La muer­te de los ami­gos

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Ten­go un ex­cel­so con­cep­to de la amis­tad. Creo que es una de las ex­pe­rien­cias más su­bli­mes de nues­tra con­di­ción hu­ma­na. Ten­go ami­gos a los que con­si­de­ro real­men­te mis her­ma­nos por elec­ción. Dis­fru­to con ellos mo­men­tos de ale­gría, diá­lo­gos so­bre los con­flic­tos exis­ten­cia­les que vi­vi­mos, ex­pe­rien­cias de fe ce­le­bra­das y jun­tos va­mos ha­cien­do la vi­da con la li­ber­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ir sien­do fe­li­ces. Por eso la muer­te de un ami­go me ha­ce su­frir y me cues­tio­na la vi­da to­da.

Hoy es­toy tris­te por­que el pa­sa­do 21 de enero mu­rió una gran ami­ga: Clau­dia Pa­tri­cia Barros Oroz­co, quien des­pués de lu­char du­ra­men­te con­tra el cán­cer, par­tió al exi­lio eterno a sus 50 años. Re­cuer­do que en­con­tré su amis­tad cuan­do lle­gué a Ba­rran­qui­lla en los años 90 a tra­ba­jar en el Se­mi­na­rio Re­gio­nal Juan XXIII, en la Emi­so­ra Mi­nu­to de Dios y en la Pa­rro­quia del Es­pí­ri­tu San­to. Com­par­ti­mos mu­chas ex­pe­rien­cias es­pi­ri­tua­les, otras fes­ti­vas y de­por­ti­vas. Siem­pre me sen­tí acom­pa­ña­do por ella y su fa­mi­lia. Cuan­do el 22 de enero me en­con­tré en Me­de­llín con sus pa­dres, con sus hi­jos y con Ma­rio, nos abra­za­mos pa­ra con­so­lar­nos y tra­tar de mi­ti­gar el do­lor de su au­sen­cia. En ese mo­men­to so­lo pudimos re­cor­dar su ale­gría, su de­sen­fa­do, sus ex­pre­sio­nes siem­pre fes­ti­vas, su ca­ri­ño y ge­ne­ro­si­dad con sus ami­gos y to­das las anéc­do­tas que vi­vi­mos jun­tos. To­dos dá­ba­mos tes­ti­mo­nio de la va­len­tía y el pe­rren­que con el que vi­vió su ba­ta­lla con­tra la en­fer­me­dad, y de có­mo, a pe­sar de los in­ten­sos do­lo­res, siem­pre com­par­tió una gran son­ri­sa y una pa­la­bra de áni­mo pa­ra to­dos. De nue­vo es­tas ex­pe­rien­cias me con­fir­man apren­di­za­jes pa­ra se­guir ac­tuan­do en la vi­da:

Es ne­ce­sa­rio vi­vir apa­sio­na­da men­te, apren­dien­do a dis­fru­tar ca­da instante pa­ra que cuan­do lle­gue la muer­te no ten­ga­mos nin­gún re­pro­che y po­da­mos par­tir en paz.

De­be­mos ser ca­pa­ces de ex­pre­sar to­do el afec­to que te­ne­mos por los ami­gos y por las per­so­nas que es­tán cer­ca, por­que la muer­te no avi­sa y nos pue­de de­jar en la tris­te si­tua­ción de sen­tir que no he­mos ex­pre­sa­do to­do lo que sen­ti­mos por ellos.

Com­pro­me­ter­nos con ser fe­li­ces, ese es el me­jor ho­me­na­je que le po­de­mos ha­cer a nues­tros se­res que­ri­dos que han par­ti­do, ya que si ellos nos pue­den ver, des­de don­de es­tén, nos que­rrán ver fe­li­ces.

Pa­ra los que so­mos cre­yen­tes, la muer­te no es el pa­so de­fi­ni­ti­vo, sino el pri­mer pa­so a una nue­va vi­da. Creer eso es lo que nos ani­ma a no des­fa­lle­cer y a vi­vir con to­das las ga­nas la vi­da misma.

Se­gu­ro me van a ha­cer fal­ta los men­sa­jes de What­sapp, las ex­pre­sio­nes de afec­to, los mo­men­tos de ora­ción y los diá­lo­gos es­pon­tá­neos con Clau­dia Pa­tri­cia y eso me ha­rá su­frir, pe­ro tam­bién me ani­ma­rán los re­cuer­dos ale­gres que ten­go con ella y el sa­ber que ha des­can­sa­do de to­do el su­fri­mien­to que los úl­ti­mos días le cau­só la en­fer­me­dad.

In­sis­to, la ta­rea que nos que­da es vi­vir a ple­ni­tud, con pa­sión, sien­do se­res hu­ma­nos que de­jen a sus pa­sos bue­nas ex­pe­rien­cias. Al fin y al ca­bo lo que que­da en el co­ra­zón de los otros cuan­do par­ti­mos es lo que he­mos im­pac­ta­do en su vi­da. Hay que lo­grar siem­pre que ese im­pac­to sea pa­ra los de­más un buen re­cuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.