An­nie Tres­pa­la­cios y Hu­gues La­cou­tu­re

Ha­ce 16 días cum­plie­ron cin­co años de ha­ber con­traí­do ma­tri­mo­nio. Jun­tos ase­gu­ran que la ba­se de su re­la­ción es la co­mu­ni­ca­ción y el apo­yo que se brin­dan sin im­por­tar la si­tua­ción que en­fren­ten.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Instagram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Cé­sar Bo­lí­var

Las mi­ra­das di­rec­tas que la co­mu­ni­ca­do­ra so­cial An­nie Tres­pa­la­cios y el abo­ga­do Hu­gues La­cou­tu­re cru­zan en me­dio de la se­sión de fo­tos les pro­du­ce son­ri­sas que se trans­for­man en car­ca­ja­das. Son ins­tan­tes en los que no es ne­ce­sa­rio ser el más ana­lí­ti­co co­mo para de­ter­mi­nar que se trans­mi­ten ma­gia, esa que sur­gió la pri­me­ra

vez que se pro­nun­cia­ron “te amo” y aún con­ser­van en su re­la­ción co­mo ma­ri­do y mu­jer.

Su ro­man­ce no na­ció ha­ce 12 me­ses. El pa­sa­do 22 de no­viem­bre ce­le­bra­ron sus bo­das de ma­de­ra, así que re­cien­te­men­te cum­plie­ron cin­co años de ha­ber­se da­do el sí an­te el al­tar y, adi­cio­nal a es­to, tu­vie­ron una re­la­ción de no­viaz­go de cin­co años.

Re­cor­dar có­mo se co­no­cie­ron les re­sul­ta en­tre­te­ni­do, de he­cho los dos se pi­den el turno para con­tar el có­mo, cuán­do y dón­de, pe­ro al fi­nal An­nie lle­va la de­lan­te­ra y es quien re­la­ta su his­to­ria de amor.

“Nos co­no­ci­mos en 2008, cuan­do Hu­gues era el di­rec­tor del Da­mab y yo tra­ba­ja­ba co­mo co­mu­ni­ca­do­ra con los dipu­tados del Atlán­ti­co. Desem­pe­ñan­do nues­tras la­bo­res tu­vi­mos mu­chos even­tos pú­bli­cos en los que nos tro­pe­za­mos, pe­ro an­tes pu­de ver­lo en la Uni­ver­si­dad, pues fue la épo­ca en la que yo era es­tu­dian­te y él pro­fe­sor de De­re­cho Am­bien­tal, nun­ca me dic­tó cla­ses, pe­ro lo veía pa­sar por los pa­si­llos así que des­de ese mo­men­to lo iden­ti­fi­ca­ba. Ten­go que de­cir que cuan­do lo veía me pa­re­cía un prín­ci­pe”, re­la­ta Tres­pa­la­cios mien­tras cen­tra su mi­ra­da ha­cia un pun­to fi­jo.

Agre­ga que em­pe­za­ron a cru­zar pa­la­bras en un con­se­jo co­mu­ni­ta­rio de quien es hoy se­na­dor, Ál­va­ro Uri­be Vé­lez, mo­men­to que dio pie para que con­ti­nua­ra la co­mu­ni­ca­ción en­tre los dos. Sin pro­gra­mar­lo, sus co­ra­zo­nes em­pe­za­ron a ele­gir el del otro, de mo­do que sien­do fie­les a sus sen­ti­mien­tos de­ci­die­ron ini­ciar un no­viaz­go el 26 de ju­lio de 2008. En es­ta eta­pa tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de vi­vir jun­tos por tres años. Lue­go el tiem­po fue pro­pi­cio para con­ven­cer­los de que el des­tino de los dos era es­tar jun­tos por siem­pre ba­jo la ben­di­ción de Dios.

