El ar­te de ser lí­der

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Du­ran­te mu­cho tiem­po he tra­ba­ja­do el te­ma del li­de­raz­go. He leí­do, es­tu­dia­do y pro­fun­di­za­do mu­cho so­bre es­te te­ma por­que creo que es fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Es­toy con­ven­ci­do de que si no te­ne­mos bue­nos lí­de­res, no po­dre­mos ser una bue­na so­cie­dad. Las di­ná­mi­cas so­cia­les ac­tua­les nos han con­du­ci­do a prác­ti­cas in­di­vi­dua­lis­tas en las que el bien co­mún se ve siem­pre des­pre­cia­do.

En el li­de­raz­go uno de los te­mas que más me in­tere­sa es la for­ma­ción del lí­der. No tan­to en el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des pro­pias del área en la que tra­ba­ja, sino en las ha­bi­li­da­des so­cia­les; es de­cir, en las lla­ma­das ha­bi­li­da­des blan­das, que tie­nen que ver con el in­te­rior y la ma­ne­ra co­mo el lí­der se re­la­cio­na con­si­go mis­mo y por en­de con los de­más. Se pue­de te­ner mu­cho co­no­ci­mien­to y po­der, pe­ro si no se tie­nen bue­nas ha­bi­li­da­des so­cia­les, si no se sa­be re­la­cio­nar­se con uno mis­mo, ni se tie­ne un com­pro­mi­so éti­co só­li­do, lo más pro­ba­ble es que se aca­be sien­do un fra­ca­sa­do y se ter­mi­ne des­tru­yen­do a los que es­tán cer­ca. En es­te con­tex­to me apro­xi­mo a uno de los per­so­na­jes del An­ti­guo Is­rael que car­ga bien su fun­ción de lí­der: Moi­sés.

Moi­sés es un lí­der que sa­be con­tro­lar sus emo­cio­nes. Él en­tien­de que no pue­de de­jar­se lle­var por las reacciones que le oca­sio­nan al­gu­nas di­fi­cul­ta­des que ex­pe­ri­men­ta al fren­te de su pue­blo. Él es proac­ti­vo. Eli­ge bien la reac­ción al es­tí­mu­lo que re­ci­be. El pue­blo es reac­ti­vo, es­ta- lla, se re­be­la, grita y quie­re vol­ver al pa­sa­do. Moi­sés con tran­qui­li­dad ana­li­za la si­tua­ción, bus­ca una res­pues­ta de par­te de Dios y ac­túa de la ma­ne­ra más ade­cua­da y co­rrec­ta. Es­to que­da ex­pre­sa­do en mu­chos re­la­tos de la tra­ve­sía que el pue­blo ha­ce ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da, pe­ro so­bre to­do en Éxo­do 14, 1-32. Eso lo ha­ce po­der cum­plir su fun­ción. Mu­chos de no­so­tros fa­lla­mos por­que so­mos reac­ti­vos, por­que no me­di­mos las con­se­cuen­cias de nues­tras reacciones, por­que ac­tua­mos con un ím­pe­tu que pue­de des­truir las re­la­cio­nes que te­ne­mos con los her­ma­nos o a los her­ma­nos mis­mos. Sin un buen con­trol de las emo­cio­nes no se pue­de ser lí­der. Esas per­so­nas que vo­ci­fe­ran, ofen­den y hu­mi­llan a su equi­po de tra­ba­jo no son bue­nos lí­de­res. Esas ac­cio­nes en la ma­yo­ría de los ca­sos so­lo de­jan más pro­ble­mas.

Es­toy pen­san­do en los pa­pás que des­tru­yen con sus pa­la­bras a sus hi­jos, a es­po­sas o es­po­sos y a to­do el que se atra­vie­se; o aque­llos her­ma­nos que an­te un pro­ble­ma pier­den el con­trol y ter­mi­nan ha­cien­do que el pro­ble­ma crez­ca y los des­tru­ya a to­dos. La vio­len­cia siem­pre es ex­pre­sión de un mal ma­ne­jo de las emo­cio­nes. El vio­len­to nun­ca tie­ne la ra­zón. El ca­mino que nos en­se­ñó Caín no es el co­rrec­to. Eli­mi­nar al otro no es nun­ca la so­lu­ción. Si quie­res ser un buen lí­der te in­vi­to a co­no­cer­te, a sa­ber por qué reacciones co­mo reac­cio­nas y a tra­tar de pen­sar an­tes de ac­tuar. No de­jes que na­da te qui­te la paz y te ha­ga ac­tuar co­mo un vio­len­to. Un lí­der sa­be res­pon­der de la ma­ne­ra ade­cua­da y no de­ja que sus im­pul­sos le cie­guen y le ha­gan per­der el sen­ti­do de la realidad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.