En vi­da, her­mano

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

To­dos en al­gún mo­men­to de la vi­da so­mos pro­pen­sos a ex­pe­ri­men­tar la muer­te de un ser que­ri­do. Es­ta es una ver­dad de­vas­ta­do­ra, por­que a pe­sar de to­do lo que ha­ya­mos re­fle­xio­na­do y aun­que crea­mos que es­ta­mos pre­pa­ra­dos, siem­pre nos sor­pren­de y nos ha­ce su­frir la au­sen­cia de la per­so­na ama­da. Ayer al­guien con quien con­ver­sa­ba so­bre es­te te­ma me de­cía que te­ne­mos que vi­vir la ex­pe­rien­cia de la en­fer­me­dad y de la muer­te co­mo al­go na­tu­ral de nues­tra con­di­ción hu­ma­na, y que de­bié­ra­mos vi­vir­la con una ac­ti­tud más se­re­na que nos per­mi­ta se­guir ar­mó­ni­ca­men­te ade­lan­te en la cons­truc­ción de nues­tros pro­yec­tos.

Es po­si­ble, sin em­bar­go, creo que lo im­por­tan­te es que ten­ga­mos he­rra­mien­tas exis­ten­cia­les pa­ra su­pe­rar es­tos mo­men­tos tan du­ros.

Cuan­do las per­so­nas es­tán en­fer­mas es más po­si­ble que nos pre­pa­re­mos pa­ra su par­ti­da de­fi­ni­ti­va, pe­ro cuan­do es una muer­te re­pen­ti­na to­do se ha­ce más di­fí­cil y las pre­gun­tas por el sen­ti­do de la vi­da abun­dan, ya que nos cues­tio­na­mos el por qué de es­tas si­tua­cio­nes.

En es­tos días, con la muer­te de Ra­da­mel Gar­cía King, pa­dre de Fal­cao, el má­xi­mo go­lea­dor his­tó­ri­co de la se­lec­ción co­lom­bia­na, he en­con­tra­do una bue­na ex­cu­sa pa­ra re­fle­xio­nar mu­cho más en torno a es­tas si­tua­cio­nes. Ha­ce unos días el ju­ga­dor sa­ma­rio es­cri­bió en sus re­des un sen­ti­do men­sa­je de ho­me­na­je a la me­mo­ria de su pa­dre: “Pa­pi: es di­fí­cil en­con­trar pa­la­bras en es­te do­lo­ro­so mo­men­to. Me que­da la ale­gría por los mo­men­tos tan in­ten­sa­men­te vi­vi­dos a tu la­do. En ca­da uno de ellos me di cuen­ta que siem­pre po­día con­tar con­ti­go sin im­por­tar la si­tua­ción”. Un be­llo y sen­ti­do men­sa­je que ex­pre­sa to­do el amor y agra­de­ci­mien­to de un hi­jo por su pa­dre.

Ha­ce un tiem­po vi­ví una ex­pe­rien­cia du­ra a es­te res­pec­to. Mu­rió una tía abue­la a la que que­ría mu­cho y por co­sas del tra­ba­jo y de las ocu­pa­cio­nes, no tu­ve la opor­tu­ni­dad de de­cir­le to­do lo va­lio­sa que era pa­ra mí… Es cier­to que no sa­be­mos cuán­do se va a ir nues­tra gen­te, por eso de­be­mos es­tar siem­pre aten­tos a ex­pre­sar­les lo im­por­tan­te que son pa­ra no­so­tros y to­do lo que sen­ti­mos por ellos. De­cir­le a los que es- tán cer­ca que los ama­mos y mos­trar­les con ac­cio­nes nues­tro amor es fun­da­men­tal pa­ra te­ner bue­nas re­la­cio­nes, pe­ro so­bre to­do pa­ra su­pe­rar esa du­ra ex­pe­rien­cia de su par­ti­da, por­que po­dre­mos pen­sar que se fue­ron con la cer­te­za de nues­tro amor. Al fin y al ca­bo el me­jor ho­me­na­je que le po­de­mos ha­cer a nues­tros se­res ama­dos muer­tos es ser fe­li­ces dia­ria­men­te, si ellos nos ven des­de don­de es­tán, se­gu­ro dis­fru­ta­rán vién­do­nos fe­li­ces.

Dos en­se­ñan­zas me de­ja to­do es­to: en pri­mer mo­men­to, ex­pre­sar el amor que te­ne­mos a los que ama­mos an­tes de que se va­yan, es de­cir, en­ten­der que des­pués siem­pre pue­de ser muy tar­de; y en se­gun­do mo­men­to, com­pro­me­ter­nos a ser fe­li­ces co­mo ho­me­na­je a ellos, po­ner de nues­tra par­te pa­ra su­pe­rar las du­ras pér­di­das y vi­vir ple­na­men­te con­fian­do en que ellos dis­fru­ta­rían ver­nos fe­li­ces.

Hay que vi­vir ple­na­men­te cons­cien­tes de que los homenajes que se le ha­cen a la gen­te des­pués de muer­tos, sir­ven pa­ra muy po­co. Lo im­por­tan­te es lo que di­ga­mos y ha­ga­mos aquí, en la tie­rra, en vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.