Yei Me­drano Ac­triz y pe­da­go­ga crea­ti­va

Ha­ce más de 15 años la ba­rran­qui­lle­ra se de­di­ca a la ac­tua­ción. Hoy día le apues­ta a un pro­yec­to de es­ti­mu­la­ción mu­si­cal di­ri­gi­do a be­bés de ce­ro a tres años, en el que com­bi­na el can­to, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, mo­vi­mien­tos y más.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Play­ground Ba­bies & Kids

Aun­que la ba­rran­qui­lle­ra Yei Me­drano no se ha des­li­ga­do por com­ple­to del am­bien­te de la ac­tua­ción, don­de las lu­ces y la cá­ma­ra la in­vi­tan a in­ter­pre­tar a al­gu­nos per­so­na­jes, hoy su nor­te lo en­cuen­tra en un mun­do de co­lo­res, mú­si­ca, jue­gos, tí­te­res y atrac­cio­nes.

Se tra­ta de su pro­yec­to ac­tual lla­ma­do Mu­sic­king Baby, que aun­que lo creó ha­ce un año, en es­te se mue­ve co­mo pez en el agua, pues ha­ce sie­te años li­de­ra­ba en Bo­go­tá un cen­tro de edu­ca­ción ar­tís­ti­co pa­ra ni­ños, lla­ma­do Ami­gui­tos del ar­te.

Aho­ra, an­tes de ahon­dar en su pre­sen­te, es de re­sal­tar que su ros­tro no es des­co­no­ci­do. En la pan­ta­lla chi­ca par­ti­ci­pó en pro­duc­cio­nes co­mo Dio­me­des, el Ca­ci­que de la Jun­ta; Tu Voz Es­té­reo; El Man es Ger­mán; Con­tra el Tiem­po; El Ca­po 2 y Oye Bo­ni­ta. Adi­cio­nal­men­te, tu­vo una apa­ri­ción en ci­ne, en la pe­lí­cu­la El Án­gel del Acor­deón.

Ade­más de ser ac­triz des­de ha­ce más de 15 años, es li­cen­cia­da en Mú­si­ca y Coach Edu­ca­ti­vo y Fa­mi­liar. Tam­bién es re­co­no­ci­da co­mo pe­da­go­ga crea­ti­va y su for­ta­le­za es­tá en­fo­ca­da en el “có­mo en­se­ñar­le al ni­ño”.

Res­pec­to a Mu­sic­king Baby (mu­si­quean­do be­bés), di­ce que es un pro­gra­ma de es­ti­mu­la­ción mu­si­cal ade­cua­do pa­ra be­bés de ce­ro a tres años. Con es­te se en­fo­ca en per­so­nas que tie­nen un lu­gar y una po­bla­ción de ce­ro a tres años, que no cuen­tan con la ex­pe­rien­cia de es­ti­mu­la­ción idó­nea pa­ra el ni­ño. Así que, has­ta el mo­men­to sos­tie­ne una alian­za tan­to con el par­que Play­ground co­mo con la es­cue­la Ni­do Al­ta­mi­ra.

En Ni­do Al­ta­mi­ra se en­cuen­tra en un pro­gra­ma lla­ma­do Baby Ex­plo­rer y, ade­más de es­to, hay una co­mu­ni­dad de ma­más que se pro­gra­man con sus hi- jos, pa­ra re­unir­se con ella en di­fe­ren­tes es­pa­cios. Ca­da se­sión de su pro­gra­ma tie­ne una du­ra­ción de 45 mi­nu­tos. Pa­ra ella el tiem­po re­sul­ta un re­to, pues en es­te de­be man­te­ner la aten­ción de ca­da pe­que­ño. Sus­ten­ta que las ac­ti­vi­da­des va­rían, ya que bus­ca au­men­tar los pe­rio­dos de con­cen­tra­ción.

“El ins­tru­men­to prin­ci­pal en mi ofi­cio es la voz, que edu­qué en Bo­go­tá. Allí, don­de vi­ví du­ran­te 17 años, me gra­dué en Téc­ni­ca Vocal y en Li­cen­cia­tu­ra en Mú­si­ca. De for­ma pa­ra­le­la, creé Ami­gui­tos del Ar­te, en el que com­bi­na­ba la pe­da­go­gía, el ar­te y los ni­ños. Allí ha­bía tan­to un pro­gra­ma de es­ti­mu­la­ción ar­tís­ti­co pa­ra be­bés de ce­ro a dos años, co­mo el cen­tro de edu­ca­ción ar­tís­ti­co pa­ra ni­ños de ocho a 12 años, en el que lo­grá­ba­mos obras de tea­tro mu­si­cal de ni­ños pa­ra otros ni­ños. Por úl­ti­mo, tu­vi­mos el pro­gra­ma de jar­dín in­fan­til ar­tís­ti­co, cu­ya edu­ca­ción es­ta­ba fun­da­men­ta­da en ar­tes pa­ra po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des a par­tir de

ex­pe­rien­cias ar­tís­ti­cas (ar­tes plás­ti­cas, mú­si­ca, tea­tro y dan­za)”. CA­DA SE­SIÓN. Me­drano ex­pli­ca que en sus se­sio­nes hay una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del pa­dre o de la ma­dre jun­to a su hi­jo. Tam­bién se­ña­la que son can­ta­das, pues cree que a tra­vés del can­to se crea y for­ta­le­ce el víncu­lo afec­ti­vo con el otro.

