Des­cu­brien­do la tie­rra de gla­cia­res en La Pa­ta­go­nia

En la pro­vin­cia San­ta Cruz (sur de Ar­gen­ti­na) se en­cuen­tra El Ca­la­fa­te, la puer­ta de en­tra­da a un mun­do de hie­lo con im­po­nen­tes pai­sa­jes na­tu­ra­les.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Y FO­TOS Lu­pe Mout­hón Me­jía lu­pe.mout­[email protected]­he­ral­do.co

El in­men­so pai­sa­je de las es­te­pas pa­ta­gó­ni­cas, bor­dea­das por la cor­di­lle­ra aus­tral con mon­ta­ñas de ní­veas cús­pi­des, en­mar­can el ca­mino que con­du­ce a la tie­rra de los gla­cia­res en el ex­tre­mo sur de Ar­gen­ti­na: El Ca­la­fa­te.

En la pro­vin­cia de San­ta Cruz, en la re­mo­ta Pa­ta­go­nia, se en­cuen­tra El Ca­la­fa­te, una her­mo­sa ciu­dad que pa­re­ce ex­traí­da de una pin­tu­ra re­na­cen­tis­ta, con es­pa­cio­sas ave­ni­das, ca­sas de la­dri­llo y ma­de­ra, en un am­bien­te úni­co que in­vi­ta a ha­cer un al­to en el “co­rre co­rre” dia­rio pa­ra con­tem­plar im­pre- sio­nan­tes atar­de­ce­res que ti­ñen el cie­lo de do­ra­do. Allí, pa­re­ce que el tiem­po se de­tu­vo. Sus 30 mil ha­bi­tan­tes lle­van una vi­da tran­qui­la y sen­ci­lla.

En cier­tas tem­po­ra­das del año, los días son más lar­gos y en otras las aguas del gran la­go Ar­gen­tino, a po­cos me­tros del pue­blo, se con­ge­lan de tal for­ma que es po­si­ble pa­ti­nar so­bre esa enor­me pis­ta de hie­lo, es­to es par­te del en­can­to de La Pa­ta­go­nia. En in­vierno, las tem­pe­ra­tu­ras pue­den lle­gar a va­rios gra­dos ba­jo ce­ro, por lo cual la tem­po­ra­da más re­co­men­da­ble pa­ra via­jar es a fi­nal o co­mien­zo del año, en­tre oc­tu­bre y fe­bre­ro.

El pue­blo aco­ge a los mi­les de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les que vi­si­tan el Par­que Na­cio­nal Los Gla­cia­res, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co, y que ha­ce par­te de la ma­yor ex­ten­sión de te­rreno cu­bier­ta por gla­cia­res en

el mun­do, des­pués de la An­tár­ti­da, el cam­po de hie­lo pa­ta­gó­ni­co que com­par­ten Ar­gen­ti­na y Chi­le.

El par­que es­tá a unos 45 mi­nu­tos de la ciu­dad y es el ho­gar de va­rios de los gla­cia­res más gran­des, en­tre ellos el Pe­ri­to Mo­reno, una mo­le de hie­lo de 254 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, más gran­de que la mis­ma ciu­dad de Bue­nos Ai­res y un fren­te (70 me­tros) ca­si tal al­to co­mo Obe­lis­co.

Los tu­ris­tas pue­den co­no­cer al Pe­ri­to Mo­reno de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, ca­da una es una ex­pe­rien­cia sin igual. Quie­nes ten­gan un acep­ta­ble es­ta­do fí­si­co, pue­den ha­cer trek­king so­bre el glaciar orien­ta­dos por guías ex­per­tos, hay ca­mi­na­tas cor­tas que du­ran dos ho­ras y otras más lar­gas que to­man has­ta cua­tro ho­ras. Es una su­per­fi­cie vi­va que tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­rar­se en la me­di­da que sus pa­re­des se frac­tu­ran y caen len­ta y pe­sa­da­men­te so­bre el la­go. En una par­te del re­co­rri­do los ca­mi­nan­tes pue­den dis­fru­tar de un va­so de whisky en las ro­cas, con hie­lo del glaciar y brin­dar por la vi­da.

El Pe­ri­to tam­bién pue­de ver­se en su des­co­mu­nal mag­ni­tud des­de las pa­sa­re­las ubi­ca­das en el pa­seo cos­te­ro, don­de hay va­rios mi­ra­do­res que ofre­cen una vis­ta pa­ra­li­zan­te. La ex­pe­rien­cia se pue­de com­ple­men­tar con una na­ve­ga­ción fren­te al glaciar so­bre el lla­ma­do Ca­nal de los Tém­pa­nos.

Pa­ra los más aven­tu­re­ros hay pa­seos a ca­ba­llo, en bi­ci­cle­ta o en cua­tri­ci­clos y has­ta re­co­rri­dos en jeeps 4x4 por las mon­ta­ñas y los bos­ques. Tam­bién es­tá el Gla­cia­rium, cen­tro cul­tu­ral y cien­tí­fi­co don­de se co­no­ce to­da la in- for­ma­ción so­bre los gla­cia­res, que son las gran­des re­ser­vas de agua dul­ce de la Tie­rra.

El Ca­la­fa­te y sus má­gi­cos gla­cia­res son una ex­pe­rien­cia que me­re­ce la pe­na vi­vir en car­ne pro­pia. No ten­drá pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­la, pe­ro su per­cep­ción so­bre el mun­do, la na­tu­ra­le­za y la im­po­nen­cia del pai­sa­je des­de en­ton­ces cam­bia­rán pa­ra siem­pre. GC

El glaciar lle­va el nom­bre de Fran­cis­co Pas­ca­sio Mo­reno, cien­tí­fi­co y na­tu­ra­lis­ta ar­gen­tino.

Ho­te­les co­mo Los Ála­mos, Xe­le­na y Mi­ra­dor del La­go ofre­cen her­mo­sas vis­tas del La­go Ar­gen­tino y las mon­ta­ñas.

En el par­que tam­bién hay gla­cia­res de im­po­nen­tes di­men­sio­nes co­mo el Vied­ma, el Up­sa­la y el Spe­gaz­zi­ni, en­tre otros. Pa­ra co­no­cer­los hay cru­ce­ro de un día, el cual in­clu­ye al­muer­zo a bor­do de una em­bar­ca­ción de lu­jo.

Vis­ta del La­go Ar­gen­tino con la cor­di­lle­ra aus­tral de fon­do, en el ca­mino que con­du­ce al Par­que Na­cio­nal Los Gla­cia­res a po­cos mi­nu­tos de El Ca­la­fa­te.

Usan­do gram­po­nes (sue­las con pun­ti­llas a ma­ne­ra de cla­vos que se afe­rran al hie­lo), se pue­de re­co­rrer el glaciar y apre­ciar las la­gu­nas, grie­tas y su­mi­de­ros que se for­man so­bre es­ta su­per­fi­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.