Est­her Sil­va y Ka­ren Lu­na Abo­ga­das

Las dos ba­rran­qui­lle­ras vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos. Jun­tas tra­ba­jan co­mo abo­ga­das pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de una de las ca­de­nas de res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da con ma­yor nú­me­ro de fran­qui­cias en el mun­do, se­gún For­bes.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Ha­ber es­tu­dia­do De­re­cho no es lo úni­co en lo que coin­ci­den las ba­rran­qui­lle­ras Ka­ren Lu­na y Est­her Sil­va. Las dos tam­bién tra­ba­jan de la mano co­mo abo­ga­das pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Sub­way, la red de fran­qui­cias más gran­de del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes. Mien­tras Ka­ren tie­ne a car­go la di­rec­ción del de­par­ta­men­to le­gal de la ofi­ci­na re­gio­nal de Sub­way La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, Est­her apor­ta a la com­pa­ñía asis­tien­do en la ne­go­cia­ción de con­tra­tos co­mer­cia­les, pro­tec­ción de la mar­ca y di­ver­sas ini­cia­ti­vas co­mer­cia­les y de mer­ca­deo pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

En en­tre­vis­ta, Lu­na agre­ga que den­tro de las áreas en las que se desen­vuel­ve es­tá la de li­ti­gios, un cam­po en el que lle­van a ca­bo la con­tra­ta­ción de abo­ga­dos ex­ter­nos pa­ra ga­ran­ti­zar el re­sul­ta­do en la de­fen­sa de los in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos.

“La ga­ma de pro­ce­sos le­ga­les es di­ver­sa, des­de ar­bi­tra­je y ho­mo­lo­ga­ción de lau­dos ar­bi­tra­les, has­ta ac­cio­nes de uso in­de­bi­do de mar­cas y com­pe­ten­cia des­leal. En nues­tro rol de pro­tec­ción a la mar­ca re­vi­sa­mos las es­tra­te­gias de mer­ca­deo de la re­gión; así co­mo la im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas de lea­sing, de leal­tad y ser­vi­cio a do­mi­ci­lio, en­tre otros. Ma­ne­ja­mos la con­tra­ta­ción de pro­vee­do­res de ali­men­tos, pro­duc­tos, equi­pos y ser­vi­cios pa­ra la re­gión”.

Por su par­te, Sil­va se­ña­la que siem­pre es­tá expuesta a in­nu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des pa­ra fa­ci­li­tar y apo­yar la vi­sión cor­po­ra­ti­va de la com­pa­ñía en di­fe­ren­tes paí­ses con idio­mas y en­tor­nos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les di­ver­sos. Es, co­mo ella lo de­no­mi­na, una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra.

Pe­ro, ¿quié­nes son en esen­cia Ka­ren Lu­na y Est­her Sil­va? La pri­me­ra en men­ción se de­fi­ne co­mo una mu­jer dis­ci­pli­na­da, con al­to ni­vel de em­po­de­ra­mien­to en ca­da uno de los ro­les que desem­pe­ña en su dia­rio vi­vir. Se con­si­de­ra, ade­más, “ami­ga de sus ami­gos” y de­di­ca­da al cui­da­do de sus hi­jos: Ales­san­dro, de sie­te años, y Car­lot­ta, de cua­tro.

Por otro la­do, Sil­va ase­gu­ra que su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es su fe arrai­ga­da en Dios y des­ta­ca que den­tro de sus vir­tu­des es­tá la dis­ci­pli­na, la de­di­ca­ción, la pa­sión por el es­tu­dio, la hu­mil­dad y la dis­po­si­ción de siem­pre apren­der. Ade­más, di­ce que dis­fru­ta su fa­ce­ta co­mo ma­má al la­do tan­to de su hi­jo, Juan Daniel, co­mo jun­to a los dos hi­jos de su es­po­so: Se­bas­tián, de 10 años, y Emily, de 16.

