Acep­tar, en­fren­tar y su­pe­rar nues­tras li­mi­ta­cio­nes

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Hay dos per­so­na­jes del Nue­vo Tes­ta­men­to que me emo­cio­nan y a los que les he de­di­ca­do mu­cho tiem­po tra­tan­do de en­ten­der­les: Bar­timeo y Za­queo. Me gus­tan por­que en los re­la­tos se pre­sen­tan co­mo su­je­tos ca­pa­ces de en­fren­tar sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y sa­lir ade­lan­te. Des­de mi his­to­ria, es­te es un te­ma fun­da­men­tal pa­ra ser fe­li­ces, po­de­mos ven­cer­las, apro­ve­char esas vic­to­rias pa­ra apren­der y apli­car ese co­no­ci­mien­to pa­ra desa­rro­llar otras es­fe­ras de nues­tra vi­da. Co­no­cer y do­mi­nar las li­mi­ta­cio­nes li­bra­rá nues­tro co­ra­zón de la amar­gu­ra, la tris­te­za y la frus­tra­ción de no lu­char por ser me­jo­res.

Bar­timeo es cie­go y men­di­go (Mar­cos 10,46-52). Es­ta con­di­ción lo ha­ce vi­vir a la ori­lla del ca­mino, ima­gen que ex­pre­sa su de­pen­den­cia y el no ser su­je­to de su pro­pio pro­yec­to de vi­da. A pe­sar de que no pue­de ver que se acer­ca Je­sús, con sus dis­cí­pu­los y su pro­ce­sión de la ale­gría, es ca­paz de per­ci­bir su pre­sen­cia. Lo es­cu­cha y bus­ca en­con­trar­se con El. Su li­mi­ta­ción no es un pre­tex­to pa­ra que­dar­se achan­ta­do y sin po­der ac­ce­der a un ca­mino que le per­mi­ta al­can­zar su rea­li­za­ción. Es ca­paz de ir más allá de sus pro­pias res­tric­cio­nes.

Za­queo es ba­jo de es­ta­tu­ra y eso no le per­mi­te –a cau­sa de la mul­ti­tud– ver a Je­sús (Lu­cas 19,1-10), no se que­da de­rro­ta­do por su si­tua­ción –que en ese con­tex­to es una li­mi­ta­ción– sino que se sube a un ár­bol al­to que le per­mi­ta ver­lo. No le tie­ne mie­do a acep­tar que ne­ce­si­ta una ayu­da pa­ra su­pe­rar eso que no le per­mi­te rea­li­zar su de­seo.

Los dos per­so­na­jes nos mues­tran tres pa­sos pa­ra su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes: Acep­tar­las, en­fren­tar­las y en­con­trar los me­dios pa­ra su­pe­rar­las. No ad­mi­tir nues­tras de­bi­li­da­des es una ma­ne­ra de ser es­cla­vos de ellas; po­de­mos in­ven­tar­nos dis­cur­sos que las jus­ti­fi­quen o las ex­cu­sen, no re­co­no­cer­las nos con­de­na a no mo­ver­nos.

En­fren­tar­las im­pli­ca en­ten­der­las, sa­ber qué lí­mi­tes reales nos pro­du­cen, qué nos im­pi­den, qué nos po­si­bi­li­tan, se tra­ta de un aná­li­sis in­te­li­gen­te que las de­fi­nen y las mi­den de ma­ne­ra real.

Una vez acep­ta­das y en­fren­ta­das siem­pre se pue­den en­con­trar he­rra­mien­tas y me­dios pa­ra su­pe­rar­las; ayu­da psi­co­ló­gi­ca, una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual o las si­ner­gias que se pue­den es­ta­ble­cer con las per­so­nas que es­tán cer­ca.

In­sis­to, to­dos te­ne­mos li­mi­ta­cio­nes. Por eso ca­da uno de­be sa­ber cuá­les son las su­yas y de­be te­ner cla­ras có­mo las es­tá en­fren­tan­do o có­mo es­tas le es­tán in­flu­yen­do en su desem­pe­ño y en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con los de­más. El éxi­to en la vi­da pa­sa por allí, na­die se­rá fe­liz es­con­dién­do­se y sien­do es­cla­vo de lo que no pue­de ha­cer, o de sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas o emo­cio­na­les. Hoy es el mo­men­to pa­ra en­ten­der que es­tás ha­cien­do con tus pro­pias li­mi­ta­cio­nes, ellas no pue­den ser una ex­cu­sa pa­ra no ser fe­liz, sino que tie­nen que ser una opor­tu­ni­dad pa­ra ser crea­ti­vo, res­pon­sa­ble y al­can­zar la rea­li­za­ción de los ob­je­ti­vos que tie­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.