Juan Carlos Ar­ci­la - Du­que Di­se­ña­dor de in­te­rio­res

El di­se­ña­dor de in­te­rio­res Juan Carlos Ar­ci­la-du­que ha­bla so­bre su tra­yec­to­ria y pro­yec­tos en Es­ta­dos Uni­dos. Ha tra­ba­ja­do para Jen­ni­fer López, Fran­ces­ca von Habs­burg, en­tre otras per­so­na­li­da­des.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: @sha­rond­ka­lil FOTOS An­drei­na Ru­ben y Do­ra Fran­co

Creer en el ins­tin­to, en­ten­der que me­nos es más y sa­ber que un ele­men­to de de­co­ra­ción pue­de es­tar en cual­quier lu­gar, y no ser cos­to­so, son los úni­cos as­pec­tos con los que de­fi­ne Juan Carlos Ar­ci­la-du­que te­ner “en ten­den­cia” cual­quier es­pa­cio.

Es­te di­se­ña­dor ba­rran­qui­lle­ro re­cuer­da que tu­vo una ni­ñez com­ple­ja don­de no sin­tió que per­te­ne­cía a su en­torno, lo que se re­fle­jó en su épo­ca es­co­lar y en su ado­les­cen­cia al su­frir bull­ying.

“Fui un ni­ño que es­ta­ba en­tre ser tí­mi­do y te­ner an­sie­dad por apren­der más de lo que sa­bía, por lo que nun­ca tu­ve cer­ca­nía con gen­te con­tem­po­rá­nea a mí sino que es­ta­ba en una gran bús­que­da de al­go más”, co­men­tó.

Des­pués de un tiem­po vi­vien­do así, Juan Carlos de­ci­dió ir­se de su ciu­dad na­tal a Bo­go­tá. “Te­nía 19 años. Sen­tí que Ba­rran­qui­lla es­ta­ba pe­que­ña para mí. La ciu­dad no te­nía la cul­pa sino yo, que que­ría más...en­ton­ces vi­ví por dos años en Bo­go­tá, don­de tra­té de en­ca­jar en el sis­te­ma pe­ro aún sen­tía que ne­ce­si­ta­ba más del mun­do”.

Así fue como Ar­ci­la lle­gó dos años des­pués a Es­ta­dos Uni­dos. “Soy un tes­ti­mo­nio de lo que es un sue­ño ame­ri­cano, lle­gué sin ha­blar in­glés, sin pa­pe­les, con el apo­yo de ami­gos que cre­ye­ron en mí y con mis sue­ños”, con­tó.

Ca­be acla­rar que du­ran­te su vi­da Juan Carlos siem­pre su­po que es­ta­ría re­la­cio­na­do de al­gu­na for­ma con el di­se­ño y el ar­te aun­que, se­gún ex­pli­có, “te­nía pri­me­ro que ver el mun­do para de­ci­dir qué que­ría ha­cer”.

“Me veía en el ar­te, en los mue­bles y en los di­se­ños. Mi pa­dre es­tu­vo un tiem­po en el ne­go­cio de la mue­ble­ría en­ton­ces yo em­pe­cé di­se­ñan­do mue­bles (...) cuan­do lle­gué a Nue­va York tra­ba­jé du­ran­te un año en un al­ma­cén en el que me nu­trí de to­dos los di­se­ña­do­res del mun­do”.

De ahí em­pren­dió con su pro­pio ne­go­cio de mue­bles, que pre­sen­tó en fe­rias y de­más even­tos. “La gen­te me pre­gun­ta­ba: ‘¿Dón­de pon­drías es­te mue­ble?’, yo les con­tes­ta­ba y les su­ge­ría otros ele­men­tos. Al fi­nal ellos me de­cían que les de­co­ra­ra la ca­sa en­te­ra”.

Así Juan Carlos ha lle­ga­do a re­co­rrer más de 60 paí­ses bus­can­do ele­men­tos de­co­ra­ti­vos y ar­te para sus clien­tes. “Ven­dí mi lí­nea de mue­bles des­pués de tres años y em­pe­cé to­do el tiem­po a di­se­ñar es­pa­cios. Los via­jes no so­lo fue­ron para bus­car ob­je­tos sino para en­ten­der ca­da cultura”.

