Ma­ría Ele­na de Mei­sel Di­se­ña­do­ra de tar­je­tas

Para es­ta cie­na­gue­ra, la ela­bo­ra­ción a mano de tar­je­tas y cartas per­so­na­li­za­das no so­lo se ha con­ver­ti­do en su pro­yec­to de vi­da, tam­bién es una he­rra­mien­ta para “brin­dar una mano” a per­so­nas en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Orlando Ama­dor Ro­sa­les

“No hay ben­di­ción más gran­de que ha­cer lo que ver­da­de­ra­men­te te gus­ta”. Es­te es el le­ma que ca­rac­te­ri­za el pro­yec­to de vi­da de Ma­ría Ele­na Ro­me­ro de Mei­sel. Na­ció en Cié­na­ga, Mag­da­le­na, una “tie­rra de gen­te ta­len­to­sa”, co­mo ella mis­ma la des­cri­be. Con la es­pe­ran­za de cum­plir di­ver­sos re­tos pro­fe­sio­na­les, es­tu­dió De­re­cho. No obs­tan­te, Ma­ría Ele­na nun­ca pen­só que en­con­tra­ría su ver­da­de­ra vo­ca­ción en el ar­te, le­jos de los li­bros de có­di­gos y le­yes.

“Nun­ca ejer­cí mi ca­rre­ra por­que en aquel en­ton­ces me con­cen­tré en aten­der a mis hi­jos y en ese tiem­po mi es­po­so tam­bién pre­fe­ría que los acom­pa­ña­ra en su cre­ci­mien­to. No fue una de­ci­sión fá­cil, pe­ro hoy me doy cuen­ta de que fue muy pro­ve­cho­so po­der criar­los y com­par­tir con ellos gran­des ex­pe­rien­cias”, afir­mó.

Cuan­do sus hi­jos in­gre­sa­ron al co­le­gio, Ma­ría Ele­na em­pe­zó a tra­ba­jar, de la mano de un ami­go de la fa­mi­lia, en la Fun­da­ción Te Ne­ce­si­to, una or­ga­ni­za­ción orien­ta­da a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad y es­ca­sos re­cur­sos.

“Co­mo te­nía más tiem­po li­bre em­pe­cé a con­ta­giar­me de es­ta la­bor y me de­di­qué de lleno, co­mo si fue­ra mi tra­ba­jo. Re­cuer­do que ne­ce­si­tá­ba­mos re­co­ger di­ne­ro para crear el co­me­dor in­fan­til de la fun­da­ción. Fue en­ton­ces cuan­do se me ocu­rrió ha­cer tar­je­tas per­so­na­li­za­das. Al prin­ci­pio, fue­ron pen­sa­das para en­viar men­sa­jes de pé­sa­me y con­do­len­cias, pues nues­tra in­ten­ción fue que, en vez de en­viar flo­res, las per­so­nas pu­die­ran en­viar tar­je­tas y con­tri­buir a es­te pro­pó­si­to so­cial”, ex­pli­có.

Se pu­so a la ta­rea de mar­car con su pu­ño y le­tra cien­tos de tar­je­tas y ex­pe­ri­men­tar com­bi­na­cio­nes de co­lo­res, tex­tu­ras y pa­pe­les. Ase­gu­ra que sus hi­jas, dos di­se­ña­do­ras, se con­vir­tie­ron en su prin­ci­pal fuen­te de apo­yo y en sus “acé­rri­mas crí­ti­cas” de su tra­ba­jo y de su pro­ce­so de crea­ción.

Así fue co­mo es­ta ini­cia­ti­va se fue trans­for­man­do en un pro­yec­to per­so­nal y la­bo­ral. Aun­que en la ac­tua­li­dad di­se­ña tar­je­tas para com­pro­mi­sos co­mo ma­tri­mo­nios, bau­ti­zos, baby sho­wers, cum­plea­ños y gra­dos,

Ma­ría Ele­na con­ti­núa apos­tán­do­le a las cau­sas so­cia­les, me­dian­te su tra­ba­jo.

“La Fun­da­ción Te Ne­ce­si­to se aca­bó, pe­ro hoy día ha­go par­te de un apos­to­la­do que li­de­ra pro­yec­tos en­fo­ca­dos al bie­nes­tar de la ju­ven­tud, co­mo So­ñar Des­pier­to. Me­dian­te la ven­ta de las tar­je­tas tam­bién he po­di­do re­co­ger fon­dos para es­ta mi­sión y con­tri­buir al man­te­ni­mien­to de nues­tra se­de. Me sien­to con­ten­ta por­que, sin de­jar de ha­cer lo que ver­da­de­ra­men­te me apa­sio­na, pue­do be­ne­fi­ciar a los de­más”, es­ta­ble­ció.

Fren­te a los avan­ces del “mundo di­gi­tal y el desa­rro­llo de las re­des so­cia­les”, Ma­ría Ele­na afir­ma que po­co a po­co se han ido des­pla­zan­do el va­lor de lo tra­di­cio­nal y lo clá­si­co.

“Aho­ra po­de­mos ver in­vi­ta­cio­nes di­gi­ta­les a even­tos fa­mi­lia­res por men­sa­jes ins­tan­tá­neos o chats. Pien­so que una tar­je­ta bien di­se­ña­da y tier­na lla­ma a te­ner un de­ta­lle con el otro y no se pue­de de­jar de la­do el tra­ba­jo ma­nual. Es im­por­tan­te con­ser­var la esen­cia. Por ejem­plo, no po­de­mos ol­vi­dar la tra­di­ción de los ni­ños de ha­cer una car­ta al Ni­ño Dios en Na­vi­dad. Una bue­na tar­je­ta ha­bla de la per­so­na­li­dad de una per­so­na, de su for­ma de ser y de su ma­ne­ra de ser de­ta­llis­ta”, ex­pre­só.

Por el mo­men­to, Ma­ría Ele­na es­tá con­cen­tra­da en se­guir plas­man­do su “se­llo per­so­nal” en sus crea­cio­nes. “En la ac­tua­li­dad hay mu­chas per­so­nas frus­tra­das por­que ha­cen co­sas que no quie­ren ha­cer y así pa­san la vi­da. Yo, por el con­tra­rio, me en­fo­co en ha­cer lo que me ha­ce fe­liz”, con­clu­yó.

LOS AVAN­CES DI­GI­TA­LES... “El mundo di­gi­tal po­co a po­co ha ido des­pla­zan­do el va­lor de lo tra­di­cio­nal y lo clá­si­co”.

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Me sien­to con­ten­ta por­que, sin de­jar de ha­cer lo que me apa­sio­na, pue­do be­ne­fi­ciar a los de­más”.

Ma­ría Ele­na ase­gu­ra que dis­fru­ta pa­sar ho­ras en su ta­ller crean­do y di­se­ñan­do nue­vos con­cep­tos de tar­je­tas.

Ca­mi­nar en las ma­ña­nas es una de las ac­ti­vi­da­des que más deses­tre­sa y dis­fru­ta Ma­ría Ele­na en su tiem­po li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.