Op­tar por la vi­da

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Creo en la vi­da, tra­to de ver­la con op­ti­mis­mo, quie­ro siem­pre en­tre­te­jer fra­ses que es­tén un­ta­das de ga­nas de vi­vir y de amor por la vi­da mis­ma. Creo que siem­pre po­de­mos sa­lir ade­lan­te fren­te a cual­quier pro­ble­ma y que en­con­tra­mos sa­li­das que nos ha­gan dis­fru­tar nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Por eso nos gol­pea mu­cho a ni­vel per­so­nal y co­mo so­cie­dad las no­ti­cias del sui­ci­dio. Es una ex­pe­rien­cia muy do­lo­ro­sa y com­ple­ja de ana­li­zar. Tris­te­men­te se­gún la OMS, cer­ca de 3.000 per­so­nas se sui­ci­dan ca­da día en el mun­do. Una ci­fra muy al­ta y que nos in­vi­ta a asu­mir es­to co­mo un pro­ble­mas so­cial muy im­por­tan­te pa­ra en­fren­tar. De he­cho im­pre­sio­na que las ci­fras en paí­ses desa­rro­lla­dos es más al­ta que en paí­ses en vías de desa­rro­llo. Due­le cuan­do cons­ta­ta­mos que la edad pro­me­dio mas afec­ta­da por es­ta si­tua­ción es­tá en­tre los 15- 34 años. La OMS con­si­de­ra que la de­pre­sión ( una de las prin­ci­pa­les cau­sas del sui­ci­dio), tam­bién re­pre­sen­ta­rá la ma­yor cau­sa de pér­di­da de años de vi­da sa­lu­da­bles. En Co­lom­bia el sui­ci­dio es la cuar­ta for­ma de vio­len­cia en nues­tro país con una ta­sa de mor­ta­li­dad pa­ra el año 2016 de 4,74 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. En Co­lom­bia por ca­da mu­jer se qui­tan la vi­da cin­co hom­bres.

Si­go pen­san­do que la úni­ca po­si­bi­li­dad que te­ne­mos fren­te a es­ta si­tua­ción es pro­pi­ciar una ac­ti­tud an­te op­ti­mis­ta an­te la vi­da, que nos per­mi­ta lu­char con­tra la de­pre­sión y la an­sie­dad, ge­ne­rar una co­mu­ni­ca­ción po­si­ti­va y efi­caz que per­mi­ta un acom­pa­ña­mien­to a los pro­ce­sos per- so­na­les, con­tar con ayu­da pro­fe­sio­nal idó­nea, ge­ne­rar re­des de apo­yo, ex­pe­rien­cias de vo­lun­ta­ria­dos y ejer­ci­cio fí­si­co… des­de mi ex­pe­rien­cia per­so­nal, creo que la prác­ti­ca es­pi­ri­tual es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa en la cons­truc­ción de una vi­da con sen­ti­do, es­to es, vi­vir des­de el amor, la com­pa­sión y la po­si­bi­li­dad de tras­cen­der agre­ga unos va­lo­res que sa­zo­nan de bue­na for­ma la vi­da. Creer en Dios no nos de­be asus­tar sino ani­mar a vi­vir y a en­con­trar los me­jo­res mo­ti­vos pa­ra se­guir ade­lan­te.

Es tan du­ra la si­tua­ción pa­ra los fa­mi­lia­res de per­so­nas que han to­ma­do es­ta tris­te de­ci­sión que to­dos de­be­mos ser so­li­da­rios y res­pe­tar des­de, nues­tras op­cio­nes per­so­na­les, su do­lor.

Hay que lu­char con­tra cual­quier sen­ti­mien­to de cul­pa que pue­da ge­ne­rar­se y ge­ne­rar las he­rra­mien­tas de re­si­len­cia pa­ra se­guir ade­lan­te. Aho­ra, co­mo so­cie­dad te­ne­mos que en­fren­tar la si­tua­ción y tra­tar de cons­truir con­di­cio­nes de vi­da que nos per­mi­ta en­ten­der que es­tá no es una so­lu­ción a las si­tua­cio­nes du­ras de la vi­da. Bus­que­mos la ma­ne­ra de enamo­rar­nos de la vi­da y de ins­pi­rar a otros a enamo­rar­se de ella, re­cuer­de que más inevi­ta­ble que la muer­te es la vi­da mis­ma (Char­les Cha­plin) por eso hay que vi­vir con to­das las ga­nas y las fuer­zas po­si­bles. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.