Da­niel Fer­nán­dez Coach de vi­da

El jo­ven, oriun­do de So­le­dad ( Atlán­ti­co), es uno de los fun­da­do­res de Voy por mis Sue­ños, or­ga­ni­za­ción que con obras so­cia­les y ‘ coaching’ bus­ca mo­ti­var a ha­bi­tan­tes de ca­lles, ju­ga­do­res de fút­bol y em­pren­de­do­res.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron M. Ka­lil Ins­ta­gram: @sha­rond­ka­lil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La pa­sión por ayu­dar a las de­más per­so­nas ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te en la vi­da del so­le­de­ño Da­niel Fer­nán­dez, quien re­cuer­da que de ni­ño su ma­dre le in­cul­có el in­te­rés por las obras so­cia­les y por mo­ti­var a las per­so­nas pa­ra que lo­gren sus sue­ños.

Pre­ci­sa­men­te, Da­niel cre­ció con la idea de tra­ba­jar en pro del bie­nes­tar de las per­so­nas de su al­re­de­dor, por es­to de­ci­dió for­mar­se co­mo Li­fe Coach en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Li­de­raz­go, Uni­lid, ubi­ca­da en Mia­mi, Flo­ri­da.

“Creo que cuan­do uno tie­ne una idea de­be eje­cu­tar­la... en mi co­ra­zón te­nía el ob­je­ti­vo de ayu­dar, creo que na­cí pa­ra ha­cer­lo, por eso creé Voy por mi sue­ño, una fun­da­ción que desea ha­cer­le en­ten­der a las per­so­nas que to­do lo que ima­gi­nan pue­de ha­cer­se reali­dad. So­ñar no cues­ta na­da, aun­que im­pli­ca un pro­ce­so y no­so­tros ayu­da­mos en eso”, con­tó el jo­ven.

Da­niel, jun­to a los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les Jar­lan Ba­rre­ra, Jo­sé Luis Chun­ga, Ale­xis Pé­rez, Car­los Rúa y Ma­rio Ál­va­rez, creó es­ta or­ga­ni­za­ción ha­ce seis años pa­ra im­pac­tar la vi­da de co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles en el Ca­ri­be.

“Que­re­mos ayu­dar a la gen­te y de­cir­les a to­dos que creer es po­si­ble. En el equi­po de tra­ba­jo so­mos muy ami­gos, se po­dría de­cir que so­mos her­ma­nos... no nos gus­ta el pro­ta­go­nis­mo sino que que­re­mos mo­ti­var a los de­más pa­ra que tam­bién ha­gan la­bor so­cial co­mo no­so­tros”, di­jo Da­niel.

Así pues, el jo­ven de 27 años, ini­ció en el Pa­seo Bo­lí­var lle­ván­do­le co­mi­da a los ha­bi­tan­tes de la ca­lle en un pro­yec­to que lla­mó Man­cha Blan­ca.

“Lue­go em­pe­cé en So­le­dad lle­van­do co­mi­da, ro­pa y ju­gue­tes a co­mu­ni­da­des ne­ce­si­ta­das... de la na­da em­pe­cé a co­nec­tar­me con los jó­ve­nes ju­ga­do­res de di­ver­sos equi­pos y así, a ayu­dar­los en su par­te emo­cio­nal”, con­tó Da­niel que se des­cri­be co­mo una per­so­na apa­sio­na­da, ge­ne­ro­sa, fe­liz, ami­ga­ble y gra­cio­sa.

A tra­vés de char­las psi­co­ló­gi­cas y coaching da con­se­jos a los jó­ve­nes pa­ra que ma­ne­jen sus emo­cio­nes y

to­men de­ci­sio­nes acer­ta­das. “To­do el que prac­ti­ca un de­por­te tam­bién pa­sa por si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, que­re­mos que ten­gan equi­li­brio en su men­te. To­do es­to lo ha­ce­mos sin áni­mo de lu­cro, por­que nues­tra idea es for­ta­le­cer esas de­bi­li­da­des que tie­ne to­do el equi­po a tra­vés de la mo­ti­va­ción. El más re­cien­te equi­po con el que tra­ba­ja­mos es Ba­ra­noa Fút­bol Club”

En las ac­ti­vi­da­des se han uni­do per­so­nas, fun­da­cio­nes, igle­sias, emi­so­ras pa­ra apor­tar con es­te ob­je­ti­vo que mue­ve la vi­da de Da­niel.

“Con es­tas obras lo que re­ci­bo es la sa­tis­fac­ción de ver a al­guien son­reír, de es­cu­char un gra­cias y de cum­plir mu­chos sue­ños. Veo per­so­nas que an­tes es­ta­ban en la ca­lle y hoy día es­tán su­pe­ra­dos, eso es al­go que he apren­di­do: hoy es­ta­mos aquí y ma­ña­na no sa­be­mos dón­de”, di­jo.

Otra de las la­bo­res que li­de­ra es­te so­le­de­ño es el Show de los Sue­ños en el que do­na gua­yos a los jó­ve­nes que se des­ta­can en la Li­ga de Fút­bol del Atlán­ti­co. “El even­to es gra­tis y se creó con el pro­pó­si­to de in­cen­ti­var­los pa­ra que si­gan so­ñan­do sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias”, di­jo.

Ade­más de de­di­car­se a Voy por mis Sue­ños, Da­niel dis­fru­ta can­tar ba­la­das y ju­gar fút­bol.

Por úl­ti­mo, acon­se­ja a to­das las per­so­nas que desean ayu­dar a que se arries­guen “pues lo peor que pue­de ocu­rrir es equi­vo­car­se. De­ben en­ten­der que uno al obrar bien siem­pre ter­mi­na re­ci­bien­do co­sas po­si­ti­vas en su vi­da”. GC

Pa­sión y ge­ne­ro­si­dad son al­gu­nas cua­li­da­des que se atri­bu­ye el jo­ven, quien po­só en la Pla­za Cen­tral de So­le­dad.

El so­le­de­ño, de 27 años, se for­mó co­mo Li­fe Coach en Uni­lid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.