Es­te di­se­ña­dor de in­te­rio­res ha lo­gra- do po­ner co­lec­cio­nes de ar­te para per­so­na­li­da­des como Jen­ni­fer López y la ar­chi­du­que­sa de Aus­tria, Fran­ces­ca von Habs­burg, en­tre otros, y de­co­ra­do es­pa­cios de la fir­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca Le­xus, el res­tau­ran­te NOBU, la dis­co­te­ca MYNT en Mia­mi, etc. Tam­bién ha tra­ba­ja­do en Du­bái, Es­tam­bul, Ale­ma­nia, Lon­dres, Fran­cia, Nue­va York y Mia­mi.

“To­do el mun­do es igual para mí, na­die es más que na­die, a mí me se­du­ce la in­te­li­gen­cia y la hu­mil­dad. Para mí to­dos mis clien­tes son ce­le­bri­da­des”, di­jo

En su tra­yec­to­ría se pue­de re­sal­tar el he­cho de ha­ber si­do ga­lar­do­na­do con un Telly Awards en 2009 gra­cias a una se­rie de au­dio­vi­sua­les del de­trás de cá­ma­ras de su li­bro La­tin Sty­le, con el que bus­ca edu­car a las per­so­nas so­bre có­mo se vi­ve en La­ti­noa­mé­ri­ca. “El pre­mio más gran­de de la vi­da es tra­ba­jar en lo que me gus­ta”.

Por otra par­te, es­te ba­rran­qui­lle­ro se con­si­de­ra como un edi­tor de ideas que in­cor­po­ra en los es­pa­cios el ar­te. “A tra­vés de mis re­co­rri­dos in­ver­tí mu­cho en ar­te. Ahora ten­go una ga­le­ría on­li­ne lla­ma­da The Art: De­sign Pro­ject, en don­de re­fle­ja­mos el tra­ba­jo de ar­tis­tas de to­do el mun­do”.

So­bre su es­ti­lo co­men­ta que le gus­tan los ob­je­tos que re­fle­jan la hu­ma­ni­dad, y el ar­te fi­gu­ra­ti­vo don­de sea pro­ta­go­nis­ta la be­lle­za. Ade­más re­sal­ta que su esen­cia es bohe­mian chic.

Ar­ci­la tam­bién acon­se­ja que “si se tie­ne la for­tu­na de vi­vir en un es­pa­cio que ten­ga his­to­ria, res­cá­ta­la. Si no tie­ne his­to­ria, créa­la. Siem­pre que es­toy con un clien­te le pre­gun­to qué quie­re re­fle­jar en su es­pa­cio, de esa ma­ne­ra le sa­ca­mos pro­ve­cho a la al­tu­ra, vo­lu­men, etc”.

“A mí me pa­re­ce que las ten­den­cias de di­se­ño no exis­ten, pues es­tas son como una te­le­no­ve­la que te vuel­ve como un sol­da­di­to que tie­ne que ca­mi­nar por don­de las per­so­nas que se en­car­gan del mar­ke­ting quie­ren, por ejem­plo, si di­cen que el co­lor del año es el ro­jo to­dos quie­ren ven­der­lo, etc. Para mí eso no exis­te porque la ten­den­cia es se­gún la per­so­na­li­dad de ca­da per­so­na, quien de­be des­cu­brir sus gus­tos de acuer­do con su vi­da per­so­nal y es­pi­ri­tual”, di­jo.

Así pues, es­te di­se­ña­dor de in­te­rio­res, de 52 años, ase­gu­ra que en su vi­da ha crea­do una ar­qui­tec­tu­ra en la cual vi­ve como siem­pre qui­so ha­cer­lo: di­se­ñan­do y en­ri­que­cién­do­se in­te­lec­tual­men­te. GC

“En Nue­va York tra­ba­jé du­ran­te un año en un al­ma­cén en el que me nu­trí de di­se­ña­do­res del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.