Un via­je al co­ra­zón de las ca­ta­ra­tas de Igua­zú

De­cla­ra­das co­mo una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do, ofre­cen un es­pec­tácu­lo que de­ja sin alien­to a sus vi­si­tan­tes.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lupe Mout­hón Me­jía lupe.mout­hon@el­he­ral­do.co FOTOS Cortesía

Es po­co me­nos que im­po­si­ble des­cri­bir con pa­la­bras la im­po­nen­cia de un lu­gar co­mo las ca­ta­ra­tas de Igua­zú, in­men­sas cas­ca­das que caen rui­do­sa­men­te cual co­lo­sa­les lá­gri­mas de la na­tu­ra­le­za so­bre ro­cas es­car­pa­das en un es­pa­cio don­de con­ver­gen tres na­cio­nes: Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay.

Allí, en el co­ra­zón del cono sur de Amé­ri­ca, es po­si­ble apre­ciar la in­men­si­dad de un es­pec­tácu­lo na­tu­ral an­te el cual se que­da uno sin alien­to. Son mi­les de me­tros cú­bi­cos de agua que se pre­ci­pi­tan a to­da ve­lo­ci­dad, re­fle­jan­do la luz solar a tra­vés de un efec­to mul­ti­co­lor so­bre la sel­va pa­ra­naen­se.

Des­de el año 2011, es­te lu­gar fue de­cla­ra­do co­mo una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do. Con­for­man un com­ple­jo de 275 sal­tos agua, que se ex­tien­den unos 17 ki­ló­me­tros de la desem­bo­ca­du­ra del Río Igua­zú. Co­no­cer­las es un plan que, quie­nes vi­si­tan Ar­gen­ti­na, no se pue­den per­der, ya que so­lo es­tar cer­ca de la ma­jes­tuo­sa Gar­gan­ta del Dia­blo (la más gran­de las ca­ta­ra­tas), le cam­bia la vi­da a cual­quie­ra.

Las ca­ta­ra­tas cu­bren una ex­ten­sión de 2,7 ki­ló­me­tros y tie­nen sal­tos de agua con al­tu­ras que van des­de los 60 a los 82 me­tros, ca­da uno tie­ne nom­bre pro­pio (Bo­set­ti, Adán y Eva, dos her­ma­nas y otros).

A so­lo un par de ho­ras por avión des­de la ciu­dad au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res se lle­ga a Puer­to Igua­zú, ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, en la fron­te­ra con Bra­sil y Pa­ra­guay. Una pe­que­ña ciu­dad cu­ya eco­no­mía de­pen­de ma­yor­men­te del tu­ris­mo. A me­nos de 20 ki­ló­me­tros del pue­blo se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal Igua­zú, don­de es­tán es­tas fa­mo­sas ca­ta­ra­tas que ca­da año son vi­si­ta­das por más de un mi­llón de tu­ris­tas de to­do el mun­do.

El par­que ofre­ce un am­bien­te sel­vá­ti­co y tie­ne dos sis­te­mas de pa­sa­re­las, uno su­pe­rior y otro in­fe­rior, des­de los cua­les se pue­den ver las ca­ta­ra­tas en to­do su es­plen­dor, en un re­co­rri­do don­de se apre­cian aves y ani­ma­les pro­pios de es­ta re­gión sel­vá­ti­ca.

Las op­cio­nes pa­ra los vi­si­tan­tes son va­ria­das, ya que ca­da quien pue­de de­ci­dir la ma­ne­ra co­mo desea vi­vir la

ex­pe­rien­cia, es po­si­ble ha­cer so­lo ca­mi­na­ta por las pa­sa­re­las y sen­de­ros y avis­tar las ca­ta­ra­tas des­de los múl­ti­ples mi­ra­do­res. Además, hay un ser­vi­cio de tren que co­nec­ta va­rias es­ta­cio­nes.

Tam­bién hay pla­nes de pa­seos náu­ti­cos, pe­ro los más in­tré­pi­dos sue­len me­dír­se­le a la Gran Aven­tu­ra que per­mi­te aden­trar­se en la sel­va a bor­do de un ca­mión de tu­ris­mo y lue­go na­ve­gar unos 6 ki­ló­me­tros en una em­bar­ca­ción rá­pi­da por el ca­ñón del río Igua­zú, que lo lle­va a su­mer­gir­se de­ba­jo de las cas­ca­das en un via­je de adre­na­li­na pu­ra.

En Puer­to Igua­zú hay am­plias mues­tras de ar­te­sa­nías en mer­ca­dos y tien­das lo­ca­les y pa­ra quie­nes deseen co­no­cer aún más de la cul­tu­ra gua­ra­ní, pue­den vi­si­tar La Ari­pu­ca, es­pa­cio di­dác­ti­co con una mues­tra de ár­bo­les na­ti­vos de la zo­na al­gu­nos con más de un si­glo de an­ti­güe­dad.

Otro de los lu­ga­res ma­ra­vi­llo­sos que se en­cuen­tran en es­ta ciu­dad es el hi­to de las tres fron­te­ras, don­de es­tán los ríos Igua­zú y Pa­ra­ná en las fron­te­ras de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay. Allí ca­da no­che se rea­li­za un es­pec­tácu­lo de agua y lu­ces.

La gas­tro­no­mía mi­sio­ne­ra (pro­vin­cia de Mi­sio­nes) es ri­ca en re­ce­tas pre­pa­ra­das con pro­duc­tos de pes­ca de río co­mo su­ru­bí, do­ra­do y pa­cú, pe­ro tam­bién por las ex­qui­si­tas car­nes ar­gen­ti­nas. Una bue­na al­ter­na­ti­va la ofre­ce The Ar­gen­ti­ne Ax­pe­rien­ce, con una ve­la­da de una no­che com­ple­ta en la que los asis­ten­tes apren­den a pre­pa­rar pla­tos co­mo em­pa­na­das y al­fa­jo­res. Otras op­cio­nes de al­ta gas­tro­no­mía las ofre­cen Aq­va Res­tau­rant y Te Ama­ré Mai­te­na.

En la ciu­dad hay un com­ple­jo tu­rís­ti­co ama­ble con el me­dio am­bien­te, que ofre­ce al visitante una ex­pe­rien­cia de lujo y con­fort que no ri­ñe con el en­torno.

Si es­tá pen­san­do en un des­tino pa­ra sus pró­xi­mas va­ca­cio­nes, Igua­zú po­dría ser ese te­so­ro es­con­di­do que us­ted es­tá bus­can­do en el pla­ne­ta y lo me­jor es que que­da aquí en nues­tro mis­mo con­ti­nen­te, don­de se vi­ve, se ha­bla y se sien­te la tie­rra la­ti­na, en me­dio del vér­ti­go de la ma­ra­vi­lla de las ca­ta­ra­tas de Igua­zú, una ex­pe­rien­cia que ja­más ol­vi­da­rá. GC

Los sal­tos de agua pue­den te­ner has­ta 80 me­tros de al­tu­ra y sus aguas re­fle­jan los ra­yos del sol en la sel­va pa­ra­naen­se.

La Gran Aven­tu­ra es un re­co­rri­do por la sel­va que in­clu­ye na­ve­ga­ción en el río Igua­zú en una em­bar­ca­ción lla­ma­da “go­món”, que lle­ga has­ta los sal­tos de agua.

Ojo de bi­fe con es­pá­rra­gos, hon­gos na­ti­vos y cre­ma de man­dio­ca ha­cen par­te del me­nú del chef Gas­tón Silva del ho­tel Me­liá Igau­zú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.