“Los ni­ños no bus­can que los pa­dres ten­gan afi­na­ción, ellos quie­ren oír el tim­bre de voz, el mis­mo que es­cu­chó des­de que es­ta­ba en el vien­tre, tan­to el de ma­má co­mo el de pa­pá, ya que es­to for­ta­le­ce el víncu­lo afec­ti­vo. Tam­bién se desa­rro­lla un em­po­de­ra­mien­to, en el que los pa­dres lo­gran en­ten­der que son ca­pa­ces de rea­li­zar una es­ti­mu­la­ción y que sus ro­les real­men­te se­llan la eta­pa evo­lu­ti­va de sus hi­jos”.

Agre­ga que ade­más del can­to, en la ac­ti­vi­dad to­can ins­tru­men­tos de per­cu­sión me­nor, to­dos de di­fe­ren­tes tim­bres, con la fi­na­li­dad de que el be­bé apren­da a ma­ni­pu­lar­los y em­pie­ce a imi­tar los so­ni­dos a tra­vés del bal­bu­ceo.

“En es­te pro­ce­so in­vi­to a las ma­dres o pa­dres a que en­to­nen sí­la­bas fá­ci­les pa­ra el be­bé, con el pro­pó­si­to de es­ti­mu­lar­lo a que lue­go em­pie­ce a can­tar y a bai­lar. A es­to le lla­mo ‘la­leo’, da­do que con la mis­ma me­lo­día los in­vi­to a que en­to­nen di­fe­ren­tes sí­la­bas. Tam­bién em­pleo tí­te­res y pa­ño­le­tas de co­lo­res con las que im­pul­sa­mos la par­te vi­sual, en­tre otros”.

En ca­da ex­pe­rien­cia —se­gún cuen­ta— for­ta­le­cen el víncu­lo fa­mi­liar, la so­cia­li­za­ción con otros ni­ños y el apren­di­za­je del pa­dre y del be­bé que tie­ne al la­do por me­dio de la imi­ta­ción. Den­tro de sus be­ne­fi­cios es­tá el he­cho de que a fu­tu­ro el me­nor al­can­za­rá un desa­rro­llo emo­cio­nal sano. Así mis­mo, re­sal­ta que en el pro­ce­so se dan las es­ti­mu­la­cio­nes cog­ni­ti­vas, mo­to­ras y la de to­dos los he­mis­fe­rios del ce­re­bro.

LA AC­TUA­CIÓN. Su pro­yec­to lo al­ter­na con una maes­tría en Orien­ta­ción Edu­ca­ti­va Fa­mi­liar, en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal La Rio­ja, y con la ac­tua­ción. Ca­da tres me­ses via­ja a Bo­go­tá, a gra­bar con ca­nal Ca­ra­col los ca­pí­tu­los de Tu Voz Es­té­reo.

Cree con con­vic­ción de que Dios ha trans­for­ma­do su vi­da y le ha mos­tra­do nue­vos ca­mi­nos, uno de esos ha si­do el de po­ner al ser­vi­cio de los de­más to­dos sus ta­len­tos, y de al­gu­na ma­ne­ra for­ta­le­cer las de­bi­li­da­des exis­ten­tes en los ni­ños, en sus fa­mi­lias y en los agen­tes que ro­dean la vi­da de los pe­que­ños.

“Ca­da ni­ño tie­ne sus ta­len­tos que lo ha­ce inigua­la­ble en su esen­cia, y la mi­sión del adul­to que lo ro­dea es des­cu­brir cuá­les son y ayu­dar­lo a que es­tos sean po­ten­cia­dos en su má­xi­mo ni­vel. Creo que el rit­mo en el que se mue­ve la so­cie­dad no per­mi­te que los pa­dres pue­dan des­cu­brir­lo. De mo­do que mi in­vi­ta­ción es que com­par­tan más con el me­nor, que se den el tiem­po de ob­ser­var­los y que em­pie­cen a cul­ti­var sus ta­len­tos, por­que son los que más ade­lan­te de­fi­ni­rán el rum­bo que lle­va­rá la vi­da del ni­ño”. GC

“Dios es el que se ha en­car­ga­do de mos­trar­me que mis ta­len­tos de­ben es­tar al ser­vi­cio del otro”.

Yei Me­drano cree que a tra­vés del can­to se pue­de for­ta­le­cer el víncu­lo afec­ti­vo con el otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.