El fút­bol y sus en­se­ñan­zas

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Jorge Val­dano nos en­se­ñó que el fút­bol es la co­sa más im­por­tan­te de las me­nos im­por­tan­tes. Y sí, sin du­da hay mu­chas reali­da­des más tras­cen­den­ta­les y prio­ri­ta­rias que el fút­bol. A no­so­tros los hin­chas, los re­sul­ta­dos no nos alar­gan lo días de nues­tra vi­da, no pa­gan el mer­ca­do, no nos de­fi­nen la re­la­ción de pareja, ni nos ga­ran­ti­za el éxi­to en el as­pec­to la­bo­ral. Pe­ro lo que sí tie­nen los re­sul­ta­dos so­bre quie­nes nos apa­sio­na­mos por es­te de­por­te es el po­der de ha­cer que nues­tros días sean gri­ses o co­lo­ri­dos, que ten­gan un co­lor es­pe­cial. Pien­so, por ejem­plo para mí, que el 30 de oc­tu­bre de 2005 fue un día en que mi­ré el mun­do a tra­vés de las lá­gri­mas: el Unión Mag­da­le­na des­cen­dió a la Pri­me­ra B del fút­bol co­lom­biano al caer de­rro­ta­do 3-0 an­te el De­por­ti­vo Pe­rei­ra en el Es­ta­dio Her­nán Ra­mí­rez Vi­lle­gas. Se ju­ga­ba la fe­cha 17 del tor­neo fi­na­li­za­ción. Lloré y lloré. Era como si se me hu­bie­ra muer­to un ser que­ri­do.

Sé que mu­chos que no sien­ten la pa­sión por el fút­bol no lo en­tien­den, pe­ro ese día que­dó mar­ca­do en mi his­to­ria como un día de do­lor, y a par­tir de ahí fue­ron 13 años de de­rro­tas, tris­te­zas, ex­pec­ta­ti­vas frus­tra­das y bur­las re­ci­bi­das. Nun­ca su­pe có­mo en­se­ñar­le a mis so­bri­nos a ser hin­chas de un equi­po que siem­pre per­día, como en las fi­na­les del 2008, 2012 y 2013 en las que vi­mos el as­cen­so tan cer­ca y to­do re­sul­tó sien­do una va­na ilu­sión porque siem­pre vol­vía­mos a per­der. Por eso cuan­do el ár­bi­tro fi­na­li­zó, el pa­sa­do miér­co­les, 14 de no­viem­bre, el par­ti­do del Cú­cu­ta con­tra Lla­ne­ros y el equi­po mo­ti­lón ga­nó dos a ce­ro, mi co­ra­zón se es­tre­me­ció de alegría, los ojos se me lle­na­ron de lá­gri­mas y la emo­ción me ha­cía gri­tar y abra­zar­me con los que es­ta­ban en la sa­la VIP del ae­ro­puer­to de Ba­rran­qui­lla, porque con ese triun­fo el Unión ha­bía as­cen­di­do a la ca­te­go­ría A.

Mi What­sapp se lle­nó de men­sa­jes de fe­li­ci­ta­cio­nes, Twit­ter es­ta­ba ati­bo­rra­do de se­gui­do­res que me fe­li­ci­ta­ban. Era como si yo hu­bie­ra as­cen­di­do, como si hu­bie­ra em­pu­ja­do la pe­lo­ta que ven­ció al Quin­dío. ¡Es que to­dos sa­ben cuánto quie­ro a es­te equi­po, cuan­to he su­fri­do y cuan­to he he­cho por él!

Al día si­guien­te la vi­da si­guió su pro­pio rit­mo. Pe­ro es­toy se­gu­ro que na­da es real­men­te igual. Na­da. Porque las emo­ción de ver al equi­po de los amo­res cum­plir un sue­ño nos im­pul­sa ha­cia de­lan­te. Si, aun­que mi co­ti­dia­ni­dad no cam­bió, sí lo hi­zo mi ma­ne­ra de mi­rar­la, la óp­ti­ca des­de don­de se ve la vi­da es siem­pre im­por­tan­te. Hay lec­cio­nes: nun­ca de­be­mos des­fa­lle­cer y siem­pre de­be­mos lu­char has­ta con­se­guir nues­tros ob­je­ti­vos, so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo. Cuan­do or­ga­ni­za­mos bien los pro­yec­tos y los rea­li­za­mos con dis­ci­pli­na y ta­len­to es­ta­mos más cer­ca del triun­fo; y qui­zás lo más im­por­tan­te: na­die es per­de­dor eterno, no po­de­mos creer­nos es­ta ca­te­go­ría sino que te­ne­mos que lu­char por sa­lir ade­lan­te. No sé en que si­tua­ción de tu vi­da te ex­pe­ri­men­tas “per­de­dor” es el mo­men­to de apren­der es­tas tres lec­cio­nes y se­guir ade­lan­te, es­toy con­ven­ci­do que pue­des ven­cer esa ad­ver­si­dad y al­can­zar el sue­ño que tie­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.