GENTECARIBE Ber­nar­do y Adria­na Man­ci­ni: her­man­dad, ne­go­cios y éxi­to

JUN­TOS LI­DE­RAN LA NUE­VA ETA­PA DEL TRA­DI­CIO­NAL RES­TAU­RAN­TE Y RE­POS­TE­RÍA DULCERNA. AFIR­MAN QUE PA­RA EM­PREN­DER ES NE­CE­SA­RIO ES­TU­DIAR, PLA­NI­FI­CAR, OR­GA­NI­ZAR Y NUN­CA PER­DER LA PA­SIÓN POR LOS SUE­ÑOS QUE SE TIE­NEN.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8-9

Es­truc­tu­ra­dos, res­pon­sa­bles, per­fec­cio­nis­tas y com­pro­me­ti­dos. Es­tas son al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas en las que ase­gu­ran coin­ci­dir los her­ma­nos Ber­nar­do y Adria­na Man­ci­ni, quie­nes des­de ha­ce un año tra­ba­jan de la mano li­de­ran­do el tra­di­cio­nal res­tau­ran­te y re­pos­te­ría Dulcerna.

Des­de pe­que­ños es­tos ba­rran­qui­lle­ros tu­vie­ron un acer­ca­mien­to con los ali­men­tos pues su pa­dre tie­ne una em­pre­sa de ha­ri­na de tri­go lla­ma­da La In­su­pe­ra­ble, mien­tras que su ma­dre es una apa­sio­na­da por la co­ci­na. Por es­to, in­cur­sio­nar en la in­dus­tria gas­tro­nó­mi­ca siem­pre fue una op­ción, pe­se a que en el pa­sa­do se desem­pe­ña­ron en otras áreas.

“Es­tu­dié De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na y me es­pe­cia­li­cé en De­re­cho de los Ne­go­cios. Em­pe­cé a ejer­cer co­mo abo­ga­da en la mul­ti­na­cio­nal Oc- ci­den­tal de Co­lom­bia, en la que es­tu­ve du­ran­te dos años y me­dio. Vi­ví en Ro­ma y lue­go re­gre­sé a mi país y tra­ba­jé en León Ar­cos Con­sul­to­res, pe­ro ha­ce más de un año, apro­xi­ma­da­men­te, de­ci­dí que que­ría in­de­pen­di­zar­me”, con­tó Adria­na.

Por su par­te, Ber­nar­do es­tu­dió In­ge­nie­ría In­dus­trial en la Uni­ver­si­dad de los An­des. “Es­tu­dié seis me­ses en Ita­lia, es­ta ex­pe­rien­cia me ayu­dó mu­chí­si­mo en el te­ma de la in­de­pen­den­cia. Lue­go, me fui a Bogotá don­de cur­sé mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y tra­ba­jé en ne­go­cios de res­tau­ran­tes y ba­res”, di­jo.

En­tre los car­gos que ha asu­mi­do Ber­nar­do, de 30 años, ca­be re­sal­tar el he­cho de que hi­zo par­te del pro­yec­to Rap­pi, en sus ini­cios, ma­ne­jan­do el acer­ca­mien­to con los res­tau­ran­tes tan­to en Co­lom­bia co­mo en Mé­xi­co.

Es así co­mo es­tos dos em­pren­de­do­res de­ci­die­ron vol­ver a su ciu­dad na­tal a “apor­tar los co­no­ci­mien­tos ob­te­ni­dos pro­fe­sio­nal­men­te”.

“Es­ta es la pri­me­ra vez que tra­ba­ja­mos jun­tos. Siem­pre he­mos te­ni­do una re­la­ción muy es­tre­cha. Nues­tra fa­mi­lia es muy uni­da, así que nos lle­va­mos muy bien to­dos. Yo siem­pre fui la her­ma­na ma­yor que lo pro­te­gía a él y a nues­tra otra her­ma­na,

Fran­ches­ca. Ha si­do muy agra­da­ble tra­ba­jar jun­tos”, di­jo la abo­ga­da, que se desem­pe­ña en el área ju­rí­di­ca y de even­tos de la em­pre­sa y tie­ne co­mo hob­bie ir al gim­na­sio

Ber­nar­do agre­ga que “ha si­do muy ché­ve­re tra­ba­jar en fa­mi­lia, en­tre her­ma­nos, pues ca­da uno es fuer­te en un área, en­ton­ces eso en­ri­que­ce el ne­go­cio”.

Es así co­mo en la ac­tua­li­dad es­tán ope­ran­do la mar­ca fun­da­da des­de ha­ce más de 40 años, Dulcerna. “He­mos in­cor­po­ra­do el con­cep­to de Dulcerna Ba­kery Shop, que es un po­co más ac­tua­li­za­do con lo que es­tá pa­san­do afue­ra res­pec­to a la re­pos­te­ría y a la co­ci­na de sal, pe­ro man­te­nien­do la ca­li­dad y la tra­di­ción en las re­ce­tas e in­gre­dien­tes”, des­ta­có Ber­nar­do, quien tie­ne otra pa­sión y sue­ño: ser téc­ni­co del Ju­nior de Ba­rran­qui­lla.

Res­pec­to al em­pren­di­mien­to re­co­no­cen que hoy día los mi­lle­nials no quie­ren ser em­plea­dos por lo que “las co­mu­ni­ca­cio­nes y re­des so­cia­les ayu­dan mu­cho a la ho­ra de em­pren­der”.

“Me pa­re­ce muy emo­cio­nan­te ver co­mo aho­ra cual­quier per­so­na di­se­ña y ven­de al­go. Les pue­do acon­se­jar que ha­gan to­do con pa­sión por­que si uno ha­ce lo que le gus­ta, es­tá muy cer­cano al éxi­to”, di­jo Adria­na.

Ber­nar­do, por su par­te, pien­sa que pa­ra desa­rro­llar un ne­go­cio es ideal que las per­so­nas se atre­van a ha­cer­lo, crean que lo pue­dan ha­cer, lo pla­ni­fi­quen y sean or­ga­ni­za­dos.

Por úl­ti­mo, den­tro de los sue­ños com­par­ti­dos de los her­ma­nos Man­ci­ni es­tá el he­cho de ex­pan­dir su em­pren­di­mien­to in­ter­na­cio­nal­men­te. “Quie­ro te­ner mu­chos hi­jos y que el Ju­nior que­dé cam­peón en to­dos los tor­neos”, di­jo Ber­nar­do mien­tras que Adria­na quie­re que “siem­pre la fa­mi­lia se man­ten­ga uni­da” y si­ga “cre­cien­do a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal”. GC

SO­BRE EL ROL FA­MI­LIAR DE ADRIA­NA “Yo siem­pre fui la her­ma­na ma­yor que lo pro­te­gía a él y a nues­tra otra her­ma­na, Fran­ches­ca”. LOS SUE­ÑOS DE BER­NAR­DO “Quie­ro te­ner mu­chos hi­jos y que el Ju­nior que­dé cam­peón en to­das los tor­neos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.