Va­lo­ra lo que eres...

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Me en­cuen­tro con un jo­ven al que ad­mi­ro, por sus lo­gros y por­que so­lo ha sa­bi­do ba­ta­llar y al­can­zar sus me­tas, me sor­pren­do cuan­do me di­ce que él se sien­te un fra­ca­sa­do, un frus­tra­do. Es­cu­cho sus ar­gu­men­tos y veo que son to­tal­men­te irra­cio­na­les e irrea­les. Le mues­tro to­do lo que ha he­cho, lo que ha ga­na­do, has­ta dón­de ha lle­ga­do y me mi­ra con ca­ra de to­do eso es po­co. Y por eso le com­pa­ro con tan­tas per­so­nas que tie­nen me­jo­res po­si­bi­li­da­des que él y que no han po­di­do rea­li­zar­se ni al­can­zar las me­tas que él ha lo­gra­do. Le pi­do que re­vi­se bien lo que le he di­cho y nos des­pe­di­mos, pe­ro me que­do pen­san­do: ¿có­mo pue­de al­guien te­ner una vi­sión tan dis­tor­sio­na­da de sí mis­mo?

Me pre­gun­to si ese sen­ti­mien­to de tris­te­za, de de­pre­sión, de mie­do que al­gu­nas ve­ces tie­nes tú, que me lees, es fru­to tam­bién de mi­ra­das irra­cio­na­les de tu ser, de eva­lua­cio­nes dis­tor­sio­na­das de tu vi­da. Es pro­ba­ble que tam­bién tú te ha­yas me­ti­do en la ca­be­za que eres un fra­ca­sa­do, un per­de­dor, y es­tés vien­do de una ma­ne­ra irra­cio­nal to­da tu vi­da.

No creo que na­die sea real­men­te un per­de­dor o un fra­ca­sa­do, es­toy se­gu­ro que en la vi­da de to­dos siem­pre hay triun­fos y rea­li­za­cio­nes que nos pue­de im­pul­sar a nue­vas con­quis­tas. No de­jes que esas ideas irra­cio­na­les do­mi­nen tu ca­be­za, cuan­do lle­guen cues­tió­na­las y da­te cuen­ta las reali­da­des ob­je­ti­vas que di­cen lo con­tra­rio.

Es­toy con­ven­ci­do que eres al­guien que ha al­can­za­do me­tas, que tie­ne cua­li­da­des, que tie­nes co­no­ci­mien­tos que otros no tie­nen, que pue­des ofre­cer­le al mun­do lo que otros no pue­den –por­que que eres úni­co e irre­pe­ti­bley tie­nes que cen­trar­te en eso pa­ra sa­lir ade­lan­te. Es ne­ce­sa­rio que ge­ne­res una ac­ti­tud di­fe­ren­te fren­te a ti mis­mo, que co­mien­ces a des­cu­brir to­do lo va­lio­so que hay en ti, que ten­gas un diá­lo­go in­terno po­si­ti­vo, op­ti­mis­ta en que se real­cen to­das tus po­si­bi­li­da­des, es ne­ce­sa­rio que con­ver­ses con esas per­so­nas que te aman y que te va­lo­ran pa­ra que pue­dan ex­pre­sar­te to­do lo que te ad­mi­ran, y cla­ro tie­nes que ha­cer pla­nes en las que tus ob­je­ti­vos sean al­can­za­bles y con vic­to­rias tem­pra­nas pue­das ir con­fir­man­do to­das las po­si­bi­li­da­des que tie­nes. No pue­des de­jar que la vi­da se vuel­va una con­ti­nua eva­lua­ción ne­ga­ti­va sino que tie­nes que dar­te cuen­ta de las vic­to­rias que has ob­te­ni­do y va­lo­rar en un con­tex­to de reali­dad.

Es muy pro­ba­ble que esa vi­sión dis­tor­sio­na­da e irra­cio­nal que tie­nes de ti sea fru­to de las ex­pe­rien­cias del pa­sa­do, de tus de­rro­tas, de la crian­za, de los in­sul­tos que te han he­cho en la vi­da pe­ro to­do eso de­be ser con­tex­tua­li­za­do y en­ten­di­do a la luz de las cir­cuns­tan­cia del mo­men­to y no ab­so­lu­ti­za­dos co­mo si fue­ran una ver­sión de­fi­ni­ti­va de ti. Aun­que esa vi­sión fue­ra reali­dad, ayer, hoy, pue­de ser dis­tin­ta por­que los se­res hu­ma­nos so­mos di­ná­mi­cos y po­de­mos me­jo­rar. Tie­nes que com­pro­me­ter­te en dar tu me­jor ver­sión y eso ini­cia por te­ner un au­to-con­cep­to más ade­cua­do y po­si­ti­vo que te ge­ne­re un pro­yec­to con ta­reas y ob­je­ti­vos muy pre­ci­sos que te ha­gan sen­tir­te pleno y rea­li­za­do.

Es el mo­men­to que te con­ven­zas que es­tás lla­ma­do a ser fe­liz, y que eso de­pen­de más de ti que de los de­más. Pa­ra ello tie­nes que te­ner una bue­na au­to­es­ti­ma y au­to­efi­ca­cia. Sé fe­liz. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.