Lau­ra Gó­mez Pro­fe­so­ra de yo­ga

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra ase­gu­ra que en­con­tró “fe­li­ci­dad y equi­li­brio” co­mo pro­fe­so­ra de es­ta dis­ci­pli­na. Ma­ni­fies­ta que su mi­sión es con­tri­buir a la sa­lud in­te­gral de los de­más.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Ha­ce unos años la vi­da de Lau­ra Gó­mez Ga­liano era muy dis­tin­ta a la ac­tual. Tras gra­duar­se de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y rea­li­zar una es­pe­cia­li­za­ción en Ge­ren­cia de Em­pre­sas Co­mer­cia­les en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, in­gre­só a la­bo­rar en el de­par­ta­men­to de Ges­tión Hu­ma­na de una com­pa­ñía. Pe­se a ser el tra­ba­jo que se ajus­ta­ba a sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les, lue­go de cua­tro años de es­tar vin­cu­la­da a es­ta fir­ma em­pe­zó a sen­tir “que ya no iba pa­ra nin­gún la­do”.

“Ya es­ta­ba frus­tra­da por­que no me sen­tía fe­liz con lo que es­ta­ba rea­li­zan­do. Creo que to­dos me­re­ce­mos

ha­cer lo que nos ha­ce fe­li­ces. En la ofi­ci­na me sen­tía ba­ja de ener­gías. Siem­pre he si­do una per­so­na que le gus­tan los cam­bios, en­ton­ces de­ci­dí re­nun­ciar pa­ra bus­car al­go que ver­da­de­ra­men­te me lle­na­ra, don­de yo pu­die­ra le­van­tar­me con­ten­ta. Es­ta­ba se­gu­ra de que ya no que­ría ser em­plea­da ni te­ner un ho­ra­rio de ofi­ci­na”, afir­mó.

Du­ran­te cua­tro me­ses, Lau­ra se con­cen­tró en bus­car un pro­yec­to la­bo­ral que la mo­ti­va­ra. En aque­lla épo­ca, una tía ra­di­ca­da en Mé­xi­co se con­tac­tó con ella y le pro­pu­so que se mu­da­ra al país az­te­ca pa­ra así po­der crear jun­tas un ne­go­cio o pro­yec­to em­pre­sa­rial.

“Des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 12 años mi tía se desem­pe­ña co­mo pro­fe­so­ra de yo­ga. Yo ya ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na cuan­do tra­ba­ja en la em­pre­sa, pues me ayu­dó a re­la­jar­me y a bus­car mi cen­tro. Cuan­do ella me pro­pu­so ir­me del país, yo es­ta­ba tra­ba­jan­do en ese en­ton­ces con mi no­vio, quien hoy es mi es­po­so. Sin em­bar­go, de­ci­di­mos ha­cer una pau­sa y via­jé a Mé­xi­co”, ex­pli­có.

A su lle­ga­da a Mon­te­rrey, Lau­ra em­pe­zó un “un pro­ce­so de cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal”. Se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de ha­cer una cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de 200 ho­ras co­mo pro­fe­so­ra de yo­ga, ava­la­da por la Yo­ga Allian­ce. Tam­bién se for­mó pa­ra dic­tar cla­ses de yo­ga pa­ra be­bés, mu­je­res em­ba­ra­za­das y en post­par­to. Tras vi­vir un año en Mé­xi­co, su no­vio la sor­pren­dió con una pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio por lo que de­ci­dió re­gre­sar a Ba­rran­qui­lla pa­ra for­mar una fa­mi­lia.

Es­tan­do en ciu­dad su­po que el yo­ga se­ría su pro­yec­to de vi­da. Em­pe­zó dic­tan­do cla­ses per­so­na­li­za­das y, con el pa­so del tiem­po, co­men­zó a ser con­tra­ta­da por com­pa­ñías pa­ra rea­li­zar yo­ga em­pre­sa­rial y se cer­ti­fi­có co­mo maes­tra de yo­ga pa­ra ni­ños en Rain­bow Kids, una ins­ti­tu­ción aus­tra­lia­na que vie­ne “una vez al año a Co­lom­bia pa­ra for­mar a ex­per­tos de es­ta dis­ci­pli­na”. Así tam­bién, jun­to a su cu­ña­da Da­nie­lla Do­na­do, creó Mué­ve­lo, un es­tu­dio de bai­le y yo­ga en Ba­rran­qui­lla.

“Co­mo maes­tra de yo­ga sien­to que me sal­go de lo con­ven­cio­nal. Hay mu­chos pro­fe­so­res que se en­fo­can en el bu­dis­mo y en hin­duis­mo. Por mi par­te, yo pro­cu­ro no mez­clar la re­li­gión. El yo­ga que yo en­se­ño es­tá en­fo­ca­do al ser, al cuer­po, a la men­te y a que las per­so­nas se sien­tan bien. Es lo que a mí me ha ser­vi­do y yo en­se­ño lo que me ha fun­cio­na­do”, agre­gó.

Pa­ra Lau­ra, es­ta prác­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una “he­rra­mien­ta que ayu­da al sis­te­ma emo­cio­nal”. A tra­vés de las pos­tu­ras y la res­pi­ra­ción, ase­gu­ra que se lo­gra “oxi­ge­nar el ce­re­bro, ad­qui­rir una con­cien­cia del ser y un ma­yor co­no­ci­mien­to del cuer­po”.

“Las per­so­nas que su­fren de de­pre­sión o son muy in­se­gu­ras e in­clu­so a ni­ños que tie­nen mu­chos mie­dos pue­den en­con­trar en el yo­ga una ma­ne­ra de ad­qui­rir se­gu­ri­dad. Pre­ci­sa­men­te es es­to lo que ha­ce a un ni­ño cre­cer bien y fe­liz. En la ac­tua­li­dad, psi­có­lo­gos, te­ra­peu­tas y psi­quia­tras re­co­mien­dan es­ta ac­ti­vi­dad pa­ra ca­na­li­zar las emo­cio­nes”, ex­pre­só.

Así tam­bién, es­ta ba­rran­qui­lle­ra afir­ma que el yo­ga pre­na­tal se ha con­ver­ti­do en un mé­to­do de co­ne­xión de la ma­dre con su be­bé en el vien­tre. Ade­más de es­te víncu­lo sen­ti­men­tal, ma­ni­fies­ta que las fu­tu­ras ma­más tam­bién pue­den tra­ba­jar “en la res­pi­ra­ción y la aper­tu­ra de ca­de­ra y de pe­cho que ali­via­rán los do­lo­res de es­pal­da y las pre­pa­ra­rán pa­ra el mo­men­to en el que se en­fren­ten a los do­lo­res de par­to”.

Así pues, Lau­ra afir­ma que su equi­li­brio es su fa­mi­lia, su es­po­so y su fe. Por el mo­men­to, si­gue con­cen­tra­da en sa­car ade­lan­te su ob­je­ti­vo: “crear bie­nes­tar y ser­vir a los de­más a tra­vés del yo­ga”. GC

SO­BRE LA LA­BOR... “El yo­ga que yo en­se­ño es­tá en­fo­ca­do al ser, al cuer­po, a la men­te y a que las per­so­nas se sien­tan bien”. PA­RA LAS FU­TU­RAS MA­MÁS...

“Prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na en el em­ba­ra­zo per­mi­te for­ta­le­cer la co­ne­xión de la ma­dre con el be­bé”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.