Ce­ci­lia de Ce­lia Vi­ce­pre­si­den­ta de Ayu­de­mos

La ba­rran­qui­lle­ra ha­bló con Gen­te Ca­ri­be so­bre la Fun­da­ción Ayu­de­mos, que lle­va 35 años li­de­ran­do y que apo­ya a ma­dres ca­be­za de fa­mi­lia del ba­rrio Las Flo­res.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lau­ra Me­lis­sa Ji­mé­nez FOTOS Mery Gra­na­dos

Con es­pon­ta­nei­dad, des­par­pa­jo y fran­que­za Ce­ci­lia de Ce­lia ha lo­gra­do por más de 35 años con­so­li­dar su Fun­da­ción Ayu­de­mos y al mis­mo tiem­po de­di­car­le tiem­po a su fa­mi­lia.

“Creo que he si­do muy afor­tu­na­da en la vi­da. Hoy pue­do de­cir que ten­go to­do lo que so­ñé”, afir­mó.

Y cuan­do ha­bla de for­tu­na, se re­fie­re al va­lor de la fa­mi­lia, al sen­ti­mien­to es­pe­cial que sus cua­tro hi­jos, do­ce nie­tos y cua­tro bis­nie­tos le pro­du­cen y que son fru­to de 63 años de ma­tri­mo­nio. Ase­gu­ra que son ellos pre­ci­sa­men­te sus gran­des alia­dos, porque res­pal­dan y aplau­den los lo­gros que ha ob­te­ni­do con su pro­yec­to.

“Me ca­sé con un hom­bre muy es­pe­cial, y aun­que él ya no es­tá, me que­dan nues­tros hi­jos y nues­tros nie­tos a quie­nes he in­cul­ca­do el va­lor de la so­li­da­ri­dad. Esa es la me­jor lec­ción que pue­do dar­les”, es­ta­ble­ció.

Para Ce­ci­lia es esen­cial el tiem­po que de­di­ca a sus nie­tos, te­ner­los cer­ca es lo que más fe­li­ci­dad le pro­du­ce, por eso ya em­pe­zó a pre­pa­rar su ca­sa para cuan­do lle­guen a pa­sar las va­ca­cio­nes de fin de año.

“Te con­fie­so que al­gu­nos de mis pasatiempos son di­se­ñar y bor­dar. Me

en­can­ta ar­mar y des­ar­mar pren­das. Cuan­do una de mis nie­tas que vi­ve en Mia­mi me vi­si­ta, se lle­va par­te de los ac­ce­so­rios que com­pro”, di­jo en­tre ri­sas la ba­rran­qui­lle­ra, quien tam­bién dis­fru­ta co­ser como la ma­yo­ría de las abue­las y ha­blar con mi­llen­nials y cen­ten­nials, las ge­ne­ra­cio­nes na­ti­vas di­gi­ta­les.

“A mí me gus­ta ha­blar y con­ver­sar con gen­te jo­ven. Y al igual que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en mi ce­lu­lar ten­go mis gru­pos de What­sapp, por ahí anun­cio a mis invitados los vier­nes de lunch, nos reuni­mos y co­me­mos pas­ta. Es­ta es una tra­di­ción que ha­ce me­mo­ria a las raí­ces ita­lia­nas de mi es­po­so”, di­jo.

Con de­ter­mi­na­ción, así ha­bla es­ta ba­rran­qui­lle­ra que con­fie­sa que ca­si na­da le da pe­na, por ejem­plo, cuen­ta que sus hi­jos “le po­nen pe­re­que”, porque ella a to­da las per­so­nas que ve le pi­de ayu­das para su fun­da­ción.

Ce­ci­lia es la fun­da­do­ra de Ayu­de­mos, ac­tual­men­te su rol es el de vi­ce­pre­si­den­ta y ase­gu­ra que siem­pre es­tá dis­pues­ta a rea­li­zar cual­quier la­bor que con­tri­bu­ya a con­so­li­dar la Fun­da­ción.

Gra­cias a esa de­di­ca­ción ha po­di­do sa­car ade­lan­te es­ta ini­cia­ti­va que le ha da­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes y que ini­ció con ayu­da de sus ami­gas, con el pro­pó­si­to de cam­biar las con­di­cio­nes de vi­da de ma­dres ca­be­za de fa­mi­lia que ha­bi­tan en el ba­rrio Las Flo­res.

“Lo que ha­ce­mos es ma­te­ria­li­zar los sue­ños de es­tas fa­mi­lias, re­mo­de­la­mos sus ca­sas para dar­les un en­torno más agra­da­ble”.

Ce­ci­lia es cons­cien­te del po­der que tie­ne ayu­dar, por eso, pre­pa­ra un ban­que­te que ha de­no­mi­na­do como La Ga­la de las Ro­sas, un even­to que se lle­va­rá a ca­bo el pró­xi­mo 22 de no­viem­bre en el Country Club. La in­ten­ción es re­cau­dar fon­dos para con­ti­nuar su la­bor y con­tri­buir al desa­rro­llo so­cial de es­ta co­mu­ni­dad.

“Lo me­jor ha si­do ver la trans­for­ma­ción de Las Flo­res, cuan­do lle­gué la pri­me­ra vez a es­te lu­gar, las con­di­cio­nes en la que vi­vían es­tas ma­dres eran muy pre­ca­rias. Hoy he­mos lo­gra­do un cam­bio y eso nos da mu­cha sa­tis­fac­ción”.

El ma­yor logro para es­ta ba­rran­qui­lle­ra es apor­tar al desa­rro­llo de la ciu­dad, dón­de vi­ve fe­liz ro­dea­da de las co­sas que más dis­fru­ta ha­cer.

“No hay me­jor lu­gar para vi­vir, aquí te­ne­mos ex­ce­len­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, unos jar­di­nes her­mo­sos, nue­vos par­ques y un gran desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co. A es­to úl­ti­mo le apos­ta­mos des­de nues­tra Fun­da­ción”, ase­gu­ró.

Fi­nal­men­te, Ce­ci­lia ma­ni­fes­tó que el tiem­po ha si­do su ma­yor alia­do porque le ha per­mi­ti­do ha­cer to­do lo que ha que­ri­do: via­jar, tra­ba­jar, de­di­car­le tiem­po a su ho­gar, a sus ami­gas, pe­ro so­bre to­do apor­tar a su pro­yec­to so­li­da­rio.

“El va­lor de ayu­dar, es la me­jor lec­ción que le pue­do he­re­dar a mis hi­jos y a mis nie­tos. Abrir el co­ra­zón para dar es una de las me­jo­res ac­cio­nes que pue­de ha­cer el ser hu­mano, ver la son­ri­sa de las per­so­nas be­ne­fi­cia­das cuan­do se le en­tre­ga su ca­sa trans­for­ma­da, es de las me­jo­res sen­sa­cio­nes que me ha de­ja­do es­ta la­bor”, ma­ni­fes­tó. GC

“El va­lor de ayu­dar es la me­jor lec­ción que le pue­do he­re­dar a mis hi­jos y a mis nie­tos”.

“En el ban­que­te que es­ta­mos pre­pa­ran­do la idea es re­cau­dar fon­dos para me­jo­rar más ca­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.