­na de im­pro­vi­sa­ción tea­tral. Des­pués, es­tu­ve la­bo­ran­do por un tiem­po con el tea­tro La mal­di­ta va­ni­dad. Tam­bién he po­di­do es­cri­bir obras de mi­cro­tea­tro y di­ri­gir­las. Siem­pre he es­ta­do muy ac­ti­va en to­do lo que tie­ne que ver con el ofi­cio.

¿Qué le ha apor­ta­do Ba­rran­quiP lla a su vi­da? R Co­mo mi fa­mi­lia por par­te de ma­má es ba­rran­qui­lle­ra, des­de muy pe­que­ña siem­pre es­tu­ve yen­do y vi­vien­do. Es un lu­gar que es muy co­no­ci­do pa­ra mí, pues to­dos los años voy, por lo me­nos ocho ve­ces. Me en­can­ta de es­ta ciu­dad su cli­ma, su gas­tro­no­mía, su gen­te ale­gre, pues en ca­da rin­cón se vi­ve es­ta ale­gría cons­tan­te. Es un te­rri­to­rio mu­si­cal y co­lo­ri­do. Pa­ra mí Ba­rran­qui­lla es fa­mi­lia, es el lu­gar don­de me sien­to có­mo­da y pro­te­gi­da. No es ca­sua­li­dad que mu­chas per­so­na­li­da­des que na- cie­ron allí es­tén de­jan­do el nom­bre de Co­lom­bia en es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les. Es co­mo un po­wer (po­der) que es inevi­ta­ble y que no se pue­de di­si­mu­lar.

¿Có­mo ha in­clui­do el te­ma de P la vio­len­cia de gé­ne­ro en los ro­les que ha per­so­ni­fi­ca­do? R Ge­ma, de La rei­na del flow, fue sin du­da un ejem­plo de tan­tas mu­je­res que son víc­ti­mas del mal­tra­to, no ne­ce­sa­ria­men­te fí­si­co. Es una mu­jer que tra­ta de em­po­de­rar­se en el ca­mino y cuan­do de­ci­de ha­cer­lo ya es muy tar­de pa­ra ella. Es un te­ma que he­mos vis­to en años, que no es nue­vo y que es muy tris­te que sea al­go cons­tan­te y nor­mal en el país. Creo que his­to­rias co­mo la de Ge­ma son im­por­tan­tes pa­ra in­vi­tar a las mu­je­res a que no se que­den en un lu­gar don­de se sien­ten mal­tra­ta­das. No so­lo es el gol­pe, es la pa­la­bra. Se tra­ta del va­lor que se le da a una mu­jer en su ho­gar y en sus fa­mi­lias. Por otro la­do, es­tá el pa­pel de María del Pi­lar en La ley del co­ra­zón 2 en el que in­vi­ta a las mu­je­res a em­po­de­rar ese va­lor que tie­nen. Son his­to­rias que me­re­cen ser con­ta­das, pa­ra de­cir­les a las víc­ti­mas que no de­be­ría ser nor­mal, no de­be­ría su­ce­der y tam­po­co ser acep­ta­do.

¿Có­mo per­ci­be el panorama P ac­to­ral en nues­tro país? R Con­si­de­ro que si­gue ha­bien­do mu­cho ta­len­to pa­ra la ac­tua­ción en nues­tro país. Mien­tras ha­ya se­res hu­ma­nos, pien­so que siem­pre va a ha­ber ta­len­to. Siem­pre va ha­ber gen­te que quie­ra su­mir es­te ofi­cio con amor y res­pe­to. Yo creo que eso es lo bo­ni­to. Es una la­bor que nun­ca mo­ri­rá. GC

SO­BRE BA­RRAN­QUI­LLA...

“Pa­ra mí es­ta ciu­dad es fa­mi­lia, es el lu­gar don­de me sien­to có­mo­da y pro­te­gi­da”.

VIO­LEN­CIA FA­MI­LIAR...

“Es im­por­tan­te in­vi­tar a las mu­je­res a que no se que­den en un lu­gar don­de se sien­ten mal­tra­ta­das”.

Ma­bel con­si­de­ra que si­gue ha­bien­do “mu­cho ta­len­to pa­ra la ac­tua­ción” en el país.

Ade­más de la ac­tua­ción, Ma­bel ase­gu­ra que dis­fru­ta can­tar, pa­ti­nar e ir a ci­ne en su tiem­po li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.