La so­le­dad au­to­in­du­ci­da

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Hoy día, ¿ quié­nes se sien­ten más so­los? ¿ Los an­cia­nos o los jó­ve­nes? Lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción que los se­gun­dos sean los más afec­ta­dos por el fe­nó­meno so­cial de la so­le­dad. Se­gún una en­cues­ta de BBC Lo­ne­li­ness Ex­pe­ri­ment, en la que par­ti­ci­pa­ron 55.000 per­so­nas de to­do el mun­do, el 40% de los jó­ve­nes de en­tre 16 y 24 años “a me­nu­do o muy a me­nu­do se sien­ten so­los”. La ci­fra con­tras­ta con el 27% de so­le­dad en­tre los ma­yo­res de 75 años.

¿Qué ex­pli­ca­cio­nes se dan? El ex­pe­ri­men­to, crea­do por aca­dé­mi­cos de tres uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, apun­ta ha­cia “un mo­men­to de nue­va li­ber­tad pa­ra di­ver­tir­se, sa­lir de la es­cue­la y te­ner más con­trol so­bre nues­tras vi­das”, pe­ro tam­bién “de tran­si­ción: mu­dar­se de ca­sa, co­men­zar la uni­ver­si­dad, ini­ciar un nue­vo tra­ba­jo, una re­la­ción es­ta­ble”.

Sin du­da, to­dos es­tos fac­to­res in­flu­yen, pe­ro echo en fal­ta dos su­ma­men­te im­por­tan­tes: el im­pac­to tec­no­ló­gi­co y las ca­ren­cias de la edu­ca­ción emo­cio­nal en los pri­me­ros años de vi­da.

¿ Qué tiem­po dia­rio per­mi­ti­mos a nues­tros me­no­res en­si­mis­mar­se en vi­deo­jue­gos, ta­ble­tas, compu­tado­ras o te­le­vi­so­res? ¿Qué in­ci­den­cia tie­ne ese atrin­che­ra­mien­to en la sen­sa­ción de so­le­dad que lue­go ma­ni­fies­tan?

Que los na­ti­vos di­gi­ta­les mues­tren un per­fec­to do­mi­nio de las nue­vas tec­no­lo­gías es una ben­di­ción, pe­ro his­tó­ri­ca­men­te el “fac­tor so­cial” ha si­do de­ci­si­vo en el desa­rro­llo de los se­res hu­ma­nos. Si se sus­ti­tu­ye irre­fle­xi­va­men­te la in­ter­ac­ción con el en­torno, nos con­ver­ti­mos en lo­bos so­li­ta­rios, in­ca­pa­ces de ex­pre­sar sen­ti­mien­tos y de con­vi­vir en so­cie­dad. En es­te ca­so, el fac­tor tec­no­ló­gi­co con­du­ce a la so­le­dad au­to­in­du­ci­da.

Si los jó­ve­nes de hoy son los más afec­ta­dos, el da­to no di­ce na­da bueno so­bre el fu­tu­ro, por­que el mun­do dis­fru­ta de ma­yor es­pe­ran­za de vi­da. Des­de la pro­pia tec­no­lo­gía lle­gan pro­pues­tas vá­li­das pa­ra nues­tros an­cia­nos –co­mo los “ro­bots de acom­pa- ña­mien­to” en Chi­na, Japón, Es­pa­ña y Por­tu­gal–; pe­ro es­to no sus­ti­tu­ye la re­la­ción vi­ven­cial que ne­ce­si­ta­mos cons­truir du­ran­te to­da la vi­da pa­ra no sen­tir­nos so­los.

En nues­tro ca­mino emo­cio­nal, ha­cien­do uso del mind­ful­ness, de­be­mos crear re­des so­cia­les (de ver­dad, y no so­lo vir­tua­les) que nos per­mi­tan dis­fru­tar del in­ter­cam­bio con los de­más, in­clu­so si no lle­ga­mos a for­mar fa­mi­lia. Pe­ro tam­bién apren­der a ges­tio­nar la so­le­dad co­mo mo­men­to de re­fle­xión y au­to­des­cu­bri­mien­to. Co­mo de­cía el es­cri­tor fran­cés Guy de Mau­pas­sant, “nues­tro gran tor­men­to en la vi­da pro­vie­ne de que es­ta­mos so­los y to­dos nues­tros ac­tos y es­fuer­zos tien­den a huir de esa so­le­dad”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.