“Para pro­po­ner­le ma­tri­mo­nio me ima­gi­né un mo­men­to ro­mán­ti­co en la ca­sa. Me con­se­guí el ani­llo, pe­ro es­ta­ba ner­vio­so por­que cuan­do me lo en­tre­ga­ron la pie­dra no es­ta­ba ajus­ta­da, así que el jo­ye­ro me di­jo que tu­vie­ra mu­cho cui­da­do. Mis ner­vios ra­di­ca­ban en que te­ne­mos una ga­ta lla­ma­da Ni­na y yo ha­bía de­ja­do la ca­ji­ta abier­ta, así que po­día co­ger­la y tum­bar la pie­dra. Ese día no dor­mí, por­que la idea era brin­dar­le una sor­pre­sa con to­das las de la ley al mo­men­to en que des­per­ta­ra y no que­ría que la pie­dra se per­die­ra”, co­men­ta el gua­ji­ro Hu­gues La­cou­tu­re.

Des­pués de lo an­tes men­cio­na­do, trans­cu­rrie­ron seis me­ses que fue­ron esen­cia­les para lle­var a ca­bo los pre­pa­ra­ti­vos y lue­go con­traer nup­cias en la Igle­sia In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Más tar­de se tras­la­da­ron ha­cia La Gua­ji­ra don­de em­pren­die­ron el pro­yec­to de vi­da de Hu­gues, el cual con­sis­tió en el lan­za­mien­to co­mo can­di­da­to a la Cá­ma­ra de es­te de­par­ta­men­to. Se­gún Tres­pa­la­cios, el re­to per­so­nal en ese ins­tan­te fue lle­var­le a ca­bo las co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de su es­po­so. En la ac­tua­li­dad es­tán afin­ca­dos en Ba­rran­qui­lla y con­ti­núan apo­yán­do­se en ca­da pro­yec­to que em­pren­den y en ca­da si­tua­ción que en­fren­tan.

“De nues­tra re­la­ción pue­do afir­mar que ha si­do muy es­pe­cial. An­nie es mi com­ple­men­to, es es­pe­cial e in­te­li­gen­te. Ad­mi­ro de ella que siem­pre es­tá son­rien­do y con ac­ti­tud po­si­ti­va, ade­más de que me apo­ya en to­do y una de las tan­tas co­sas que te­ne­mos en co­mún son las ga­nas de ser­vir­le a la gen­te”.

La ba­rran­qui­lle­ra, por su par­te, di­ce que si tie­ne al­go que re­sal­tar de Hu- gues es la pa­cien­cia. Aña­de que es so­ña­dor y el polo a tie­rra que ne­ce­si­ta para sen­tir su paz in­te­rior y es­cu­char sus pa­la­bras que re­sul­tan ser dul­ces en me­dio de la di­fi­cul­tad.

“Ten­go la gran ven­ta­ja de que mi es­po­so es ami­go de mis ami­gas, es un hom­bre con­sen­ti­dor, no­ble, sa­bio y tra­ba­ja­dor. Jun­tos he­mos te­ni­do que en­fren­tar mo­men­tos di­fí­ci­les y aquí va­mos, en el bar­co; al fi­nal de eso se tra­ta el amor, de los ins­tan­tes fe­li­ces, de las tris­te­zas, de las an­gus­tia y de las ex­pec­ta­ti­vas”.

Aún no tie­nen hi­jos, pe­ro es­pe­ran pa­cien­tes a que Dios los pre­mie en el tiem­po in­di­ca­do. Creen fir­me­men­te que el se­cre­to para man­te­ner­se for­ta­le­ci­dos en pa­re­ja es la co­mu­ni­ca­ción. Adi­cio­nal­men­te, es­ti­man que es im­por­tan­te ser uni­dos y ha­blar siem­pre con la ver­dad, de cons­truir y en­con­trar­le so­lu­ción a los pro­ble­mas que pue­dan pre­sen­tar­se.

SO­BRE AN­NIE TRES­PA­LA­CIOS... “Ella es una mu­jer es­pe­cial. Ad­mi­ro que siem­pre tie­ne una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da”.

SO­BRE HU­GUES LA­COU­TU­RE...

“Es mi com­ple­men­to y polo a tie­rra. Es un hom­bre tra­ba­ja­dor, que siem­pre tie­ne pa­la­bras de alien­to”.

An­nie Tres­pa­la­cios y Hu­gues La­cou­tu­re afir­man que amar se tra­ta de vi­vir jun­tos los bue­nos y ma­los mo­men­tos.

Com­par­tir tiem­po jun­tos sin im­por­tar el lu­gar es el plan que aman ha­cer An­nie Tres­pa­la­cios y Hu­gues La­cou­tu­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.