Mie­do al rí­dicu­lo: el ani­qui­la­dor de sue­ños

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Uno de los prin­ci­pa­les de­pre­da­do­res de nues­tra crea­ti­vi­dad es el mie­do al ri­dícu­lo. Tras el te­mor a ser ob­je­to de bur­las, se es­con­de una pro­fun­da in­se­gu­ri­dad que pue­de ha­cer­nos desis­tir de sue­ños y an­he­los.

¿Has­ta qué pun­to es sano preo­cu­par­nos y pro­te­ger­nos de lo que el “hu­ra­cán de pre­sión so­cial” di­ce que es ha­cer el ri­dícu­lo? ¿ Cuál es esa del­ga­da lí­nea en la que co­men­za­mos a ser co­mo otros quie­ren que sea­mos y ani­qui­la­mos nues­tra au­ten­ti­ci­dad?

La ca­ta­ge­lo­fo­bia es el mie­do a ha­cer el ri­dícu­lo, que in­clu­so pue­de con­ver­tir­se en mie­do a la ri­sa. Y siem­pre de­be­mos cui­dar­nos de las per­so­nas que no ríen.

Por ejem­plo, el pro­fe­sor y psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Zü­rich, Wi­lli­bald Ruch reali­zó un ex­pe­ri­men­to en el que hi­zo que un gru­po de per­so­nas es­cu­cha­ran las gra­ba­cio­nes de tres ti­pos de ri­sas: una amis­to­sa, una ner­vio­sa y una ma­lé­vo­la, pa­ra lue­go pe­dir a los par­ti­ci­pan­tes que ca­ta­lo­ga­ran ca­da so­ni­do.

Los ca­ta­ge­lo­fó­bi­cos con­tes­ta­ron que en los tres ca­sos las per­so­nas se es­ta­ban bur­lan­do. Ruch re­pi­tió el ex­pe­ri­men­to, pe­ro es­ta vez con tres fo­to­gra­fías de per­so­nas rien­do de for­ma fal­sa, con des­pre­cio y con ale­gría. Nue­va­men­te, los que pa­de­cían la fo­bia per­ci­bie­ron las tres imá­ge­nes co­mo ofen­si­vas.

¿Te das cuen­ta de has­ta qué pun­to la ca­ta­ge­lo­fo­bia pue­de sa­bo­tear­nos la men­te?

En al­gún mo­men­to, to­dos he­mos reí­do con mu­chí­si­mos vi­deos vi­ra­les en in­ter­net, en los que las per­so­nas no han te­ni­do te­mor a ha­cer el ri­dícu­lo. Tal es el ca­so del fa­mo­so vi­deo La caí­da de Ed­gar, que se con­si­de­ra uno de los pri­me­ros vi­ra­les de La­ti­noa­mé­ri­ca. Su pro­ta­go­nis­ta es Ed­gar­do Mar­tí­nez, un ni­ño de unos diez años que ca­yó al agua por cul­pa de un ami­gui­to, cuan­do in­ten­ta­ba usar un tron­co pa­ra cru­zar un ria­chue­lo.

Aun­que mu­cha gen­te des­pia­da­da le hi­zo bull­ying, Ed­gar lo­gró dar un gi­ro de 180 gra­dos a su his­to­ria: las em­pre­sas co­men­za­ron a bus­car­lo pa­ra fir­mar co­mer­cia­les, la gen­te le pe­día au­tó­gra­fos en la ca­lle, se hi­zo fa­mo­so y hoy es co­no­ci­do co­mo you­tu­ber. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que man­tu­vo su au­ten­ti­ci­dad, asu­mien­do que su “ri­dícu­lo” hi­zo reír a mu­cha gen­te.

Cuan­do so­mos crea­do­res, te­ne­mos li­cen­cia y per­mi­so pa­ra arries­gar. El ne­go­cio de ser tú con­sis­te en abra­zar la au­ten­ti­ci­dad sin mie­do al ri­dícu­lo, por­que na­da es ri­dícu­lo cuan­do es ori­gi­nal. No trai­cio­nes tus sue­ños por te­mor al qué di­rán. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.