Aho­ra bien, las dos re­si­den en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos, jun­to a sus com­pa­ñe­ros sen­ti­men­ta­les y ase­gu­ran que vi­vir en es­ta sec­ción del mun­do les per­mi­tió com­pro­bar que el sue­ño ame­ri­cano es real en la me­di­da en que las per­so­nas tra­ba­jen con ahín­co y apro­ve­chen ca­da una de las opor­tu­ni­da­des. Co­mo prue­ba de ello hoy go­zan de sus em­pleos.

“Es im­por­tan­te en­ten­der que no to- dos lle­ga­mos a es­te país ba­jo las mis­mas cir­cuns­tan­cias; así que pa­ra mu­chos lo­grar­lo re­quie­re de un es­fuer­zo ma­yor”, ma­ni­fies­ta Lu­na, de 37 años.

Asi­mis­mo, Sil­va, tam­bién de 37, in- di­ca que Es­ta­dos Uni­dos es un país con in­nu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des pa­ra los que se es­fuer­zan y acla­ra que al­can­zar el sue­ño ame­ri­cano lle­ga­rá a te­ner lí­mi­tes siem­pre y cuan­do los tra­ce quien lo an­he­la.

“Ca­da in­mi­gran­te trae su ma­le­ta de sue­ños y cuen­ta su his­to­ria de acuer­do al en­fo­que y de­di­ca­ción que em­plee pa­ra con­se­guir­los. Co­mo en to­dos los paí­ses, se des­ta­ca quien co­rre la mi­lla ex­tra, quien apro­ve­cha las opor­tu­ni­da­des y es­tá dis­pues­to a pa­gar el pre­cio”.

Las dos ex­tra­ñan su tie­rra na­tal, Ba­rran­qui­lla. De es­ta Ka­ren ase­gu­ra año­rar a su fa­mi­lia, el sa­bor de la co­mi­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te el mo­te de que­so he­cho en ca­sa de sus pa­dres, y la ale­gría que no se pue­de to­car pe­ro sí sen­tir en el ba­rran­qui­lle­ro. Y aun­que la se­pa­ran mu­chos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, afir­ma que al año vi­si­ta a ‘Cu­rram­ba la Be­lla’ de dos a tres ve­ces, so­bre to­do por­que le re­sul­ta vi­tal que sus hi­jos apren­dan de su cul­tu­ra y cos­tum­bres, aun­que en oca­sio­nes sea com­pli­ca­do por la jor­na­da es­tu­dian­til.

Est­her ex­tra­ña to­do, su fa­mi­lia, las in­ter­mi­na­bles char­las con sus ami­gas de la in­fan­cia, la gas­tro­no­mía y la ca­li­dad de vi­da que le brin­da la ca­pi­tal del Atlán­ti­co. Y pe­se a que no vi­si­ta con fre­cuen­cia su te­rru­ño, tie­ne la me­ta tra­za­da de vol­ver.

Ka­ren cree que las cua­li­da­des que ne­ce­si­ta una per­so­na pa­ra cre­cer en un car­go re­la­cio­na­do al que ella desem­pe­ña, ade­más de ser de­di­ca­da, dis­ci­pli­na­da y abier­ta a los cam­bios, son el li­de­raz­go, la ha­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, el ape­ti­to pa­ra to­mar ries­gos y la ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­ción. GC

SE­GÚN KA­REN...

“Pa­ra ser abo­ga­da de un mo­de­lo de fran­qui­cias se ne­ce­si­ta li­de­raz­go y dis­ci­pli­na, en­tre otros”.

EL SUE­ÑO AME­RI­CANO PA­RA EST­HER...

“Ca­da in­mi­gran­te trae su ma­le­ta de sue­ños y cuen­ta su his­to­ria de acuer­do con la de­di­ca­ción que em­plee”.

La amis­tad es el va­lor que pre­va­le­ce en­tre Ka­ren y Est­her den­tro del ám­bi­to la­bo­ral y fue­ra de es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.