Jos­se Nar­váez Ac­tor y pre­sen­ta­dor de Tv

De acuer­do con es­te cor­do­bés, su es­po­sa, Cris­ti­na, y sus hi­jos, Da­niel y Juan Jo­sé, son su prio­ri­dad en la vi­da. Ade­más, con­fie­sa que han si­do el ar­te, la mú­si­ca y la te­le­vi­sión sus prin­ci­pa­les pa­sio­nes en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil y Da­nie­la Mu­ri­llo FO­TOS Ant­hony He­rre­ra

Pe­se a te­ner va­rios años de tra­yec­to­ria en la ac­tua­ción, Jos­se Na­váez no pue­de ne­gar que aún sien­te adre­na­li­na cuan­do es­tá fren­te a una cá­ma­ra. Por es­tos días es uno de los pre­sen­ta­do­res del reality de com­pe­ten­cia Gue­rre­ros del Ca­nal 1, pro­gra­ma del que tam­bién es an­fi­trio­na su es­po­sa, Cris­ti­na Hur­ta­do. En el 2017 to­mó la de­ci­sión de ‘aven­tu­rar­se’ en es­ta nue­va fa­ce­ta y de­jar –tem­po­ral­men­te– los li­bre­tos. Fren­te a es­te nue­vo re­to ase­gu­ra que, aun­que no ha si­do fá­cil, ha po­di­do ser el mis­mo y co­mu­ni­car su esen­cia an­te los te­le­vi­den­tes en un for­ma­to te­le­vi­si­vo en vi­vo y en di­rec­to.

Jos­se sal­tó a la fa­ma gra­cias a su par­ti­ci­pa­ción en Pro­ta­go­nis­tas de No­ve­la en el 2003. Sin em­bar­go, no fue es­ta su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en te­le­vi­sión. Años antes su ros­tro ya ha­bía he­cho par­te de va­rios pro­gra­mas y se­ries in­fan­ti­les. Sien­do muy jo­ven in­cur­sio­nó en el mo­de­la­je y tiem­po después es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia.

El ar­te, la te­le­vi­sión y la mú­si­ca han si­do los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes de su vi­da. No obs­tan­te, es­te cor­do­bés ase­gu­ra que su prio­ri­dad es su fa­mi­lia: su es­po­sa y sus hi­jos, Da­niel y Juan Jo­sé. A con­ti­nua­ción, Jos­se nos cuen­ta de­ta­lles de sus pro­yec­tos ac­tua­les, sus pa­sa­tiem­pos y al­gu­nas vi­ven­cias que ca­rac­te­ri­zan su día a día.

¿Qué es lo pri­me­ro que ha­ce P cuan­do se le­van­ta ca­da ma­ña­na? R En lo pri­me­ro que pien­so es en mis hi­jos. Se los pon­go siem­pre a Dios y oro

por ellos. Siem­pre me acuer­do de ellos cuan­do des­pier­to. Tam­bién to­mo un va­so con agua antes del desa­yuno. Sa­lu­do, doy be­sos y abra­zos, y me pre­pa­ro pa­ra lo que se ven­ga du­ran­te el día.

Ade­más de ‘Gue­rre­ros’, ¿tie­ne P al­gún otro pro­yec­to pro­fe­sio­nal? R En la ac­tua­li­dad úni­ca­men­te tra­ba­jo co­mo pre­sen­ta­dor de es­te reality por­que la li­mi­ta­ción de tiem­po es muy gran­de. No po­dría acep­tar otras pro­pues­tas, que si han lle­ga­do, pe­ro en un mo­men­to de­ci­dí tra­ba­jar so­lo en es­to, pues tam­bién es muy di­fí­cil que las pro­duc­cio­nes se aco­plen a los ho­ra­rios que me exi­ge Gue­rre­ros, que es de lu­nes y vier­nes en vi­vo. Tam­bién es­toy can­tan­do, ha­cien­do mú­si­ca, ten­go tiem­po pa­ra mi fa­mi­lia, pa­ra ha­cer de­por­te y es­toy es­tu­dian­do ita­liano.

¿Por qué de­ci­dió in­cur­sio­nar en P la pre­sen­ta­ción? R Fue una ca­sua­li­dad en­trar al pro­gra­ma. Ya te­nían cla­ro que que­rían a Cris­ti­na co­mo an­fi­trio­na, pe­ro no ha­bía quién la acom­pa­ña­ra. Se em­pe­zó un pro­ce­só de cas­ting, yo tra­té de ayu­dar­la pa­ra en­con­trar a al­guien. Has­ta que un día ella me di­ce que por qué no lo in­ten­ta­ba, re­cuer­do ha­ber­le di­cho que no, por­que nun­ca lo ha­bía he­cho y ya te­nía otras pro­pues­tas. Pe­ro la pro­duc­ción me plan­teó ha­cer el cas­ting, que­rían a al­guien cos­te­ño. Hi­ce la prue­ba y a to­dos les en­can­tó.

Us­ted na­ció en Saha­gún (CorP dó­ba), ¿có­mo fue su lle­ga­da a Bo­go­tá? R Lle­gué a los ocho años bus­can­do un tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra mi her­mano ma­yor. Vi­ni­mos con mi ma­má, por­que mi pa­pá se que­dó en la Cos­ta. Re­cuer­do que fui muy fe­liz en la dé­ca­da de los 80 dis­fru­tan­do con mis her­ma­nos ma­yo­res. Mi ma­má siem­pre fue muy tra­ba­ja­do­ra y nos sa­có a to­dos ade­lan­te. Una clá­si­ca ma­má je­fe de ho­gar a quien ad­mi­ro. A mi pa­pá tam­bién lo quie­ro mu­cho, por­que a pe­sar de la dis­tan­cia siem­pre es­tu­vo pre­sen­te.

Ha­ce unos años us­ted tu­vo la P opor­tu­ni­dad de lan­zar al mer­ca­do un dis­co, ¿lo vol­ve­ría a ha­cer? R Al­can­cé a lan­zar tres sen­ci­llos muy lin­dos, pe­ro en ese mo­men­to le hi­zo fal­ta es­truc­tu­ra. Pa­ra po­der so­nar en ra­dio ne­ce­si­tas di­ne­ro y yo era muy jo­ven y es­ta­ba muy so­lo. Son can­cio­nes bo­ni­tas pe­ro me de­je lle­var por el as­pec­to co­mer­cial. Si vuel­vo a sa­car una can­ción es­toy se­gu­ro de que se­rá al­go mío, muy ho­nes­to. He apren­di­do que de­be­mos can­tar lo que so­mos.

¿To­da­vía le ha­ce fal­ta un pa­pel P por in­ter­pre­tar? R Sí. Creo que me ha­cen fal­ta mu­chos pa­pe­les por in­ter­pre­tar. Creo que es­te pro­yec­to de la pre­sen­ta­ción es tem­po­ral, por­que ya me es­tá ha­cien­do al­go de fal­ta la ac­tua­ción. No hay uno en par­ti­cu­lar que quie­ra ha­cer, pe­ro pien­so que a es­tas al­tu­ras de mi ca­rre­ra po­dría en­fren­tar­me a cual­quie­ra. Me en­can­tan los per­so­na­jes que me exi­gen un ma­yor tra­ba­jo.

¿Se arries­ga­ría a par­ti­ci­par en P otro ‘reality’ de te­le­vi­sión? R No. Cuan­do yo fui a Pro­ta­go­nis­tas eso era una gran no­ve­dad, uno lle­ga­ba pen­san­do en apren­der, ob­te­ner un rol en te­le­vi­sión, for­mar­se co­mo ac­tor y vin­cu­lar­te a un ca­nal. Pien­so que es­to no ocu­rre aho­ra. Aho­ra hay gen­te que se de­di­ca a es­tar en reali­ties so­lo por­que quie­ren fi­gu­rar, pan­ta­llar y te­ner se­gui­do­res en re­des so­cia­les. Ten­dré que es­tar muy arrui­na­do pa­ra vol­ver a so­me­ter­me a un reality. Si no tie­ne un ob­je­ti­vo o un pro­pó­si­to, no me in­tere­sa. Creo que ten­go mu­cho más que mos­trar de mi ta­len­to que sim­ple­men­te fi­gu­rar.

¿ Có­mo vi­ve en la ac­tua­li­dad su P fa­ce­ta de pa­dre? R Siem­pre he di­cho que a Cris­ti­na le to­ca muy di­fí­cil por­que so­mos tres hom­bres y mo­les­ta­mos mu­cho. Soy muy ni­ño con mis hi­jos por­que siem­pre des­or­ga­ni­za­mos. Con mis hi­jos te­ne­mos una re­la­ción muy cer­ca­na, pe­ro ellos son cons­cien­tes tam­bién de que yo soy su pa­pá. Me tie­nen res­pe­to y mu­cha con­fian­za. Son ni­ños bue­nos, hon­ra­dos y les gus­ta ayu­dar. Ellos son el me­jor tra­ba­jo que he he­cho has­ta aho­ra.

¿Qué dis­fru­ta ha­cer en su tie­mP po li­bre? R Me en­can­ta ha­cer de­por­te, jue­go fút­bol dos ve­ces por semana, voy al gim­na­sio, ten­go el com­pro­mi­so de na­dar con mi hi­jo me­nor, me gus­ta leer, ir a ci­ne, co­ci­nar, co­mer y via­jar. Con Cris­ti­na nos gus­ta co­no­cer nue­vos res­tau­ran­tes, co­no­cer nue­vos lu­ga­res. So­mos muy ca­se­ros y de po­ca rum­ba, so­mos 100% de­di­ca­dos a la fa­mi­lia.

¿Có­mo pue­de des­cri­bir su exP pe­rien­cia en la pe­lí­cu­la ‘San­tia­go Apos­tol’? R Fue una gran ex­pe­rien­cia, una pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal, con ac­to­res im­por­tan­tes de ha­bla his­pa­na. Fue her­mo­so in­ter­pre­tar a Je­sús de Na­za­ret, el per­so­na­je de mi vi­da. Fue una de las co­sas más lin­das y es­pe­cia­les que me han pa­sa­do.

Un sue­ño por cum­plir... P R Ver rea­li­za­dos a mis hi­jos y ser tes­ti­go de que ha­cen lo que real­men­te aman. GC

LA FA­MI­LIA... “Sue­ño con ver rea­li­za­dos a mis hi­jos y ver que ha­cen lo que real­men­te les gus­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.